Iker Casillas, uno de los deportistas más queridos y respetados de nuestro país, deja el fútbol. 30 años dedicados a un deporte que se lo ha dado todo tal y como explica en una carta que el futbolista ha colgado en las redes sociales: ”lo importante es el camino que recorres y la gente que te acompaña, no el destino… ha sido el camino y el destino soñado”, así de satisfecho se muestra un Casillas que se hizo el dueño de Europa con el Real Madrid en tres ocasiones y conquistó el mundo entero en el mundial de Sudáfrica en 2010.

Parada mítica

En él recuerdo de los aficionados está sin duda la trascendental parada que realizó el guardameta en el partido entre España y Holanda en el mundial de hace 10 años. El jugador de la selección holandesa, Arjen Robben, llegaba hasta el área de España y allí le esperaba Casillas para enfrentarse a un cara a cara cuyo resultado podía significar el fin para España o seguir caminando hacia la gloria. El portero madrileño no falló y cuando el holandés tiró para su lado izquierdo la pierna de Iker evitó el desastre y convirtió al guardameta, más aún, en leyenda.

Todo un ejemplo

Se va un jugador querido y respetado por todos. Compañeros y rivales. Un deportista que nunca tuvo reparos en mostrar sus sentimientos con una espontaneidad que le llevó a manifestar su amor por Sara Carbonero en medio de una retransmisión televisiva que quedará en el anecdotario. Casillas tiene un recuerdo también en su despedida a aquellos campos de tierra en los que tocó por primera vez un balón: “Recuerdo cuando era un niño, y empezaba a jugar en los campos de tierra de mi pueblo, Navalacruz…para acabar jugando en los estadios más importantes del mundo”. Se va una persona a la que se le puede aplicar uno de los adjetivos más inusuales en estos tiempos que corren. Se va todo un “ejemplo”.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. ¡Que no se vaya! Que se quede con FP (Florentino Pérez no Formación Profesional). Seguro que pueden ampliar la plantilla del VAR_Madrid.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre