La creciente presión en los países para la reactivación de la economía está levantando de forma paulatina las restricciones del confinamiento. Esta situación de desescalada podría producir una segunda oleada de no garantizarse las medidas de seguridad pertinentes, advierten los expertos.

En este sentido, la Organización Internacional de Trabajo (OIT) ha instado a los gobiernos a que “tomen medidas encaminadas a prevenir y controlar el COVID-19 en el lugar de trabajo, mediante una colaboración y un diálogo eficaces con organizaciones de empleadores y de trabajadores”. Por su parte, los sindicatos CCOO y UGT han pedido, según informó este periódico ayer, que hoy 28 de abril, “cuando se conmemora el Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo, sea una jornada para el recuerdo de las víctimas del COVID-19 y de solidaridad con sus familiares y amigos, pero también un homenaje a las miles de trabajadoras y trabajadores de los servicios esenciales, que están dando lo mejor de sí”.

El secretario de salud laboral de CCOO, Pedro J. Linares, destacó ayer en rueda de prensa que la pandemia del COVID-19 “ha puesto de relieve algo que venimos denunciando desde hace tiempo: la debilidad del sistema de prevención de riesgos laborales y su falta de integración en el marco de la salud pública”. En el marco global, un reciente comunicado de la OIT señala que “todos los empleadores deben llevar a cabo de antemano medidas de evaluación del riesgo y velar por que su lugar de trabajo cumpla estrictos en materia de seguridad y salud, a fin de minimizar el riesgo de la exposición de los trabajadores al COVID-19”. De no ser así, los países correrán el riesgo de un posible repunte de la propagación del virus. Si los empresarios antes no invertían en seguridad para sus trabajadores, esta coyuntura precisa urgentemente de su ayuda y sentido común para evitar un desastre mayor y, de este modo, contribuir a mitigar un posible riesgo de una segunda ola de contagio en el entorno laboral

Los datos sobre siniestralidad laboral en España revelan que en 2019 murieron un total de 695 personas en accidentes laborales. El arranque de 2020 no ha sido más esperanzador, pues según datos oficiales del Ministerio de Trabajo, un total de 56 personas fallecieron en accidentes de trabajo en el mes de enero, un 27,3% más respecto al mismo mes del año anterior. En febrero también ha existido una tendencia al alza respecto al mismo mes en 2019 con un aumento del 29% de decesos por accidentes laborales. Por eso, desde UGTvuelven a reclamar la apertura de una mesa de diálogo y el acuerdo de una Plan de choque contra la siniestralidad laboral, así como el inicio de las negociaciones de la nueva Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo, con el fin de frenar las muertes en el trabajo. Al respecto, Linares dejó manifiesto que “la protección de la salud en el centro de trabajo es un derecho irrenunciable y la salud no se vende, se defiende”. Asimismo, durante su intervención con motivo del Día de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, reconoció “el compromiso y la responsabilidad de la labor de los distintos profesionales que se han enfrentado a los riesgos de la pandemia con escasez de recursos y medios de protección, a causa de los recortes y las políticas de ajustes”.

Miramiento hacia los trabajadores especialmente vulnerables

Entre las recomendaciones más destacables de la OIT están las que atañen a las medidas de control de riesgos y su adaptación específica a las necesidades de los trabajadores que trabajan en primera línea frente a la pandemia: “Los trabajadores sanitarios, las enfermeras, los médicos y el personal de urgencias, así como las personas que trabajan en comercios minoristas de alimentos y en los servicios de limpieza.

Por otra parte, la OIT ha subrayado las necesidades de las trabajadoras y trabajadores y las empresas más vulnerables, en particular en la economía informal, así como de los migrantes y los trabajadores domésticos. “Las medidas para proteger a esos trabajadores deberían incluir, entre otras, actividades de capacitación y formación sobre prácticas de trabajo seguras y saludables, el suministro gratuito de equipos de protección personal, de ser necesario, el acceso a servicios públicos sanitarios y la provisión de medios de subsistencia alternativos”, han informado.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Habrá que esperar a saber las cifras de este año para saber como ha sido el recuento de estos meses. Esperamos que estos accidentes se reduzcan a 0 gracias al correctos uso de EPIs y sistemas de seguridad en el trabajo

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre