El próximo 14 de septiembre se inicia el proceso judicial entre Andrea Orcel y Banco Santander, uno de los juicios en los que la entidad presidida por Ana Patricia Botín se juega gran parte de su prestigio y, posiblemente, de ganar el banquero italiano, una elevada sanción por parte de la CNMV (para cuando acabe el proceso se espera que Sebastián Albella ya no esté al frente del supervisor) por haber mentido al mercado.

La documentación presentada por Orcel, con grabaciones incluidas, dejaría al banco cántabro en una situación de difícil defensa. Sin embrago, Santander puede tener aún un as bajo la manga, la sorpresa final, lo que menos podría esperar el banquero italiano. Esa andanada no sería a través de la presentación de un testigo sorpresa en el último momento, como ocurre en las películas, sino que podría hallarse en el despacho de abogados que defiende sus intereses y que, hasta ahora, han realizado una labor limpia.

No obstante, en De Carlos Remón, el despacho de Orcel, trabajan letrados que lo hicieron en el pasado en Uría y Menéndez, pero, lo más importante, es que uno de los socios principales y director del departamento de Procesal y Arbitraje del despacho de referencia del Santander, Jesús Remón Peñalver, su estrella procesal, es hermano de Álvaro Remón Peñalver, el socio principal del despacho elegido por Andrea Orcel junto a José Manuel de Carlos.

Jesús Remón Peñalver ha llevado múltiples casos en defensa de los intereses del Santander, entre ellos el recurso de casación de la empresa Inversión Hogar ante el Tribunal Supremo. Por otro lado, Jesús Remón alterna habitualmente con magistrados del Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional, como Juan Antonio Xiol (expresidente de la sala Civil del Supremo) o Ramón Rodriguez Arribas (exvicepresidente del Tribunal Constitucional), en cursos patrocinados por el banco presidido por Ana Patricia Botín.

Hay que recordar que Orcel no era un ejecutivo cualquiera, sino uno de los grandes banqueros de inversión del mundo, uno de los mejores y mejor pagados, con una amplia trayectoria en diversos bancos, con un desempeño sobresaliente en Merrill Lynch y, posteriormente, como CEO de banca de inversión y número dos del gigante suizo UBS. Su éxito como banquero de inversión ha sido total. Su reputación es la de un hombre agresivo, pero muy serio, cumplidor de sus compromisos, una reputación que el Santander destruyó al frustrar su fichaje, una incorporación que no gustó entre las «vacas sagradas» de la entidad cántabra porque, evidentemente, descubriría muchas carencias profesionales y personales de personas que llevan muchos años aplicando estrategias que han llevado a que el, en teoría, primer banco de España perdiera en 6 años un 70% de su valor en bolsa.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Esta señora botin tiene cavada su tumba desde que robo el Banco Popular,por ser ambiciosa millones de españoles la tienen catalogada por sus actos.Ella misma esta hundiendo el Santamder y a sus accionistas.

  2. Suerte a los accionistas, sobretodo a los pequeños accionistas, que somos la gran mayoría, familias trabajadoras a quienes la Sra. Botín y su desastroso equipo gestor nos han hecho perder un 70% de nuestros ahorros en los últimos años y ella permanece impasible, cuando tendría que reconocerse incapaz, apartarse y dejar la dirección del Banco Santander a personas más capacitadas que reviertan la situación y pongan la acción a 20€ que es como debería estar.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre