Algo más de media hora. Ese ha sido el tiempo en el que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha estado reunido con el Papa Francisco. El presidente de España, acompañado por su esposa, Begoña Gómez, llegó al patio de san Dámaso y fue recibido por Leonardo Sapienza, regente de la prefectura de la Casa Pontificia.

La audiencia papal es una reunión privada que se saltó el horario previsto, puesto que se inició con 10 minutos de antelación, a las 9.20 y se alargó hasta las 9.55.

La delegación española, formada, además del presidente y su esposa, estaba formada por la embajadora en la Santa Sede, Carmen de la Peña, y por miembros de Presidencia del Gobierno, cumplieron con el protocolo de vestimenta vaticano pero, a diferencia de otros gobiernos, las mujeres no se taparon la cabeza con tocas o peinetas.

Tras la reunión con Francisco, Sánchez tuvo un encuentro con Paul Gallagher, arzobispo secretario de Estado de Relaciones con los Estados. Según el Vaticano, no fue posible que la reunión se celebrara con Pietro Parolin, por problemas de agenda del secretario de Estado.

Audiencia en un momento clave

El encuentro entre Pedro Sánchez y el Papa Francisco se produce en un momento clave para ambos. Por el lado español, el presidente del Gobierno acudió a Roma con la petición de diferentes comunidades autónomas, salvo las del PP, reclamando al Ejecutivo la declaración del estado de alarma para poder tener una herramienta legal sobre la que cimentar medidas restrictivas, como el toque de queda, para frenar la segunda ola del coronavirus. Todo indica que mañana se celebrará un Consejo de Ministros Extraordinario en el que se decretará, una vez que el Gobierno ya dispone de los apoyos necesarios en el Congreso de los Diputados.

Por la parte Vaticana, Jorge Mario Bergoglio, dio un paso más hacia la adecuación de la Iglesia Católica a los nuevos tiempos al reconocer la validez de las uniones civiles entre personas del mismo sexo, algo impensable en las dos últimas administraciones vaticanas de marcado perfil ultraconservador.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre