El ex presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, asegura que nunca “jamás traicionaría la confianza” de los franceses después de haber sido acusado y puesto bajo control judicial sospechosos de haber financiado con dinero libio su campaña de 2007. Ahora, niega las acusaciones y asegura estar “viviendo el infierno de esta calumnia” desde el año 2011.

“Primero, quiero expresar mi profunda indignación. No vine aquí para hablar de política. Le debo la verdad a los franceses: nunca he traicionado su confianza”, aseguró en su declaración a los jueves instructores según el periódico francés Le Figaro. Según el ex presidente francés, es una investigación sin fundamentes y “sin pruebas físicas”

La autenticidad del texto publicado en el diario francés no ha sido confirmada aunque el entorno de Sarkozy, tampoco lo desmiente. Sarkozy cuestiona el valor de las declaraciones de Ziad Takieddine. Le considera un traficante de armas franco-libanés con una reputación cuestionable. Intermedió para varios contratos de armas y se sospecha que jugó un papel principal en el asunto Karachi, con respecto a la financiación de la campaña electoral de Edouard Balladur por retrocomisiones en 1995. “La banda Gadafi es una banda de asesinos que- el padre, hijo, sobrino, vecino, el portavoz, la amante, el hermano- me matan de insultos difamatorios” sentencia Sarkozy. 

Por su parte Sarkozy, asegura que no “recibió ningún documento o llamada telefónica” del sistema de justicia y que no le habían avisado con antelación. “No estoy por encima de la ley, pero no estoy por debajo”, dijo recalcando que “no estaba quejándose sobre el tratamiento que se le esta haciendo”.

Asimismo, se mostró asombrado del tratamiento que algunos medios están haciendo de la noticia. No entiende que se ponga al mismo nivel a un “ex jefe de estado que nunca ha sido sentenciado” con el resto de “asesinos y delincuentes imputados.” Sarkozy, considera que es un asunto “muy serio” y que “todavía estamos en estado de derecho”.

Han sido dos largos días de interrogatorio los que ha vivido Nicolás Sarkozy. El miércoles, le imputaron cargos preliminares por el financiamiento ilegal de su campaña electoral del 2007. En paralelo, los investigadores examinan la denuncia de que el régimen del fallecido Gadafi habría dado en secreto 50 millones de euros a Sarkozy. Por su parte, el ex presidente que no acepta el tratamiento recibido sentencia que quiere “que todos entiendan que estoy herido en lo más profundo de mi mismo”

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre