Roberto López Abad y María Dolores Amorós en el juicio de 2017.

La Audiencia Nacional ha decidido este jueves archivar la pieza separada que investigaba la venta de participaciones preferentes y deuda subordinada de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), al haberse retirado las acusaciones particulares al inicio del juicio el pasado día 4 de julio.

El proceso penal abierto ha llegado a su punto final salvo que el auto de archivo dictado por la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional sea revocado por la instancia superior a la que puede recurrirse.

En un auto, los magistrados de la Audiencia Nacional consideran que no hay margen de actuación a la pretendida acusación solitaria de ADICAE pues los intereses públicos y particulares reunidos en el procedimiento ”han manifestado su tajante voluntad de retirada”.

Los acusados eran los ex directores generales Roberto López Abad y María Dolores Amorós, por presunta estafa en la venta de preferentes; ambos fueron condenados en octubre del 2017, junto a otros dos antiguos miembros de la cúpula de la entidad, a tres años de cárcel por «distorsionar» los estados contables entre el 2010 y su intervención en el 2011, «vulnerando» la imagen de la CAM en momentos de grave crisis.

El auto firmado por el Juez Juan Francisco Martel, considera relevante destacar que los delitos que provisionalmente se han venido atribuyendo a los acusados no protegen bienes jurídicos difusos, colectivos, ni metaindividuales, cuya defensa no hubiera sido susceptible de ser monopolizada por el Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre