El Ministerio de Sanidad, tras no autorizar ayer la contratación de las empresas de comida rápida, Telepizza y Rodilla, por ser “comida poco saludable”, como había pedido la presidenta madrileña, Isabel Natividad Días Ayuso, ha trasladado a la Comunidad de Madrid, la necesidad de preservar los menús saludables y de garantizar alimentación a la infancia respetando las normas de seguridad establecidas frente al coronavirus.

CCOO de Madrid criticó duramente esta decisión del Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Isabel Natividad Díaz Ayuso y de la Consejería de Educación que afecta a menores procedentes de familias perceptoras de la Renta Mínima de Inserción, la última red de protección social regional.

“La Consejería de Educación ha organizado un dispositivo para que, a partir de mañana, los 11.500 alumnos que tenían precio reducido de comedor por percibir la RMI, puedan recoger su comida en los locales de Telepizza. Informaremos en cuanto nos autorice el Ministerio de Sanidad”, así lo anunció la presidenta madrileña.

Para CCOO de Madrid resulta totalmente intolerable la medida decidida por la Consejería de Educación de establecer un acuerdo con Telepizza para la recogida de comida diaria destinada a los menores con beca escolar y perceptores de la RMI (Renta Mínima de Inserción) que, tras el cierre de los centros escolares, se han quedado sin garantías de cobertura de esta necesidad vital.

En opinión del sindicato, los menores procedentes de familias RMI son el colectivo más vulnerable, percibiendo una renta que no alcanza los 450 euros mensuales de media por unidad familiar. Se deben articular urgentemente medidas que aseguren que estas familias y en especial, los menores, garanticen una dieta diaria equilibrada, tal y como recomiendan las autoridades sanitarias y educativas. Por otra parte, considera muy grave que la cobertura de esta necesidad principal se realice con empresas de ese tipo dedicadas a la comida rápida, alimentos totalmente desaconsejables en edades tempranas.

Además CCOO entiende que la Comunidad de Madrid puede y debe garantizar la cobertura alimentaria a estos menores a través de otros mecanismos, más aún cuando existen empresas específicas de comida preparada y/o restauración colectiva ya experimentadas que se encuentran en situación de crisis, máxime después de que la Comunidad de Madrid rescindiera contratados presupuestados hace dos semanas, provocando más de 80 ERTES y que miles de personas se encuentren en el paro; y pueden cubrir esta necesidad.

Por último, se exige la retirada inmediata de esta medida y el establecimiento de un canal de coordinación entre la Consejería de Educación y la de Política Social para articular de forma consensuada y eficaz un protocolo urgente, en esta situación de excepcionalidad, que permita que todas las familias con menores en situación de dificultad social y/o exclusión social tengan garantizada, al menos, una comida diaria, sana y equilibrada.

Pero además CCOO Madrid reclama que en la medidas de las posibilidades y si el estado de alarma se alarga se dé apoyo de catering a las familias que lo necesiten en función de situación laboral, como medida de apoyo y ayuda a hacer frente a la situación sobrevenida con la emergencia sanitaria que vivimos, y sin olvidar que los comedores escolares no son un servicio aislado, y que juegan un papel fundamental en la vida de los centros escolares y también son parte de la formación integral del alumnado.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre