Flickr / Banco Santander.

Dentro de los acuerdos entre el PSOE y el PNV para la investidura de Pedro Sánchez se habría incorporado una condición que afectaría directamente al Santander: la fusión del BBVA con Bankia, de la que el Estado es el máximo accionista, con José Ignacio Goirigolzarri como presidente. Así lo ha publicado Bolsamanía, quien en su información indica que los nacionalistas vascos pretenden devolver a Bilbao la sede social del banco. Este compromiso no está por escrito y en él el PNV quiere aprovecharse de la debilidad del BBVA y fusionarlo con Bankia, un acuerdo que contentaría, según Bolsamanía, al propio gobierno, al Banco de España, al BCE y a Bankia.

Aunque es una operación de difícil encaje, Sánchez habría dado su palabra de «empujar la fusión», a pesar de que el Estado no puede intervenir en los nombramientos de entidades privadas ni forzar una fusión, aseguran en el diario económico digital.

Además, existirá una clara oposición por parte del propio BBVA, cuyo Consejo de Administración tiene mayoría de personas afines a Francisco González, es decir, contrarias al «clan de Neguri». Sin embargo, el BCE estaría de acuerdo con la operación.

Estos movimientos influyen claramente en el Santander, puesto que la fusión de la segunda y la cuarta entidad financiera de España amenazaría seriamente el liderazgo del banco presidido por Ana Patricia Botín del sector en España, además de que tendría que compartir la categoría de banco sistémico global con otra entidad española. Además, esta fusión convertiría a la entidad resultante en la que más activos tendría en España (578.907 millones de euros) frente a los 344.831 del Santander.

En consecuencia, es normal que, con esta información publicada por Bolsamanía, el Santander prefiriera que no se formase este gobierno progresista conocedores, seguramente eran, de que entre los acuerdos entre el PNV y el PSOE se incluía dicha fusión que, además de amenazar la situación de privilegio del Santander, supondría poner en riesgo muchas de las operaciones corporativas que se pudieran estar estudiando en Boadilla o Enel palacete de Castellana 22 y que impedirían al Santander reforzarse por medio de fusiones que, según afirmó el propio banco, no están sobre la mesa pero que, como también confirmó Rodrigo Echenique en el Congreso de los Diputados, el Santander siempre tiene estudiados movimientos de este tipo.

Desde un punto de vista estratégico, la fusión entre Bankia y el BBVA podría dar el golpe de gracia en el sector de la pequeña empresa al Santander, después de que el banco presidido por Ana Patricia Botín no esté sabiendo aprovechar el legado del Popular, una herencia que está reforzando a otras entidades en las que los pequeños y medianos empresarios confían más. Tal y como publicamos en Diario16, uno de los parámetros en los que se puede medir la confianza de las pequeñas y medianas empresas o de los autónomos —la base del mapa empresarial español— es la elección de la entidad en la que gestionar su financiación, sobre todo cuando se trata de créditos oficiales o líneas ICO. Es en este punto en el que se ha podido comprobar cómo las pymes han huido del Santander, algo que muestra que una parte importante del mapa empresarial español no tiene la misma confianza en el banco cántabro que la que depositaban en el Banco Popular.

Precisamente es Bankia la entidad que más financiación concedió a las empresas españolas a través de las líneas ICO desbancando al Popular que, tradicionalmente, siempre ocupó ese lugar de privilegio que determina la confianza empresarial en un banco que estaba especializado en el sector pyme y de los trabajadores autónomos.

En concreto, Bankia ha gestionado casi un tercio del total financiado a través de las líneas ICO, duplicando el total de dinero financiado respecto al ejercicio pasado. El banco presidido por Ignacio Goirigolzarri es seguido por Bankinter, Abanca, Sabadell, BBVA y CaixaBank. El Santander ha descendido hasta el séptimo lugar.

Por otro lado, BBVA aportaría su presencia internacional, algo de lo que carece Bankia, y reforzaría su posición en países clave de Latinoamérica, una zona donde el Santander podría perder también capacidad de influencia y liderazgo.

Tras al estrepitoso fracaso del publirreportaje emitido por todas las cadenas de Silvio Berlusconi en España (Telecinco derrumbó su prime time por debajo del doble dígito), el hecho de que se pueda constituir una entidad de su mismo nivel y tamaño con la que tendría que competir en igualdad de condiciones es un nuevo disgusto que se sumaría al de las sanciones y condenas en diferentes países donde está presente el Santander (Reino Unido y Brasil, principalmente) y en espera de la sentencia del mayor escándalo de fraude fiscal en Europa, los dividendos Cum Ex, que se está juzgando en Alemania y en el que está involucrado el banco presidido por Ana Patricia Botín.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Ya veremos si no es otra jugada del algarrobo para que se fusionen el BBV y BANKIA para luego provocar la caída y que pase por ahí y de madrugada la botina presunta parricida con otro euro y se lo vuelva a quedar esto apesta

    • Coño, que los compre por dos euros, si no le llega con lo robado al Banco Popular, se los presto yo.
      El algarrobo no vale ni para follar, a no ser que empuje y trabaje su pareja.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre