El Santander no ha hecho caso de los requerimientos de varios accionistas respecto al aplazamiento de la Junta General que se está celebrando en el día de hoy. Diario16 informó de las diferentes comunicaciones de uno de ellos a través de burofax o por medio de correos electrónicos dirigidos a la propia Ana Patricia Botín. Sin embargo, ha habido más. Uno de ellos afirmaba lo siguiente: «he esperado hasta el último momento para enviárselo esperando que la sensibilidad de dicho Consejo de Administración suspendiera hasta mejor fecha la Junta General de accionistas […], a solicitud de otros accionistas y por el propio interés de del propio Consejo de Administración y de su propia presidencia como ha ocurrido con otras juntas de accionistas de Sociedades del gremio bancario convocadas más o menos para los mismos días teniendo en cuenta que en base a la legislación hay plazo y las cuentas en principio están hechas y al ser del ejercicio 2019 no se van a ver modificadas salvo alguna memoria o posible informe de previsión y el coste económico en relación al ejemplo de buen gobierno y sensibilidad con respecto a la sociedad nacional y respecto al accionista haría ganar a ese Consejo de Administración muchos enteros ya que de no suspenderse el accionista tendría sensación de un Consejo que se esconde y se escuda en la situación de pandemia que nos aqueja para que de forma más o menos dictatorial sacar adelante sus propuestas y más aún cuando está en liza el puesto de Presidente de dicho Consejo, aunque esa no sea la verdadera intención de dicho Consejo, cuestiones estas desde el punto de vista de la imagen y buen gobierno del Consejo».

Sin embargo, lo que más ha sorprendido ha sido la denegación del turno de palabra del accionista crítico Eduardo Martín Duarte. Según ha indicado el afectado por esta decisión a Diario16, el secretario general del Consejo de Administración, Jaime Pérez Renovales, le remitió un correo en el que se le indicaba que no se iba a leer su intervención porque no estaba enviada por los conductos reglamentarios. Esos medios pasan por una solicitud de claves o acudir a una sucursal para firmar un contrato para acceder a dichas claves. Sin embargo, el accionista no tiene obligación de tener medios técnicos ni conocimientos informáticos para poder seguir la junta o para remitir sus cuestiones al Consejo. Además, a causa del estado de alarma, muchas de las oficinas están cerradas o han trasladado su actividad a otras, lo que dificulta en sumo grado el desplazamiento de los accionistas para conseguir esas claves.

Diario16 ha tenido acceso a un mensaje de texto remitido a un cliente en el que se indica lo siguiente:

Este cambio supondría a un accionista un traslado de 5 kilómetros, hecho que pone en peligro la salud de las personas. ¿Alguien va a arriesgar contagiarse por coronavirus para conseguir las claves de acceso a la Junta de Accionistas del Santander? Evidentemente, no. Sin embargo, ¿quién sabe cuántos accionistas, entre pensionistas y otras víctimas fallecidos o que han enfermos en diferentes lugares donde el Santander está presente? Los accionistas del banco presidido por Ana Patricia Botín no tenían por qué arriesgar su salud y su vida por ir a recoger unas claves para intervenir o asistir a una junta que no debió celebrarse en base a la situación que está viviendo el mundo por la pandemia. ¿Por qué el banco ha decidido mantenerla con un comportamiento muy poco humano? Ya lo dijimos en Diario16, para que su presidenta gane tiempo ante los grandes accionistas. Ni siquiera se ha tenido en cuenta el fallecimiento de presidente del Santander en Portugal para honrarle con la suspensión o el aplazamiento de la junta.

A Eduardo Martín Duarte no se le ha permitido intervenir en la Junta pero sí que se le ha permitido formular una propuesta de cese y remoción del Consejo de Administración.  ¿Cómo se puede entender que se respeta el derecho de participación si ni siquiera el presidente de la comisión de nombramientos ni la de auditoría han intervenido y sus discursos los ha leído Jaime Pérez Renovales? Es todo absolutamente contradictorio.

A continuación, reproducimos la intervención íntegra de Eduardo Martín Duarte que ha sido silenciada por el Santander:

Estimada Sra. Botín

La celebración de esta Junta, que Ud. se ha empeñado en perpetrar sin accionistas presentes, es la mayor muestra de su desprecio hacia los accionistas al no posponer la celebración a otro día, como le permitían los arts. 40 y 41 del RDL 8/2020, para que pudiésemos asistir de forma presencial como han hecho Caixabank, Endesa, Naturgy, Aena, Iberpapel, etc. La celebración de una junta de accionistas sin accionistas es la culminación de sus delirios dictatoriales creyéndose que Ud. puede manejar el banco sin dar explicaciones a nadie como si fuera su cortijo heredado por razones dinásticas. Su actuación es muy grave máxime cuando Ud., al parecer, habría pasado estos días del estado de alarma en su casa de Gstaad en Suiza contravenido la obligación de confinamiento domiciliario.

Vengo a censurar su gestión y a pedir la acción social de responsabilidad y la remoción de usted y todo el consejo de administración (art 238 LSC y art 449 LSC) porque su actuación no se adecua a las más elementales normas de diligencia y honestidad de un administrador (arts. 225 y 227 LSC) como evidenciaré seguidamente.

Le anuncié en juntas pasadas que procedería a interponer una demanda por la manipulación de la junta de accionistas, y así lo hice recientemente, denunciando que usted utiliza de manera fraudulenta y abusiva los resortes y medios materiales y personales del banco, sucursales y empleados, para la captación de delegaciones de voto a su favor, delegaciones de voto que utiliza Ud. fraudulentamente para aprobar su gestión y sacar adelante las juntas. De estos hechos existen testimonios de accionistas y empleados por lo que de nada le servirá a Ud. negarlo. También he denunciado que la tarjeta de delegación tiene una redacción tendenciosa y capciosa de la que Ud. se aprovecha para, confundiendo a los accionistas, obtener delegaciones sin indicaciones precisas como exige la ley. Asimismo, he denunciado que Ud. sortea los casos de conflicto de intereses con alegales subdelegaciones de las delegaciones al secretario general en el que también concurre conflicto de intereses al ser su subordinado. He denunciado también que el sistema de votación del art. 21.3 del reglamento es discriminatorio y antidemocrático. Pese a que todas estas circunstancias le han sido denunciadas en distintas juntas Ud. ha continuado con estas actuaciones fraudulentas, que merecen acciones judiciales de distinto orden.

Se ha puesto de manifiesto en los medios, a través de las grabaciones del Sr. Villarejo, la presunta compra de voluntades políticas y judiciales para beneficiar a su familia y al banco en diferentes causas judiciales como por ejemplo las cesiones de crédito y la doctrina Botín que salvó de la cárcel a su padre y al Sr. Echenique.

Debo referirme al caso Orcel y su denuncia por estafa procesal por la presunta falsificación por el secretario general de una certificación en la que se hacía constar su participación en una reunión de la comisión de nombramientos cuando el informe anual constataba que Ud. no había participado en ninguna reunión de dicha comisión. Que el secretario general haya podido falsificar el contenido de una certificación le inhabilitaría a él y a Ud. para ejercer cualquier cargo al frente del banco.

Ante la actualidad de las noticias sobre las fundaciones del Rey Emérito en Liechtenstein, tengo que preguntarle por la venta fraudulenta de la finca de Mijas y por qué no ha interpuesto Ud. ninguna acción judicial para restituir al banco los 50 millones de euros de perjuicios causados de los que, en parte, se habría apropiado presuntamente su familia a través de testaferros españoles y de Liechtenstein.

Tampoco ha dado Ud. explicaciones a los accionistas por sus visitas al Sr. Madoff en Nueva York a las que en alguna de ellas le acompañó su marido el Sr. Morenés que se vio implicado en dicho fraude por la venta de sus productos tóxicos pese a que el banco y Optimal tenían informes que advertían del fraude piramidal.

Tal vez debería explicar a los accionistas si ha saldado Ud. la deuda con la familia Pereira con cargo al banco.

Tras la recompra de acciones de Santander en México y la reciente muerte de don Domingo Muguira Revuelta, podría informarnos qué tal van los negocios del banco Serfin en México.

Podría informar a los accionistas si el nombramiento como gobernador del Banco Central de Brasil de don Roberto Campos Neto, exdirectivo del Santander, se debe, como dicen algunos, para tratar de evitar una intervención del banco y ocultar los problemas y balances maquillados.

Debería Ud. explicar las diligencias practicadas en la instrucción del caso Popular por la Audiencia Nacional y sus consecuencias para el banco, ya que las declaraciones de los investigados, testigos y peritos del Banco de España han dejado claro que el Popular era un banco solvente con puntuales problemas de liquidez que no debió ser intervenido, y ello tendrá consecuencias para el Santander que se hizo con él por 1€ en un claro enriquecimiento injusto.

Debería Ud. explicar la eliminación de los dividendos cuando además el valor de la acción se está desplomando habiendo marcado el mínimo en 1,92€; y máxime cuando el banco se gasta anualmente el equivalente al 10% de los beneficios, en publicidad para reducir el riesgo reputacional del banco y hacer una loa de usted tratando de blanquear su mala imagen pública. ¿Por qué tenemos que sufragar los accionistas su constante campaña de imagen?

En definitiva, Sra. Botín por todos estos motivos y muchos más solicito el cese y remoción de todo el consejo de administración y la acción social de responsabilidad.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre