Banco Santander ha lanzado una nueva campaña de marketing. Esta vez en relación a sus políticas para que sus empleados compaginen la vida profesional y personal. «Creemos que este equilibrio puede lograrse con un sistema de flexiworking: una forma de trabajar que mejora la eficiencia y la productividad de nuestra plantilla, impulsando horarios flexibles, el teletrabajo y la conciliación de la vida profesional y personal», afirma la campaña.

¿Cómo se puede hacer un planteamiento tan hipócrita cuando aún están calientes los rescoldos de un Expediente de Regulación de Empleo que se ha cebado, precisamente, con las personas que más necesitan conciliar? Sin embargo, el Santander va a más: «somos conscientes de esta necesidad [en referencia a la conciliación] y por ese motivo centramos nuestros esfuerzos en facilitar la conciliación laboral y familiar de nuestros trabajadores.  Para conseguirlo nos hemos adaptado a los nuevos tiempos y a las nuevas tecnologías a través de sistemas de trabajo que permitan a nuestros empleados trabajar de forma eficiente adaptándose a las necesidades de su vida personal».

En el ERE se aplicaron políticas de elección de las mujeres a las que despedir que, en ocasiones, rozaron la crueldad. Una ex empleada que fue despedida afirmó a Diario16 lo siguiente: «He sufrido también la invitación para irme voluntariamente del banco. Soy madre de dos niños pequeños y, desde que tengo a estos dos pequeños enanos, lo mejor que me ha pasado en mi vida, todo cambio en el banco». Esta mujer, antes de quedarse embarazada, tuvo dos abortos naturales por un problema con la coagulación de la sangre. Sin embargo, gracias a la medicina pudo controlar ese problema y quedarse embarazada de sus dos pequeños.

Sin embargo, después del segundo aborto «el responsable de recursos humanos me indicó que “NO es momento de ser madre”. Esta fue una de las muchas cosas que he tenido que sufrir», afirmó a Diario16 esta trabajadora del banco presidido por una mujer que se autodefine como feminista.

La actitud contra esta trabajadora es un claro ejemplo de acción contraria a lo que hoy se reivindica. Pero no es el único. Ya publicamos la carta de una madre a la que el banco había puesto en la tesitura de elegir entre seguir con el cuidado de sus hijos pequeños o aceptar las normas impuestas por la entidad. Evidentemente, este no es un ejemplo de conciliación ni de flexiworking, you know?

Otro caso lo tuvimos con otra ex empleada, joven, madre de dos hijos que contó a Diario16 que «al igual que las compañeras de las que os están llegando testimonios, a mí también me «invitaron» a acogerme al ERE».

Esta mujer llevaba trabajando 14 años en el sector bancario. Cuando tuvo al primero de sus hijos ya indico en su banco cuál era su situación: no podía quedarse por las tardes a trabajar para poder cuidarlo. Esta trabajadora empezó en el Banco Pastor y luego, tras la absorción, continuó con su trabajo en el Popular como interventora de una sucursal.

Cuando la sexta entidad financiera de España fue comprada por un euro por el Santander «apareció en escena una nueva jefa de zona que, desde el primer día, sin conocerme de nada, me crucificó por el hecho de no quedarme por las tardes. Le expliqué mi situación: me era imposible quedarme porque no tenía con quien dejar a los niños. Sin embargo, le comuniqué que cada mañana empezaba a las siete para poder sacar la carga de trabajo que había y todas las incidencias generadas a través de la integración tecnológica de banco popular a banco Santander. Su respuesta fue: “está bien, pero no sirve de nada”», afirma la ex trabajadora.

Cuando regresó de vacaciones en el mes de septiembre de este año, esta madre trabajadora fue convocada a una reunión con el Departamento de Recursos Humanos en la que le dijeron «o firmas voluntariamente o después será forzoso sin la correspondiente indemnización».

¿Cómo se puede ser tan cruel? Son muchas las madres trabajadoras con reducción de jornada o con la imposibilidad de trabajar por las tardes por el cuidado de sus hijos que están siendo «invitadas» por el Santander a acogerse al ERE de manera «voluntaria» con la amenaza velada de que si no lo hacen serán despedidas de manera forzosa y sin ningún tipo de indemnización.

Como se puede comprobar, el último ERE fue un ejemplo de flexiworking. Sin embargo, esta campaña no es la única que demuestra que el Santander lanza un mensaje y luego hace lo contrario. Mientras se estaba despidiendo a más de 3.000 personas, el banco presidido por Ana Patricia Botín publicaba una campaña de marketing haciendo proselitismo de las supuestas bondades de trabajar en el banco.

Ante estas contradicciones e incoherencias bastante hace el departamento de comunicación y marketing con apagar los fuegos que el Santander va prendiendo allá por donde va.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

6 Comentarios

  1. Pues creo que eso es poco a lo que se vive realmente dentro del banco, mi mamá que llevaba trabajando 21 años en el sector bancario y ya siendo gerente en una de las más importantes zonas de la ciudad de México fue despedida por el machismo de su jefe, por no querer acceder a darle un documento ilegal firmado por ella para un «cliente» muy importante, después de no acceder duro solo una semana más en Santander.

    • Saludos a México. Suelo ir bastante a ese maravilloso país. Es muy importante y sería lo ideal que en México su población sepa muy bien que el banco SATANder y su directiva defraudadora de la lista Falciani son el mal en estado puro, lo único que les puede interesar en ese gran país es parasitarlo y actuar como garrapatas. Sería lo adecuado que las informaciones que publica Diario16 y que SATANder trara de ocultar con su prensa comprada, se extiendan por todas las redes sociales de México. No dejen ustedes que ese ente maligno entre fuerte en su país, en españistan ya lo domina todo, políticos, medios de comunicación, jueces corruptos, todo… Saquenlo de su país mientras puedan, adviertan al máximo de personas posible. Además de por no dar oportunidad al mal, porque este banco esta medio quebrado, en España es sabido cada vez por más gente que se mantiene a base de ayuda y regalos del BDE y BCE, hagan saber a la población que el día menos pensado se encuentran las sucursales cerradas y sus pesos embargados.

  2. Exactamente, me pasó lo mismo en Santander argentina… Después de tener a mí segunda hija, al momento de volver de.la.licencia por maternidad me dijeron que no podía volver a mí puesto de trabajo… Y que debería pensar si me convenía o no trabajar para pagar una guardería… Triste e injusto! Solo por el ser mujer y tener hijos. El banco de la familia (era el slogan de ese momento).

  3. Exacto.Yo me encuentro en Demanda contra el banco por despido injustificado y apesar de no tener pruebas de que yo renuncie voluntariamente
    ellos siguen defendiendo lo indefendible y sólo siguen perjudican m@s de lo que ya hicieron…Es un banco inpersonal e injusto.

  4. Un grave problema existente dentro del Santander es la ingente cantidad de puestos intermedios elegidos a dedo por ser «amigos de». Son empleados advenedizos que no tienen ni idea de cómo funciona el negocio ni de cómo tratar al cliente (ni a sus compañeros, por supuesto). De esta forma, el Santander, desde hace muchos años, está premiando la ineptitud, en detrimento de los trabajadores válidos y con una gran experiencia en el sector. Por ello, cada vez que anuncian un ERE, todo el que puede largarse lo hace. Los buenos trabajadores están mal vistos allí dentro. Es una jungla insoportable repleta de inútiles y vagos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + 5 =