El mundo entero, o al menos medio mundo, se ha quedado asombrado o irritado y estupefacto, en cualquier caso incrédulo, cuando Sebastian Vettel ha confesado los medios lo increíble:

-Que nadie le había hecho una oferta para seguir en Ferrari.

Nada de reducciones de sueldo ni contrato para un solo año.

Nada de nada.

Ferrari -asegura Vettel- no le hizo ni la más pequeña de las ofertas. No le dio la menor oportunidad.

Binotto le llamó para decirle que Ferrari no tenía ninguna intención de prolongar o prorrogar mi contrato.

A Vettel, como es natural, se le cayeron los palos del sombrajo (como dicen en mi amada Murciatown), pero no tenía ningún medio ni alternativo para evitar ser despedido.

Despedido.

Nuestro pronóstico de que podría ganar el mundial este año…, ahora quizá haya que cambiarlo, o quizá no.

En los libres del primer gran premio de la rara temporada 2020 ha quedado tras Leclerc, y en un puesto número 12, en la primera ronda. Pero en la segunda ronda, en los segundos libres, ha quedado 4º, muy por delante de Leclerc y los RedBull… quizá sí, quizá Vettel podría ganar el mundial este año… o quizá piense que la Ferrari no merece tan excesivo regalo.

Dos burbon, por favor.

Tigre tigre.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre