Alicia Sánchez sabe lo que es sufrir discriminación dentro de la Guardia Civil.

“No se lo van a poner fácil a María Gámez”, declara a diario16.com la secretaria de Igualdad de la Asociación Unificada de Guardias Civiles, Alicia Sánchez, quien, sin embargo, califica de “excelente nombramiento” el de una mujer al frente de la Benemérita.

Hay mujeres guardias civiles que recorren 100 km para un cacheo a una detenida

Lo primero que necesita en igualdad la Guardia Civil, según Alicia Sánchez, es el desarrollo del Plan de Igualdad para el Cuerpo que se aprobó en 2019, además de que “se tomen en serio los protocolos de acoso laboral y sexual”. “Que se apliquen de una vez”, insiste.

Otra de las reivindicaciones del Sindicato Unificado de la Guardia Civil, que Alicia Sánchez quiere transmitir a la nueva directora general de la Benemérita, a través de su Secretaría de Igualdad es la creación de un protocolo de violencia de género.

Cupos

Otro asunto importante en materia de Igualdad dentro del Cuerpo es, para Alicia Sánchez, que se planteen cupos para mujeres. Según manifiesta a Diario16, “existen un 40% de plazas reservadas a la Guardia Civil, y sólo el 5% son para mujeres. Mientras, por acceso libre es el 20% para mujeres, ahí se podía compensar un poco”.

Además, llama la atención que en compañías de ocho o diez cuarteles, sólo hay dos mujeres que, como en el caso de Alicia Sánchez, tienen que recorrer hasta 100 kilómetros para ir a un cacheo a una mujer.

Chalecos femeninos

Alicia Sánchez es una superviviente del machismo en la Guardia Civil. De hecho, como ya denunció diario16.com, fue sancionada cuando reclamó los chalecos de protección específicos y adaptados para el cuerpo femenino.

Sánchez  pagó caro su decisión de negarse a utilizar un chaleco antibalas oficial y optar por usar uno propio que se amoldaba mejor a la anatomía femenina. Se vio ante un tribunal militar, que archivó la causa, pero se vio sancionada cinco días de empleo y sueldo. Hoy la sanción sigue pendiente de un recurso de casación.

Y ahí sigue luchando para que se retire una sanción que marcó un antes y un después, por el gesto de Sánchez, en la forma de tratar a las mujeres en la Benemérita. Un pequeño paso que facilitará, sin lugar a dudas, las cosas a otras agentes.

“En mi expediente consta esta sanción, he recurrido y está en el contencioso”, afirma. Además, explica que mi código ético es desobedecer órdenes ilícitas y ponerme un chaleco que no me per mite sacar el arma es lícito, porque no sólo me pongo yo en peligro, sino que también pongo en peligro a mis compañeros si, en un momento, no puedo actuar para defenderles”.

La  lucha de Alicia no fue en balde. De hecho, ya están llegando chalecos protectores para la mujer a las comandancias.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 16 =