Aragonés insta a un futuro debate sobre seguridad ciudadana.

La segunda sesión de investidura deja en situación de espera la investidura para el president de la Generalitat. Después de que el pasado viernes JxCAT se abstuviera, ha tenido que repetirse la votación, dos días después según establece el reglamento. Y en esta sesión, para la que se requiere que haya más votos a favor que en contra, la investidura de Pere Aragonés ha vuelto a quedar en el aire. 42 votos a favor, 61 en contra y 32 abstenciones.

La tensión entre las dos principales independentistas se pone de manifiesto en las votaciones. Desde ERC, Sergi Sabriá ha valorado el cambio de tono en los de JxCAT, aunque ha criticado duramente la abstención de los de Puigdemont, considerándolo un acto «grave». Desde JxCAT valoran que ERC se mueva de posición y admita ahora contar con Puigdemont, aunque Aragonés ha dejado claro que no admitirá tutelas desde el exterior. A la vista está que quedan flecos por perfilar y desde hoy hay dos meses para resolver esta situación si no se quiere repetir elecciones.

Una sesión de la que ya se conocía el resultado y que augura días en los que las negociaciones serán el centro de la política catalana.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre