La sanción a un brigadista desde el Ministerio de Agricultura por opinar sobre el incendio de Gran Canaria ha lanzado el efecto contrario, una oleada de apoyo y en contra del ataque a la libertad de expresión. Incluso se ha convocado una manifestación de apoyo en León.

La sanción de dos días sin empleo y sueldo ha tenido lugar debido a las declaraciones que el brigadista realizó a leonoticias cuando por el incendio en Gran Canaria el Ministerio movilizó cuatro Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (Brif) del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación: Brif Pinofranqueado (Cáceres), Brif Puntagorda (La Palma), Brif Tabuyo del Monte (León) y Brif Daroca (Zaragoza) .

Los brigadistas han emitido un comunicado de apoyo a su compañero y en el cuentan que trabajaron duramente en su extinción durante ocho días fuera de sus casas “defendiendo del fuego las islas y en definitiva el patrimonio natural, bienes y personas de todos los ciudadanos del territorio español”.

En ese entorno «un bombero forestal Brif en calidad de presidente de esta Asociación de Trabajadores de las Brif, realizó unas declaraciones fuera de su jornada laboral a leonoticias.

En sus declaraciones el brigadista sancionado explicó que “queda mucho curro, pero columna conflictiva no hay en estos momentos”, así como que “estamos en unas labores que actualmente se centran en la línea negra y la consolidación del perímetro, para evitar que el incendio se reactive de nuevo”.

También confirmó que “En Castrocontrigo se quemaron casi 12.000 hectáreas y el trabajo fue inmenso”.

Atentado contra un derecho fundamental

De este modo, según denuncian las Brif, la empresa Tragsa atenta «contra uno de los derechos fundamentales de toda persona: la libertad de expresión como viene muy bien recogido en nuestra Constitución».

«Las BRIF se juegan la vida por cuidar el patrimonio natural de nuestro país y de los bienes y personas que en él habitan y la respuesta de quienes las gestionan es esta: coartar, censurar, amordazar y sancionar a sus trabajadores en vez de cuidar a unos profesionales que siempre dejan el nombre de la Brif y por ende de sus gestores en lo más alto, gracias a su trabajo, sudor y esfuerzo diario por poco más de 1.000 euros al mes. No se puede invisibilizar el trabajo que realizan las Brif«, recuerdan los brigadistas en un comunicado.

Igualmente se recuerda que ‘ATBrif‘ es referente en información de incendios forestales “por su correcta e impoluta utilización de redes sociales y medios de comunicación, cuidadosos en todo momento con la información transmitida por saber de lo importante que es una emergencia y de cómo se trata su información bajo un protocolo de comunicaciones y gabinete propio, reiterando que no dejamos de suplir un hueco de un gabinete de prensa oficial como puede tener la UME, por ejemplo”.

Apoyo de Podemos

El secretario general de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, ha mostrado su apoyo al brigadista sancionado por la empresa pública Tragsa.

“Apoyamos a Pablo, el trabajador de la Brif que ha sido sancionado por Tragsa. Es una nueva muestra de la involución de derechos y libertades en este país y nos parece impresentable e intolerable la conducta de Tragsa”, afirma el líder de la formación morada.

Fernández ha querido finalizar su muestra de apoyo confirmando su asistencia a la manifestación de esta mañana que condena tales conductas y señalando que “las Brif hacen una labor impagable” y que en esta ocasión “se han visto sometidas a un ataque contra la libertad de expresión intolerable en este país”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorZidane lleva al Madrid al ridículo ante el PSG
Artículo siguienteEl baloncesto español y la nociva publicidad de las casas de apuestas
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + diecinueve =