La sesión de esta mañana en el Congreso de los Diputados ha sido un acto más en el penoso espectáculo de vodevil que está dando la izquierda española. Ni Pedro Sánchez ni Pablo Iglesias son conscientes del daño que, con sus posiciones maximalistas e infantiloides, están causando no solo al país, sino a esos millones de votantes que aún confían en un pacto que pueda salvar el Estado social y democrático de Derecho, la socialdemocracia en fin, ante el avance inexorable de la extrema derecha en toda Europa. Una vez más, un entregado, agotado y lacónico Sánchez se ha subido a la tribuna de oradores del hemiciclo, como un pedigüeño a las puertas de una iglesia, para implorar que le den la investidura gratis. Y una vez más, la derecha se ha reído de él. El líder socialista ha cambiado en los últimos meses. Ya no es ese hombre bravo que tomaba la iniciativa política frente a sus rancios barones, ni ese presidente aferrado a su manual de resistencia que generaba ilusión y confianza. Ahora parece un muñeco de museo de cera de más de un siglo, alguien predestinado a no ser investido nunca. Resulta increíble lo rápido que envejecen los líderes políticos en la era de la posverdad.

Así, el eterno candidato ha apelado a “los principales actores de la oposición”, es decir a PP y Ciudadanos, para que “abandonen el bloqueo” y permitan que se forme un Ejecutivo progresista que pueda acometer las “grandes transformaciones que necesita España” y que deben basarse en amplios consensos. Pero esa táctica de tratar de poner en aprietos al trío de Colón no solo es infructuosa y pueril, sino que le hace perder credibilidad ante el país y ante la izquierda en general. Sánchez debería abandonar ya esa manía errónea de la mendicidad que consiste en pedirle al señorito de la derecha que le preste sus escaños para poder gobernar por un rato. No cae en la cuenta el presidente en funciones que no es digno de un jefe de Gobierno estar todo el rato llorándole a la oposición. ¿Quién le aconseja que lo haga, quién le recomienda que se arrastre ante Casado y Rivera? ¿Iván Redondo? ¿El Íbex 35, como insinúan los ideólogos de Podemos? Si quiere ir a elecciones que lo haga ya, pero con gallardía, sin humillarse ante el franquismo sociológico.

Y mientras Sánchez escenificaba su derrota, su fracaso en la negociación, el que debía ser su socio, Pablo Iglesias, volvía a “tenderle la mano”. Bien es cierto que esa mano es interesada, nada altruista, tahúr, ya que solo pide sillones, cargos, cosas. Si Sánchez se parece mucho a aquel genial Camilo Sesto de sus mejores baladas que gimotea y suspira por un sueño inalcanzable (desde aquí nuestro más rendido homenaje al más grande de la canción ligera recientemente fallecido) Iglesias tampoco sale bien parado del culebrón de la investidura. Fue soberbio en la negociación con el PSOE cuando España necesitaba generosidad (su paso al lado se antojó una escena improvisada, un bienqueda para luego exigir ministerios); fue corto de miras, de luces cortas, cuando el momento requería grandeza, lucidez, atino; y excesivamente pasional cuando el país pedía que fuese pragmático, templado, práctico. No ha acertado en ningún momento en su estrategia ni en la lectura de la grave situación de parálisis institucional que vive el país y salvo sorpresa de última hora Podemos saldrá de este envite como un partido utópico, estéril, inútil, un constructo bien intencionado pero que nunca servirá como herramienta para la realpolitik.

Cuando Iglesias se quejó de que los cuatro ministerios que le ofrecía Sánchez, −permitiéndole entrar en un Gobierno de coalición−, eran decorativos, no vio el riesgo que se le venía encima: que finalmente sea su partido el que termine convirtiéndose en algo ornamental. Su propuesta a Sánchez de que mire hacia el modelo italiano, donde el PD ha alcanzado un acuerdo para gobernar en coalición con el movimiento Cinco Estrellas, es sencillamente un sarcasmo porque por fortuna España no tiene nada que ver con la Italia de Salvini. Al final de su discurso en el Congreso, el líder de la formación morada se ha terminado agarrando al recurso a la pataleta como un niño que quiere su juguete y no se lo dan. “Es preferible siempre un Gobierno de coalición antes que repetición electoral”, aseguraba por enésima vez, sin percatarse de que ese momento ya pasó y ahora estamos en otra fase: o Gobierno en solitario socialista o a las urnas. “Le vuelvo a tender la mano, le propongo que sobre la base de esas dos propuestas de julio nos sentemos a negociar; no será satisfactorio para ninguno de los dos partidos”, ha concluido en otra frase nefasta que no augura nada bueno. ¿Cómo demonios se puede confiar en un Gobierno en el que nadie, ni siquiera él, cree ya?

A estas horas, mientras continúa el debate y la figura de Pablo Casado sigue creciendo y mientras Albert Rivera se sigue enterrando en el insulto fácil y el ridículo y mientras Vox vive el debate como ese invitado que se aburre en la fiesta y está pensando en otra cosa (básicamente en cargarse la democracia) Sánchez e Iglesias seguían tirándose los trastos a la cabeza. “Hay un mal rollo en la izquierda”, diagnostica Ferreras en Al Rojo Vivo. Que la historia los juzgue por negligentes e irresponsables.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

7 Comentarios

  1. Oiga,desde cuando el PSOE es la izquierda?
    Dígame qué políticas verdaderas de izquierda ha hecho? No se confunda ni confunda al lector incauto.Ya está bien

  2. Disculpe,dígame cómo se efectúan cambios y políticas sociales sin cargos,sin sillones y sin cosas como usted dice. Le recuerdo que UP tiene la mitad de votos que PSOE y gracias a la excelente ley electoral disponen de un tercio de diputados que éstos. Esta ley de trileros que no quiere nadie cambiar todavía después de la modélica y franquista transición. Para cuándo la democracia plena en este punto pais de mierda?

  3. Totalmente de acuerdo con tus aportaciones Alfonso, el autor de este artículo desconoce el verdadero significado de la izquierda induciendo al lector en falacias.
    Sr. José Antequera su reflexión ha sido una experiencia vacua, estéril e inutil, gracias por mostrarnos su perspectiva, lo tendré en cuenta para no incurrir en el error de dedicar tiempo a sus palabras.

  4. Sánchez y el PxxE consiguen el desastre. Esperamos que los de «Con Rivera no» y los otros no admitan la publicidad de los medios que intentan vendernos como obrero y socialista un partido alejado de las clases ppopulares españolas y voten y lo hagan con responsabilidad.
    Los derechosos convictos ya sabemos que sí van a votar y a quiénes.

  5. No se puede ser equidistante en este tema. Ya esta bien de repartir culpas por igual, no es justo. El único responsable de que no haya un gobierno en España es el psoe y si hay elecciones en noviembre por lo que parece, el responsable será el psoe. Señor articulista no nos trate como si fuéramos idiotas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × tres =