Releo los Evangelios con suma tristeza ante unos textos deslavazados, de poca fuerza narrativa y encaminados, parecen, a transmitir una serie de lugares comunes que vendrían siendo sostenidos por los testimonios ya lejanos de lo que ocurrió a Jesús, suponiendo que existiera y ocurriera algo… y que los testimonios no fueran a su vez repetición de tradiciones más vivas ya en el ceremonial que en la memoria.

Lo parabólico es interesante; los leo en mitad de la Sierra de Alájar, viendo en la distancia la piedra nutricia y maga de la Peña del mago Arias Montano. Veo una dehesa extenderse y cómo el ganado rozagante mantiene la hierba baja y los árboles ramoneados, a la altura de la cabeza de las vacas que me rodean pacientes y bebiendo el rocío mañanero al trasegar la hierba. Y veo elevarse sobre el verde cortado al ras como alimento los cardos diseminados, las retamas erguidas, rompiendo el sometimiento uniforme; entonces me pongo parabólico yo, y me parece que las fuerzas conservadoras son esas vacas, el Estado la dehesa y la protesta es lo que no se deja devorar por los rumiantes del tiempo…

La celebración de la Semana Santa es una tradición que va más allá de la religión, es un ritual perfectamente paganizado, como casi todas las demás fiestas del calendario cristiano; lo jodido de esto es que una Iglesia, perfectamente consciente de ello y conocedora de los límites del conocimiento teológico de una feligresía que no tiene casi ningún compromiso con sus creencias, aprovecha para justificar así su existencia y su control social haciendo alarde de una manipulación de la espiritualidad que frisa con la crueldad diabólica.

Lo terrible de la Iglesia es que, siendo biempensados, tiene su acervo de creencias milenarias elitistas y encerradas en los muros de las Facultades de Teología, pero las usa para modular el comportamiento unas masas que cuando se enfervorecen son un poder de consecuencias poco previsibles y extremadamente belicoso: un arma temible.

El relato de los Evangelios, y hay bibliografía sobre ello, superpone dos narraciones diferentes, una es la de un judío mesiánico en la que se entrevé un poso de violencia: la llegada del Reino; la amenaza permanente del fuego purificador y el juicio inminente y definitivo para quien no se atenga al Mensaje, pasando por acabar con la opresión que sólo puede ser la de Roma y de sus colaboradores de entre los propios judíos; por la exclusión de los “perros” (los no judíos) del Reino y por la condena de la riqueza y de cualquier intento de obtener beneficios del culto (lo que deja a la Iglesia venidera en el disparadero) además del uso de la sica, propio del sicario(te), que cuadra con el episodio del corte de la oreja del romano de entre los 400 soldados que le detienen (un puñado grande para ser inofensivos pacifistas), la entrada del Nazareno con los comerciantes y sus tenderetes o la muerte de Jesús, propia de quienes se atrevían a atentar contra el poder romano; por cierto, infórmese usted de cómo era una crucifixión, se llevará alguna sorpresa que descuadra un poco al “show” callejero…

La otra es la anunciación del sacrificio del Hijo para instaurar el nuevo reino espiritual de la Iglesia en el nombre del Espíritu Santo, más propia de gnósticos cercanos a la cultura grecorromana y que, unida a una cierta psicopatía sexual homófoba y misógina, sitúan al cristianismo más en los brazos de san Pablo que del propio Jesús, y parece que hubo polémicas incluso entre los paulistas y los herederos directos del Jesús histórico, del que, insistimos, los historiadores suelen indicar la poca existencia de datos fiables sobre sus hechos.

La Semana Santa es una imagen de la grandeza folclórica histórica de la península pero también el fracaso colectivo de una pobreza espiritual acorde a la formativa; y no niego la existencia de lo popular en los espectáculos, pero la coexistencia de una vertiente patriotera es sumamente molesta para cualquier demócrata, a quien debe repugnar el uso partidista de los símbolos o, sin ir más lejos, esa tontería de involucrar al Ejército o la de tocar el himno patrio a la salida de los pasos de los templos (¿emociona a Dios nuestra bandera?), provocando una histeria colectiva real y perfectamente calculada por parte de los facciosos que suelen manejar, junto a los sabihondos eclesiásticos, el oscuro mundo de la cofradías.

No estoy de acuerdo en convertir esto en un reclamo turístico. Porque para que siga existiendo se requiere todo el halo de incultura tradicionalista propio de otras pobrezas que suelen ir de su mano, especialmente la económica, la de la explotación. Releer los Evangelios me reafirma en estas ideas, sería un buen ejercicio educativo estudiarlos en los institutos y cotejarlos con los datos históricos de la época y su progresión. Eso es Cultura, lo otro: no.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorArde Notre Dame
Artículo siguienteEl padre de MariLuz supera en insultos contra el presidente a su propio jefe de filas
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

1 Comentario

  1. ¿ santa ? pa quien ? pa unos pocos ,cada vez menos ,
    To lo qieren privatizar menos concordato
    qe precisamente si es dl ambiyto personal
    y en cambio pensiones sanidad justicia educacion etc es bueno pa todos y lo qieren privatizar y la dsmontan y quitan dinero
    pero a ls curas qe s elo gstan en lujo y en su tele reaccionaria en vez d en caritas , les dan
    A 1º d S-19ª ls catolocos roban tierras a campesinos cn la complicidad del dictador P d RIVERA qe masacra campesinos qe protestan
    ahora a 1º dl S 20ª roban edificioas publicos inscribiendoselos a su nombre =
    LADRONES Y PEDERASTAS

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre