El discurso de Pedro Sánchez sobre la violencia viene repitiéndose desde el mes de septiembre, inmediatamente después de las detenciones a los presuntos miembros del CDR, que se produjeron el pasado 23 de septiembre en distintas localidades catalanas.

Desde entonces, Sánchez ha exigido de manera reiterada a Torra que condenase la violencia, llegando a indicar que había de condenarse «cualquier tipo de potencial violencia». Esto lo decía el 25 de septiembre, momento en el que el asunto de los detenidos por los CDR se encontraba bajo secreto de sumario, por lo que no se podían conocer realmente los hechos de los que se les estaba acusando, además de que en este momento debería regir el principio de presunción de inocencia. Hemos de recordar que, hasta el momento, la información que ha sido filtrada, en muchos casos contradictoria, en ningún caso señala a acciones violentas cometidas por los detenidos, sino a posibles actos violentos que se supone estarían pudiendo preparar (todo en condicional, puesto que es precisamente el asunto que está bajo investigación).

A partir de ese momento, los titulares que se han publicado recogiendo las exigencias de distintos dirigentes políticos hacia el president de la Generalitat, Quim Torra, han ido en la misma línea: que Torra condene la violencia. Sobre todo, estos mensajes se han intensificado durante la última semana, cuando han comenzado a producirse las manifestaciones en protesta a la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo a los líderes independentistas por sedición, entre otros delitos.

Por su parte, Torra ha condenado en todo momento las acciones violentas que se han producido en Cataluña en los últimos días, diferenciando claramente al movimiento independentista (que siempre ha sido pacifista) de las acciones puntuales realizadas por algunos manifestantes de los que se desconoce su militancia. Ha hecho hincapié en todo momento en advertir que no se debe criminalizar a todo el movimiento independentista por los hechos que algunas personas, muy puntuales, hayan cometido y que en cualquier caso, se han condenado desde el Govern de la Generalitat en reiteradas ocasiones.

Además, también se ha denunciado públicamente la presencia de personas infiltradas, de grupos violentos de extrema derecha y la dura actuación policial ante manifestantes pacíficos.

Esta mañana, precisamente, después de que el president Torra haya intentado hablar con Sánchez en dos ocasiones durante el pasado fin de semana sin respuesta, y tras haber recibido una carta del presidente del Gobierno de España, que a su vez Torra ha contestado, en la emisora de radio Rac1 de Cataluña se ha mostrado un audio en el que podían escucharse las cinco veces en las que Quim Torra ha condenado de manera pública «culaquier tipo de violencia» durante estos últimos días. Una prueba que deja en evidencia la exigencia de Sánchez, que insiste en exigir al presidente catalán una condena que ya se ha producido en reiteradas ocasiones.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − diez =