En plena madrugada, los vecinos de la urbanización Nueva Montaña, en Santander, se han despertado sobresaltados por el estruendo. A las 6:30 horas se ha hundido el parque infantil de la calle Tomás y Valiente sobre el aparcamiento subterráneo en el que aparcan 500 residentes de una urbanización cercana al centro comercial Bahía de Santander.

Si este derrumbe hubiera ocurrido a las cinco de la tarde podría haber sido una tragedia

El forjado de un aparcamiento privado de la calle Tomás y Valiente, en el barrio santanderino de Nueva Montaña, frente al centro comercial de El Corte Inglés, se ha desplomado esta madrugada.

Aunque agentes de la Policía Local, efectivos de la Policía Nacional, bomberos y emergencias sanitarias, han confirmado que no hay posibles víctimas entre los escombros. La alcaldesa de Santander, con un megáfono, ha pedido a los jefes de escalera que vayan piso por piso preguntando si falta alguien y se ha establecido un puesto de mando en el centro cívico de la zona. En principio se descartan víctimas, pero con cautela.

Si este derrumbe hubiera ocurrido a las cinco de la tarde podría haber sido una tragedia, porque a esa el parque se encontraría lleno de niños y sus familias.

“Estaba en la cama y he escuchado dos explosiones y un temblor”, ha contado todavía con el corazón encogido uno de los vecinos. El bloque 3 y, dentro de éste, los portales A, B y C son los más afectados por el suceso. Los bomberos estarán toda la mañana comprobando la estructura del garaje afectado.

Los vecinos han vivido un momento angustioso cuando, antes de las siete de mañana, se han presentado en los edificios agentes de la policía llamando a las puertas y pidiendo a los vecinos que salieran de sus casas. Muchos estaban todavía en la cama. Una de las vecinas, cuando todo el mundo estaba durmiendo, ha oído una explosión. “He notado que se ha movido el edificio, como si fuera un terremoto. Una chica gritaba dentro del ascensor porque subía y bajaba y no paraba”.

Los redientes han denunciado que llevaban años reclamando revisiones, “había charcos en los garajes y unas humedades horrorosas”, si esto llega a pasar a las 18.00 horas de cualquier día, aquí hay 100 muertos porque este parque es donde hacen la vida los niños del barrio.

En el centro cívico de Nueva Montaña, los agentes de todos los cuerpos de emergencia se han puesto ya a trabajar con planos de la urbanización para decidir los próximos pasos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre