miércoles, 22septiembre, 2021
20.7 C
Seville

Se empieza por indultar un ninot de las Fallas para no ofender al islam y se acaba por perder la libertad de expresión

La renuncia de una comisión fallera a quemar unos muñecos que hacen referencia al mundo musulmán supone un retroceso en la democracia

- Publicidad -

análisis

¿Y si acabamos con el Consejo General del Poder Judicial?

Europa ha vuelto a darle un serio toque de atención a España para que renueve la cúpula del Poder Judicial. O mejor dicho, el...

El Repaso del 21 de septiembre: CGPJ, vacunas en niños, salud mental, volcán de La Palma

Como cada día, en El Repaso te ofrecemos un análisis de las principales noticias de actualidad. Hoy abordamos la actualidad sobre el Volcán de...
00:07:11

Protección de datos: Usted está siendo engañado

Si se comercializa la protección de datos con solo mencionar el RGPD y LOPDGDD, entonces debe saber que está siendo engañado. Y si trabajas...

Los nazis de Chueca son los despojos de una democracia fallida y enferma

Ahora que los vemos desfilar por Chueca, con sus botas militares, sus rojigualdas y esvásticas al viento, sus sonrisas de hienas resentidas y sus...
- Publicidad-

Por lo visto en Valencia han indultado unos ninots de las Fallas, una mezquita y una media luna árabe para no soliviantar al mundo musulmán. De modo que, una vez más, Occidente cede y renuncia a su libertad de expresión –un derecho sagrado en cualquier democracia–, por miedo, por puro miedo.

La decisión es un grave error, ya que se empieza por no quemar unos simples muñecos y construcciones de cartón piedra y se acaba por claudicar totalmente ante el conservadurismo religioso, en ente caso del islam. Si por algo se caracterizan los monumentos falleros es porque jamás han dado un paso atrás en la sátira, el humor y la crítica política, social y religiosa. En eso precisamente consiste la esencia de una fiesta que ha adquirido categoría y fama universal. Año tras año, los hombres y mujeres más poderosos de la Tierra, representados por los famosos ninots, acaban en la hoguera, sin piedad, en una de las demostraciones más importantes de pleno ejercicio de libertad de expresión que se conocen en el mundo. Pasto de las llamas han ardido desde el rey emérito hasta Bush pasando por Felipe González, Aznar, Rajoy y Zapatero. También, cómo no, personajes de la fauna política local como Zaplana, Camps, Carlos Fabra, Rita Barberá que en paz descanse y otros muchos. Ninguno se ha salvado del fuego purificador, ni siquiera el papa de Roma con toda su cohorte de santos, obispazos, curas y sacerdotes (como decimos, la religión es uno de los motivos clásicos y recurrentes de la fiesta valenciana y aquí no se salva ni Dios).

Algún día habrá que estudiar a fondo cómo las Fallas sirven de catarsis colectiva y de válvula de escape para el pueblo siempre sometido a los abusos e injusticias del poder. Quemar el muñeco de un cura rijoso al que se le saltan los ojos ante una señora de buen ver es uno de los grandes avances de un país tradicionalmente nacionalcatolicista como España que jamás pudo hacer la revolución a la francesa para instaurar un Estado laico y aconfesional. Ahora llegan unos señores con chilaba y turbante haciéndose los ofendiditos, nos dicen que una mezquita y una media luna no pueden pasar por el fuego salvador porque son símbolos sagrados e imponen una especie de censura a las Fallas todavía más férrea que la que ejerció Franco en el oscuro cuarentañismo.

Ni siquiera la dictadura pudo con la gran pasión valenciana, en gran parte gracias al tesón y al ingenio que demostraron los artistas para sortear la mordaza. Cuatro décadas de resistencia popular y de lucha por la libertad de expresión para acabar postrándonos ante esta especie de talibanismo de petardo y paellla. Cuatro décadas de rebeldía pública y clandestina contra el Tío Paco para terminar hincando la rodilla, tristemente, ante los totalitarios de Alá. Jamás debimos haber transigido con esto solo por el miedo a una represalia. El que teme es un esclavo para siempre, sentenció Séneca, un esclavo del que infunde el terror, un esclavo de su propia cobardía, un esclavo de sí mismo.

La libertad de las Fallas

El comunicado de la comisión festera, más bien una declaración oficial de rendición, asegura que, tras el diálogo entre ambas partes “se ha resuelto el indulto” y las esculturas serán entregadas a representantes de la comunidad musulmana valenciana. A lo que, para rematar la capitulación, añaden que “lo que se podría haber interpretado como una historia de xenofobia e islamofobia ha resultado ser una historia de diálogo social y ejemplar por parte del mundo fallero y la comunidad islámica con cariño, el respeto y el diálogo”. Hermosas palabras, si no fuese porque esconden la auténtica verdad de un episodio inquietante, escabroso y triste: el miedo.

En realidad, no había nada de xenofobia en el monumento fallero objeto de la discordia (no se intentaba incinerar la imagen de Alá o del Profeta, en cuyo caso hubiese tenido un pase la protesta de la comunidad musulmana) sino el siempre legítimo derecho a la sátira que debe inspirar nuestras Fallas valencianas. Obviamente, la decisión de las autoridades de salvar del fuego a los controvertidos muñecos nos remite de inmediato a los atentados que en el año 2015 sufrieron los viñetistas de Charlie Hebdo. Sin embargo, aquella masacre no impidió que los dibujantes siguieran dándole al pincel y ejerciendo con valentía su derecho a la libertad de expresión. Ninguno de ellos retiró sus caricaturas de la quema satírica, ninguno se plegó a la barbarie.

El que piense que sometiéndose se salvará del fanatismo se equivoca. Hoy serán las Fallas, mañana será una exposición pictórica, un cine o un teatro. Si perdemos el derecho a la palabra y al arte estamos dando el primer paso para ponernos la cadena alrededor del cuello. Y así, poco a poco y sin que apenas nos demos cuenta, iremos retrocediendo atrás hasta tiempos medievales y hasta convertirnos en siervos de la superchería de unos beatos de la Meca (afortunadamente no todos los musulmanes) que ni entienden lo que es la democracia, ni les gusta la libertad porque lo primero es la obediencia ciega al Corán, ni están dispuestos a integrarse en la sociedad que los ha acogido con los brazos abiertos con la esperanza de que asuman los valores humanistas, la cultura europea y los derechos humanos. A alguien le han temblado las piernas ante ese sector del islam que se ofende por todo y ha renunciado a sus derechos más básicos y elementales. El miedo es libre. Por desgracia, la claudicación no servirá de nada porque la intransigencia crece y se hace más fuerte a medida que aumenta el terror. Ojo a esta dictadura religiosa que nos llega de Oriente y que puede ser la más peligrosa de todas.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

3 Comentarios

    • Sí Roberto, pero las cruces solamente las queman los muy cristianos del Ku Klux Klan, y preferiblemente con un negro amarrado a ellas.
      Los musulmanes, que yo sepa, no se dedican a quemar por diversión símbolos cristianos, aunque si revienten, algunos, estatuas budistas.

  1. ¿Para cuando van a hacer fallas que contengan símbolos cristianos o judíos para quemarlas después? ¿O es que los falleros tienen miedo a los folloneros Abogados Cristianos y semejantes?
    La libertad esa o se aplica para todos y para todo o mejor lo dejamos correr.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Los sindicatos reclaman que las pensiones mínimas y no contributivas se revaloricen por encima de la media

Las dos principales fuerzas sindicales de España, UGT y CCOO, han realizado la propuesta en la Mesa de Diálogo Social de pensiones, en la...

La España olvidada

Algo que no sorprende en política es por desgracia el doble rasero, el doblepensar en la acción política de los partidos institucionales actuales. No...

Canal Sur da un programa al tertuliano que negó la agresión del hombre que arrojó ácido a dos mujeres a los ocho meses de...

José María Arenzana, el tertuliano de Canal Sur apartado por la dirección del ente andaluz el pasado enero por sus comentarios negacionistas de la...

La moda de las flores de CBD, el nuevo cannabis light

El cannabis tiene muchas propiedades beneficiosas, pero el problema es que no es legal y que “coloca”, lo que hace que aquellos que podrían...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Los sindicatos reclaman que las pensiones mínimas y no contributivas se revaloricen por encima de la media

Las dos principales fuerzas sindicales de España, UGT y CCOO, han realizado la propuesta en la Mesa de Diálogo Social de pensiones, en la...

La España olvidada

Algo que no sorprende en política es por desgracia el doble rasero, el doblepensar en la acción política de los partidos institucionales actuales. No...

Canal Sur da un programa al tertuliano que negó la agresión del hombre que arrojó ácido a dos mujeres a los ocho meses de...

José María Arenzana, el tertuliano de Canal Sur apartado por la dirección del ente andaluz el pasado enero por sus comentarios negacionistas de la...

La moda de las flores de CBD, el nuevo cannabis light

El cannabis tiene muchas propiedades beneficiosas, pero el problema es que no es legal y que “coloca”, lo que hace que aquellos que podrían...