La educación y los medios de comunicación son dos pilares fundamentales para derribar el muro que los sectores más ultramontanos de la sociedad están levantando en los últimos años sin desmayo para negar la evidencia de la violencia estructural sobre las mujeres. La investigadora, profesora de la Universitat Oberta de Catalunya y periodista Ana Bernal-Triviño es consciente de la importancia de esta labor y su libro No manipuléis el feminismo (Espasa) es una parada obligatoria para todas aquellas personas que quieren salir en defensa de los derechos humanos más fundamentales y en contra de los bulos machistas, de fácil propagación con la connivencia cómplice de amplios sectores conservadores de la política y la sociedad. “El machismo mata, pero el feminismo salva”, afirma Bernal-Triviño. No hay negacionismo que pueda contrarrestar esta contundente evidencia.

“Normalmente, el machismo suele ir acompañado de homofobia, racismo y otras ideologías que limitan los derechos de otras personas”

 

“No manipuléis el feminismo”. Se puede decir más fuerte pero no más claro, pero quien no quiere oír no oye. ¿Por qué?

Ocurre que el machista nunca quiere oír como tampoco quiere oír un racista. Son personas que están absolutamente convencidas de que la realidad es así y que no existe otra. Esto lo que demuestras es que, al fin y al cabo, el machismo, al igual que el racismo, es un proceso de cultura y de aprendizaje. No son personas enfermas mentales, como muchas veces se sugiere, o que padezcan algún tipo de patología, sino que requiere un proceso de aprendizaje, de cultura, y que por lo tanto si desde la propia educación logramos cambiar esas bases podemos hablar de unas generaciones futuras de hombres y mujeres más libres, porque el feminismo lo que pretende es eso. Y por otra parte, el feminismo es también el reconocimiento de los derechos humanos de la mujer. Por lo tanto, la gran pregunta que habría que hacerles a estas personas que rechazan el feminismo es: “¿Pero tú estás de acuerdo con los derechos humanos o no?”, y ver desde ese punto de vista a quién se le cae la careta o quién está intentando cubrirse cuando en realidad sostiene un mensaje falso en sus acciones. Pero sobre todo no se quiere oír porque el mundo, durante siglos, ha sido y es machista. Existe un patriarcado, no porque lo diga yo, sino porque hay mucho estudios científicos al respecto, sobre todo la obra de Leda Gerner. Eso es el pensamiento dominante, e ir en contra del pensamiento dominante requiere un esfuerzo, pero también mucha autocrítica. Por eso insisto en la educación, porque son avances muy lentos que se tienen que ir pasando de generación en generación. El peligro es cuando se empieza a cuestionar, como está volviendo a suceder con los derechos de las mujeres, y entonces se ponen otra vez en tela de juicio los logros conseguidos, y eso sí puede provocar dar pasos hacia atrás y que los avances que se habían logrado queden paralizados.

 

¿La expansión de los bulos machistas está ganando la partida en la sociedad a la educación feminista y en perspectiva de género?

La expansión de los bulos es igual que la expansión de cualquier otro tipo de bulo, en el sentido de que éste funciona como eso, porque pretende mentir de forma deliberada para proteger un interés, en este caso el privilegio masculino, y la expansión del bulo obviamente tiene también un mayor auge en contextos donde existe una ‘infoxicación’ en cuanto a cantidad de noticias, que es el panorama actual, pero también un componente de ignorancia. Yo reclamo de forma continua una memoria histórica feminista, porque solamente conociendo nuestro patrimonio, nuestra historia, podremos saber cuándo nos están manipulando y cuándo no. El gran problema también es que está surgiendo una corriente negacionista, que incluso niega la propia historia y los hechos. Iincluso va más allá y niega los datos, que es lo que ocurre por ejemplo con el tema de las denuncias falsas. A ellos no les valen los datos de Fiscalía, se inventan otros que además difunden a través de redes sociales y simplemente se niegan a aceptar la realidad. El problema es que hay gente que compra ese mensaje porque refuerza ese pensamiento dominante y hegemónico que decía antes. Y como no activa un proceso crítico de pensamiento, se asimila de forma muy fácil y además apela a las emociones. En este caso, al supremacismo masculino con unas señas identitarias bastante claras.

“Muchos de estos machistas que se llenan la boca con mensajes patrióticos de reivindicación de la democracia ni siquiera cumplen con el artículo de igualdad de la Constitución”

El problema es que esto no es algo aislado, es una acción coordinada estratégicamente con varios países, en Estados Unidos, en Europa… Por ejemplo, la Agenda Europa es un movimiento cristiano que pretende ir en contra de los derechos y las libertades sexuales y reproductivas de las mujeres. Por todo esto, ellos son conscientes del poder del lenguaje y la comunicación, y por lo tanto saben que es una herramienta de construcción de identidad y de destrucción de ideas. Es ahí donde se articula ese empuje del bulo: falta de conocimiento por un lado, falta de sociedad crítica, un movimiento apolítico que durante mucho tiempo ha estado asentándose en nuestras democracias más cercanas, y por otro lado ese empuje coordinado que se está produciendo por parte de estos movimientos de supremacismo blanco y de ultraderecha. De hecho, este libro nació de un artículo en El Periódico de Cataluña en el año 2017 porque esos bulos tenían un auge fuerte en las redes sociales. Por ejemplo, la palabra ‘feminazi’ era de los años noventa y prácticamente dejó de utilizarse totalmente, y se ha revitalizado a partir del año 2015, coincidiendo con el fortalecimiento del feminismo. O por ejemplo cuando ganó Barack Obama en Estados Unidos, los grupos conservadores republicanos empezaron a difundir bulos en relación con la inmigración y culpando a la mujer blanca del descenso de natalidad en el país. Esa fue la misma estrategia que aplicó Pablo Casado en la última campaña electoral. Por tanto, digo que son estrategias muy definidas que establecen una contaminación dentro de la comunicación.

 

¿Cuántos libros como el suyo –ahora en auge por el interés de las editoriales y, por tanto, de los lectores– serán necesarios para derrocar la fortaleza del patriarcado y los valores supremos del machismo? ¿décadas, siglos…?

Siglos, sí. De hecho, hay un informe que menciono en el libro que apunta que la igualdad en el plano laboral se supone para dentro de un siglo. Si esto es de puertas para afuera en lo que se ve –el tema de brecha salarial, condiciones laborales, precariedad, pobreza, etc.–, qué no ocurrirá de puertas hacia adentro. Eso de que las feministas radicales que denominaban que lo personal es político puso en primera fila cuestionar la vida privada de las relaciones personales de los hombres con las mujeres, que es la esfera más violenta donde se produce ese machismo. Costará muchísimo más, pero todavía costará muchísimo más conforme vayan creciendo movimientos de ultraderecha y reaccionarios que cuestionen y nieguen la propia esencia de los derechos humanos y, por tanto, pongan en tela de juicio los logros conseguidos. Eso sin duda afecta ideológicamente a las nuevas generaciones. De hecho, hay estudios que apuntan que hay nuevas generaciones que se están educando bajo una ideología reforzada machista, sobre todo canalizándose a través de Youtube y redes sociales. Lamentablemente, si no lo impedimos a corto plazo, se terminará sufriendo.

“De 2017 a 2019, ese machismo que estaba en los núcleos privados o en las redes sociales se ha legitimado a través de la política”

 

Si incluso las espeluznantes estadísticas oficiales de la violencia de género son negadas y manipuladas con descaro, ¿qué se puede hacer para generar la duda entre estos iluminados por la divinidad, además de educarlos concienzudamente?

El problema es que a un machista difícilmente se le cambia de opinión. Por eso insisto en su educación desde que la criatura llega al mundo, sea hombre o mujer, porque lamentablemente las mujeres también somos educadas en el machismo. Las mujeres no nacemos feministas, nos hacemos feministas con el tiempo, con conciencia, con mucha autocrítica. Nos sabemos muy bien la teoría, pero también muchas veces nos cuesta llevar a cabo la práctica, debemos cambiar comportamientos y actitudes que tenemos muy interiorizadas. ¿Qué se puede hacer para generar la duda? Lo único sería reforzar el conocimiento y bajar la ignorancia sobre nuestra propia historia en el conjunto de la ciudadanía. Es la única meta que podemos llegar a alcanzar, porque el machista adulto ya está muy convencido de que el mundo es así, y además se siente amenazado. De ahí que refuerce su mensaje. Siente amenazado su privilegio, su cuota de poder, su autoridad, y a la misma vez produce un daño de autoestima que levanta la ira y la agresividad entre el machismo. Van a intentar reforzarse, como está ocurriendo. Un estudio de Eldiario.es mostraba cómo asociaciones que formaban parte de esta estrategia como Hazte oír, han aumentado ingresos. Y esto no es casual, es porque el mensaje está calando, está teniendo el apoyo de lobbies que fomentan esta ideología conservadora en contra de los derechos de las mujeres y del propio colectivo LGTBI, porque lo que más ven amenazado es el concepto de familia tradicional, que se sustenta sobre un sistema económico capitalista, obviamente, basado en la propia división del trabajo.

Hablábamos antes de igualdad de puertas para adentro. Si se tarda un siglo en conquistar una igualdad laboral, qué ocurre con las horas domésticas. Todo eso tardará mucho más tiempo en desmontarse y todo eso es lo que intentan proteger estas personas, este machismo reaccionario que está creciendo. La única opción de salvación es señalar al machismo, a los machistas, insistir en que mienten, no entrecomillar sus palabras como si fueran asépticas, señalar que van en contra de los derechos humanos e insistir mucho en ese mensaje, porque si no puede ocurrir como ha sucedido en El hormiguero, que se intente blanquear el fascismo y la ultraderecha, y ese es el peligro, presentarlo como una alternativa más con un mensaje en contra de los derechos humanos y sin cuestionar realmente lo que puede llegar a suponer.

 

¿Está la sociedad en general blanqueando el patriarcado al situarlo al mismo nivel que los postulados básicos del feminismo pero justo enfrente de sus objetivos?

Sí, claro que lo está blanqueando. Siguen sin comprender que en el feminismo estamos hablando de derechos humanos. Es como si dijéramos que la Carta Universal de Derechos Humanos de 1948 es un conjunto de bulos y no producto de un consenso democrático que busca el avance de los derechos civiles de toda la sociedad. Intentar equiparar dos cuestiones que son totalmente diferentes y que en esencia no tienen nada que ver por supuesto que contribuye al blanqueo del machismo, a quitarle peligro, a eliminar la alarma roja que debería saltar, a permitir que sus líneas rojas sigan avanzando, que su discurso siga creciendo, a normalizarlo, a naturalizarlo dentro de nuestras conversaciones cotidianas, a institucionalizarlo, a legitimarlo. Por supuesto que es un peligro, pero sobre todo porque esa legitimación de su discurso que se presenta como algo banal o incluso divertido es muy peligrosa, ya que se acercan a nuevas generaciones que carecen de una memoria histórica y prescinden del contexto que te hace darte cuenta de cuál es la realidad. También hay medios que reaccionan con miedo ante este tipo de partidos y pretenden incluso coleguear con ellos, cuando si nos tomáramos nuestra democracia en serio no permitiríamos que esta gente diera ni un paso en falso. Ese es el problema, que al final se termina blanqueando un movimiento que asesina, viola, que acosa, que somete a millones de mujeres en el mundo. Como decía Saramago, tenemos una responsabilidad civil común con el resto de la gente con un movimiento que es el feminismo, de derechos humanos y de liberación de la mujer y de las propias estructuras patriarcales que tanto condicionan el día a día. Los medios de comunicación están haciendo de altavoces de esta situación sin alertar de lo que viene.

 

¿Se ha acercado a usted alguna persona que, tras leer su libro o escuchar sus enseñanzas, admite abiertamente que le ha cambiado la forma de pensar que tenía hasta ese momento?

Sí, mucha gente me ha dicho que ha cambiado. Hombres oyendo alguna reflexión que he dicho, y también medios de comunicación. Y sobre todo muchas mujeres, que al fin y al cabo es lo que más me recompensa. Víctimas de violencia machista que no se reconocían como tales y no se atrevían a dar el paso como supervivientes y pensaban que estaban metidas en un hoyo del que no podían salir y que necesitaban un refuerzo en su autoestima, eso para mí es lo que más recompensa. La reivindicación del feminismo va en esa línea, en intentar salvarnos, porque el machismo mata pero el feminismo salva. Esa es la fortaleza del mensaje, por eso es tan importante hacer una buena comunicación. Al fin y al cabo el machismo lo que intenta es atacar al colectivo feminista y las asociaciones feministas, que no las soportan, pero yo siempre digo que las feministas tenemos mucho cayo y mucha espalda y estamos acostumbradas. El problema es que los bulos terminan dañando el lado más débil, que es el de la víctima. Al cuestionar la ley de violencia de género se está afectando a las mujeres que se tienen que acoger a su protección. Es una ley que se tiene que mejorar, que se están revisando protocolos, y todo cuestionamiento sobre ella que la pone en tela de juicio puede provocar que haya mujeres que se disuadan a denunciar, pero también puede provocar, si aumenta el apoyo a este discurso machista, que finalmente esa ley de violencia de género sea atacada, por ejemplo, dándole menor partida presupuestaria o no revisando protocolos o no mejorándola, y eso pone en peligro a las mujeres que buscan esa protección.

 

¿Es el machista un ser irrecuperable para la sociedad o siempre hay margen para la esperanza a través de la educación?

Si estamos hablando del típico machista ‘cuñao’, el cercano, podemos tener algo de esperanza en función del entorno en el que viva y haya sido educado, de su capacidad de autocrítica y de análisis para comprender la realidad. Si viene por ejemplo de una trayectoria de familia que ha apoyado a la Falange, difícilmente vamos a poder sacarlo. Todo va a depender obviamente del contexto. Lo que sí reclamamos, por ejemplo, es la obligación en las terapias a maltratadores o violadores. Porque muchos, para evitar la condena en la cárcel, si se acogen a esas terapias de forma voluntaria tienen reducción de pena. La cárcel no va a reinsertar esa ideología en ese individuo. Cumplirá una pena por el delito cometido, pero saldrá a la calle y volverá a violar o a seguir maltratando a las mujeres. Por lo tanto, sí es cierto que, a través del trabajo de psicólogos que asisten a estas personas que maltratan, se producen cambios en ellos, pero obviamente no se convierten en feministas, aunque sí perciben la realidad de otro modo, controlan más su agresividad y violencia, reconocen sus errores… Sí que se produce un cambio de perspectiva y enfoque, pero para eso hay que acudir a terapia.

 

Si un machista no sabe siquiera que el feminismo no es antónimo de machismo, ¿qué podemos esperar de personas así incluso aunque algún día caigan del caballo como san Pablo?

Nada bueno, principalmente porque se niega el reconocimiento de los derechos humanos. Normalmente, el machismo suele ir acompañado de homofobia, racismo y otras ideologías que limitan los derechos de otras personas. El machista tiene una concepción muy limitada de la sociedad, muy tradicional, y por lo tanto cualquier evolución de derechos supone una amenaza, un cambio de perspectiva que no está dispuesto a tolerar. Lo único que podemos esperar de estas personas es que van a intentar poner todos los obstáculos posibles para no avanzar. Por eso insisto en una madurez democrática por parte de la ciudadanía, porque lamentablemente muchos de estos machistas se llenan la boca con mensajes patrióticos de reivindicación de la democracia cuando ni siquiera están respetando el artículo de igualdad de la Constitución o las leyes del Estado de igualdad o de violencia de género. Estas personas constituyen una amenaza real y seria, y que van a comprometer los derechos de las mujeres pero a la misma vez también de los hombres. Recordamos que el feminismo son nuestros derechos pero también exige un cambio en los mandatos de género, que afectan a hombres y mujeres, y eso obliga a una educación masculina que niega las propias emociones y al final va en el propio detrimento del hombre. Por tanto, es una cuestión en la que perderíamos todos.

 

Los poderes establecidos siguen arropando con sus hechos (sentencias, leyes de igualdad que no se cumplen, exaltación de la desigualdad de género…) en pleno siglo veintiuno los valores supremos del patriarcado. ¿Tiene la educación y los medios de comunicación muy estrecho margen de maniobra para revertir esta situación?

Ese es el gran problema. Cuando tenemos medios de comunicación financiados por determinados partidos, o lobbies o fundaciones pagados por determinados partidos, o cuando se subvencionan públicamente asociaciones como Hazte Oír, se está alimentando ese discurso en contra de los derechos humanos. Ese es el peligro. Intereconomía no fue una casualidad, es parte de la ideología y el pensamiento que se está potenciando desde las instituciones. El cambio que se ha producido de 2017 a 2019 es que ese machismo que estaba en los núcleos privados o en las redes sociales se ha legitimado a través de la política con la llegada de la ultraderecha al Congreso de los Diputados, incluso con una derecha que refuerza un mensaje mucho más agresivo respecto a los derechos y libertades de las mujeres. La única base es la educación, y entre ellos los medios de comunicación. La propia ley de violencia de género incidía en cómo los medios de comunicación tienen que cumplir una serie de consejos para ejercer una buena comunicación democrática que represente a las mujeres y que respete a sus víctimas. Se respeta mucho a las víctimas de atentados terroristas del Daesh o de ETA, pero no se respeta a la mujer víctima de violencia de género o machista, que se presenta siempre como un crimen aislado y se revictimiza haciendo un juicio público sobre su comportamiento. Por lo tanto, es imprescindible que realmente los medios y la propia educación asuman su papel porque son las semillas. Insisto en los medios porque tienen una función social, un compromiso hacia sus ciudadanos, cumplir con su propio código deontológico y la obligación de crear una opinión pública formada, no basada en mentiras. Porque si alimentamos eso, esa opinión pública termina votando partidos que van en contra de los propios derechos humanos, y eso es algo que una sociedad democrática y avanzada no se puede permitir.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =