Bernie Sanders vencerá a Donald Trump en las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos. Es el único que puede hacerlo. Y eso Trump y la “Alt-Right” lo saben perfectamente. De ahí su nerviosismo y su desconcierto con el veterano político norteamericano y con la joven Alexandria Ocasio-Cortez. Contra ellos no valdrán sus habituales trucos y su prestidigitación política al uso: el “Plutopopulismo” que emplean Trump y los suyos quedará en evidencia y desarmado. Y eso lo conocen.

Sanders ya hubiese vencido a Trump en las pasadas elecciones presidenciales. No sólo así lo decían las encuestas; lo dictaba el sentido común. Sin embargo, el aparato del Partido Demócrata apostó descaradamente por Hillary Clinton, la más excelsa representante del elitismo progresista que ha denunciado Thomas Frank. Y los resultados fueron los que fueron.

Sanders y su programa son netamente izquierdistas. Y entroncan con la mejor tradición del Keynesianismo, del New Deal de Roosevelt y de la Great Society, y de la Socialdemocracia europea, adaptándola al siglo XXI. Sanders ha denunciado una y otra vez que millones de norteamericanos se ven obligados a pluriemplearse para poder sobrevivir, que 34 millones de estadounidenses no cuentan con seguro médico, que Estados Unidos tiene el índice de pobreza infantil más alto entre las naciones desarrolladas, que la mitad de su población no tiene jubilación o que la deuda de préstamos estudiantiles ha alcanzado la increíble cifra de 1,5 billones de dólares y que mucha gente joven no puede permitirse ir a la Universidad. Por ello, Sanders propone extender a todos el programa de sanidad pública (Medicare for All), incrementar el salario mínimo a 15 dólares la hora, garantizar la igualdad salarial entre hombres y mujeres, fomentar las universidades públicas, y muchas otras cosas. Reducir e intentar acabar con las enormes desigualdades que sufre Norteamérica. Y además lanzar un nuevo Green New Deal, que aparte de crear numerosos empleos, forme parte de la lucha activa contra el cambio climático y sus estragos.

Sanders y Ocasio, su programa y sus ideas, pueden conseguir que muchos de los tradicionales abstencionistas norteamericanos, sobre todo los más jóvenes, vayan a votar esta vez, y voten por él y sus ideas. Y además, y esto es lo que más asusta a Trump y los suyos, puede entrar perfectamente en el granero de sus votos y poner al descubierto la táctica que sigue la Alt-Right y que ha denunciado Martín Wolf, “un populismo que apela al pueblo para acabar beneficiando al 1 % más rico”. Sanders es pues en buena parte lo contrario de Hillary Clinton, que no sólo llegó a decir que los potenciales votantes de Trump, de la América profunda, eran “gente deleznable”, sino que encarnaba las fracasadas “terceras vías” de Blair y Clinton y que no habían supuesto otra cosa que el triunfo total del Neoliberalismo, como afirmó con orgullo la propia Thatcher. Hillary Clinton y la élite del Partido Demócrata además envolvían su inmovilismo ante el Status Quo del Poder real con propuestas única y meramente identitarias que rompían e imposibilitaban un frente que debía ser común y de oposición frontal a las políticas neoliberales. No es extraño pues su fracaso en una América cada vez más desigual. No es extraña tampoco la casi segura victoria de un Sanders inequívocamente izquierdista y que apuesta por una alianza global ante un charlatán de feria como es Trump que ya no engaña con su populismo para ricos. Ahora bien, que nadie se engañe; sólo Sanders puede hacerlo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. en marzo el mes horrible para trump
    ahora se sabe que tarrant el asesino de la mezquita de nueva zelanda estuvo en españa en jerez de la frontera en febrero
    https://www.larazon.es/internacional/el-terrorista-de-nueva-zelanda-paso-una-noche-en-jerez-de-la-frontera-NC22466597
    fuentes rusas informan que este asesino participo en el robo de la embajada de corea del norte en madrid .
    parece ser un ataque de bandera falsa para desprestigiar a trump que hizo el ridiculo en corea.
    da para una pelicula de suspense y espias
    de madrid robando la embajada
    al otro lado del mundo en nueva zelanda asesinando
    como se come esto .
    y trump se encuentra que 12 republicanos de su partido se vuelven discolos votando contra el estado de emergencia.

    • el robo de la embajada de corea del norte en madrid
      llevo al fracaso la cumbre entre estados unidos y corea del norte
      porque todo indicaba que el robo habia sido realizado por la CIA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − uno =