Esta mañana la presidencia del Parlamento Europeo ha puesto en marcha el procedimiento suplicatorio para la recién estrenada eurodiputada Clara Ponsati.

La solicitud llegó, de parte del Tribunal Supremo, el pasado lunes. Algo llamativo porque la única autoridad competente para remitir este tipo de cuestiones es el Ministerio de Justicia, y no el Tribunal Supremo.

Durante este proceso, los eurodiputados deberán debatir sobre si Ponsati mantiene o no la inmunidad parlamentaria, con la finalidad de ser juzgada por su participación en el referendum del 1 de octubre en Cataluña.

El primer paso es someter la solicitud que se ha hecho desde España a la Comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos. Allí eurodiputados de distintas nacionalidades y partidos políticos someterán a un examen exhaustivo todo el asunto que concierne, tanto a la situación de Clara Ponsati como de Toni Comín y de Carles Puigdemont.

Clara Ponsati es residente en Escocia, lugar en el que se han venido ventilando las cuestiones jurídicas relativas a las euroórdenes presentadas contra ella. Será allí donde se dilucide la cuestión, si finalmente pierde la inmunidad como eurodiputada. Aunque el suplicatorio le retire la inmunidad, no perderá su condición de parlamentaria europea, y deberá ser la justicia escocesa la que dé los siguientes pasos, en su caso.

Desde España consideran que tras el Brexit, la inmunidad como eurodiputada no tiene alcance en Reino Unido, puesto que ya no es miembro de la Unión Europea. No es una cuestión que esté clara, y Clara Ponsatí ha señalado que será una cuestión que tendrá que valorar el juez en su momento.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre