Este 25 de abril se celebra el Día Internacional Contra el Ruido. El ruido constituye una grave amenaza: la contaminación acústica es la segunda causa de enfermedad por motivos ambientales. Por eso AG Bell International/Oír es Clave apuesta por la prevención y la protección para limitar sus perniciosos efectos.

Además de pérdida auditiva, la exposición al ruido provoca estrés, trastorno del sueño, ansiedad, pérdida de memoria, patologías cardiovasculares, alteraciones del sistema respiratorio y del endocrino y dificultades en el aprendizaje de los niños. España es uno de los países más ruidosos del mundo y según indican las cifras de la Organización Mundial de la Salud. (OMS), nueve millones de habitantes de nuestro país sufre niveles de ruido que superan el umbral diurno establecido por la OMS, 65 decibelios (dB).

Nadie puede escapar a las fuentes de ruido. Están en el día a día: el tráfico, los aviones, los electrodomésticos, los locales de ocio, las fábricas… A partir de 85 dB comienza el peligro. El ruido provocado por el funcionamiento de un electrodoméstico puede situarse entre 70 y 80 dB mientras que el tráfico de una ciudad alcanza entre los 80 y 90. Cuando el metro llega a la estación registra 75 dB. Sin embargo, el autobús supera los 90.

Para conocer el nivel de ruido, existen una serie de aplicaciones gratuitas para Android e IOS para conocer el peligro y así poder evitarlo. No se trata de una medición oficial, pero sí es una medida muy aproximada de la intensidad de sonido.

AG Bell International propone algunas medidas para luchar contra el ruido:

  1. Acudir a revisiones audiológicas periódicas.
  2. Limitar el volumen y el tiempo de uso de dispositivos como los MP3.
  3. Alejarse de altavoces y usar protectores en las situaciones necesarias.
  4. Vigilar las consecuencias de la exposición al ruido en el trabajo: utilización sistemática de protectores auditivos cuando se trabaja en entornos laborales ruidosos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre