Decenas de activistas del movimiento internacional Extinción Rebelión (Extinction Rebellion, movimiento social nacido en el Reino Unido, que usa la desobediencia civil no violenta contra el cambio climático), han mostrado sus cuerpos desnudos delante del stand de Endesa, en la zona verde de la COP 25 en IFEMA, para protestar en el marco de la Cumbre de Naciones Unidas sobre el Clima. Los activistas han decidido irrumpir en la zona verde de Endesa, con mensajes explícitos escritos en sus cuerpos. Algunos de estos mensajes han sido: “No sois verdes”, “Stop greenwashing” o “Dinero o vida”. Además, han mostrado los ojos vendados para denunciar a la empresa española. Los ojos tapados como símbolo de solidaridad con la lucha anónima de colectivos locales, a menudo silenciados, contra las grandes empresas por todo el mundo.

Extinction Rebellion ha querido denunciar a algunas de las grandes corporaciones, líderes en contaminación, que han aprovechado la ocasión de COP25 para blanquear su imagen (greenwashing), patrocinando la cumbre.

Según Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, el patrocinio de empresas ha aportado entre 10 millones y 12 millones de euros. Acciona, Endesa, Engie e Iberdrola —las cuatro grandes energéticas— participan en la llamada categoría Diamante, el grupo de mayores empresas patrocinadoras, con 2 millones de euros cada una. Endesa, en concreto, organiza varios actos y albergará actividades oficiales y eventos paralelos durante la COP25.

Endesa no es sólo la empresa española más contaminante, sino que además se salta la ley catalana de pobreza energética y es responsable de injusticias sociales en Chile por sus políticas de construcción de presas e infraestructuras que desplazan a las poblaciones Mapuches (indígenas nativas).

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =