Nació el 3 de junio de 1986, en Mallorca. Comenzó su carrera profesional en el 2002, con tan solo 15 años, en el torneo de la Asociación de Tenistas Profesionales y, desde entonces, ha conseguido 53 títulos sobre tierra batida.

Las habilidades con las que cuenta el mallorquín le han facilitado la obtención de más de 80 victorias seguidas en tierra batida. En este tipo de superficie, el tenis precisa de mucha más técnica que en las pistas de hierba y asfalto. Las habilidades de las que hablamos no implican únicamente la parte física; Rafa Nadal cuenta con una preparación psicológica que le ha llevado a vencer a los más grandes del mundo del tenis. Juega cada punto mejor que el anterior e incluso cuando está lesionado, da todo lo que tiene para vencer a sus oponentes. Tampoco se ve afectado cuando los puntos en el marcador están en su contra, y esto es lo que le hace probablemente uno de los mejores tenistas hasta el momento.

Con los 53 títulos que ostenta, el mallorquín se establece en la zona más alta de la lista de clasificaciones y disputa los trofeos con los más grandes. Las apuestas siempre están presentes sobre quién ganará en los enfrentamientos. Es innegable que el título al mejor tenista del siglo XXI es disputado por el suizo Roger Federer, el serbio Novak Djiokovic y el español Rafa Nadal.

Lo que hace de Nadal un gran candidato al mejor tenista de tierra batida es el hecho de que ha obtenido, al menos, un Grand Slam durante diez años seguidos, algo de lo que no muchos tenistas pueden presumir. No obstante, no es él quien cuenta con el mayor número de Grand Slams. Federer está a la cabeza con 20 títulos, seguido del mallorquín, que tiene 17 y Novak Djokovic, que ha obtenido 15.

Pero hay un Grand Slam con el que Federer no se ha hecho y Nadal sí: el Golden Grand Slam. Este premio se obtiene cuando el tenista no solo obtiene los cuatro Grand Slams de manera consecutiva en el mismo año, sino que también consigue la medalla de oro de los Juegos Olímpicos. Y es que Rafa Nadal obtuvo los Grand Slams en París, Australia, Londres y Estados Unidos, además de la mencionada medalla de los Juegos Olímpicos. La conquista del Golden Grand Slam está reservada para los dioses del tenis; solo Serena Williams y Agassi han logrado obtenerlo en toda la historia del tenis.

Muchos aclaman que Nadal es el mejor tenista de toda la historia. Entre ellos, el gran tenista sueco Björn Borg, que no escatimó en elogios en su entrevista en la web del Roland Garros.

El mallorquín es capaz de arrebatarle las victorias al que es considerado por muchos el mejor tenista de la ATP, Roger Federer. Desde que tiene 17 años, le ha dado dolores de cabeza al tenista suizo.

Su primer encuentro tuvo lugar en marzo de 2004, en el torneo de Masters 1000 de Miami. El mallorquín, con solo 17 años, alcanzó la victoria contra Federer, que tenía 22 años y había sido considerado hasta entonces el indiscutible número uno del mundo. El suizo incluso había llegado a aparecer en las portadas de los periódicos deportivos más importantes del mundo tras vencer, en ese mismo año, al mismísimo Pete Sampras en Wimbledon. Pero la llegada de Nadal le arrebató la euforia aquel año cuando el español obtuvo la victoria con un 6-3 y 6-3.

Los encuentros entre Federer y Nadal siempre han sido el centro de atención de los aficionados a este deporte. Su encuentro en la final de Wimbledon en 2008 se ha considerado como uno de los mejores de la historia del tenis, donde el español obtuvo la victoria en cinco sets, tras las interrupciones causadas por la lluvia.

Los años más brillantes del suizo fueron marcados, a su vez por las derrotas ante Nadal, que le costaron alguna lágrima en la final del Abierto de Australia en 2009. Mientras que Federer obtuvo siete victorias frente a Nadal entre 2005 y 2009, el mallorquín le arrebató 12, de las cuales cinco fueron consecutivas.

No obstante, Federer no siempre pierde frente a Nadal. En sus últimos enfrentamientos como en el final del Abierto de Australia en 2017, el suizo le arrebató la victoria en cinco sets y consiguió la que sería su tercera victoria en un Grand Slam frente al español.

Sin embargo, desde el 2010 en adelante, Federer ha perdido la posición en la clasificación de la Asociación de Tenistas Profesionales, dando paso a la consolidación de Nadal y la llegada del serbio Novak Djokovic, que viene pisando fuerte.

El tenista serbio de 31 años cuenta ya con 15 Grand Slams y ha demostrado su potencia en la pista de tierra batida. En sus últimos encuentros frente a Nadal y Federer ha obtenido la victoria, lo que lo convierte en una amenaza para los que hasta ahora se situaban en la cima de la clasificación.

Pisándoles los talones se encuentran otros grandes tenistas como lo son Murray, Del Potro o Ferrer. No obstante, por el momento, Nadal ha demostrado que es él el merecedor del título de mejor tenista de todos los tiempos.

El mallorquín ha demostrado que cuenta con las habilidades físicas y mentales para vencer en la mayoría de los encuentros. Su carrera deportiva es la prueba de que nada lo detiene y que ni las peores lesiones son capaces de retirarlo de las pistas. Su rivalidad con Federer hace de sus encuentros el centro de atención. A esto se suma la fuerza que ha demostrado Djokovic en las últimas temporadas, que supone una amenaza para los anteriores. La situación del tenis en la actualidad presenta grandes tenistas que compiten por el título al mejor jugador de todos los tiempos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − diecinueve =