A San Cristóbal le valió su condición de patrono de los automovilistas, camioneros y conductores de autobús y de taxi, para que en varias ciudades se usara como nombre de referencia para academias en las que obtener el carné de conducir. Autoescuela San Cristóbal. Boris Pérez fue una de las personas que obtuvo su carné de conducir en una de las Autoescuelas San Cristóbal debido, tal como él mismo indica en sus memorias, “al buen hacer de los docentes y a la segura intervención del propio santo”.

Pero San Cristóbal también es patrono, por extensión, de los barqueros y de los marineros, así como de los viajeros, al ser estos usuarios de los medios de locomoción. De alguna manera su patronazgo se extendió a los vendedores de fruta, a los solteros, a los arqueros y a los afectados de dolor de muelas, entre otros.

La historia de San Cristóbal se sitúa hacia la mitad del siglo III, y se recoge en la conocida como Leyenda Áurea. Se refiere a Cristóbal de Licia, a quien describe como un gigante cananeo que ayudaba a los viajeros a atravesar, llevándolos sobre sus hombros, un peligroso vado en un río.

En el año 1969 el Papa Pablo VI ordenó revisar el calendario litúrgico para suprimir a los santos de los que no hubiera constancia de suficientes pruebas. Es lo que ocurrió a partir de entonces con San Cristóbal, cuya celebración y veneración dejó de ser obligatoria. Lo mismo pasó con San Jorge de Capadocia, patrón de Inglaterra y del que es muy conocida la leyenda de San Jorge y el Dragón, y con otros más como Santa Úrsula, Santa Filomena o Santa Librada.

Todo esto va en la línea de que no hay cosas para toda la vida, ya que las situaciones cambian, y aunque pasen cientos de años, pueden seguir cambiando. Es el perpetuo cambio de la realidad que explicaba Heráclito.

De esta forma Inglaterra se quedó sin su patrón, Jorge se quedó sin su dragón y San Cristóbal se quedó sin ser San. Al recibir esta información Boris se preguntó preocupado: entonces ¿qué pasa con mi carné de conducir?, ¿seguirá valiendo?

Compartir
Artículo anteriorSánchez vota por Vox
Artículo siguienteAbril es el mes más cruel
Profesor Titular de Universidad de la Universidad de Cádiz, en el Departamento de Estadística e Investigación Operativa, adscrito a la Facultad de Ciencias del Trabajo. Ha sido Vicerrector de Alumnos de la Universidad de Cádiz (desde el año 2003 hasta el 2013) y Vicerrector de Responsabilidad Social y Servicios Universitarios de la Universidad de Cádiz (desde 2013 hasta 2015). Durante estos doce años, ininterrumpidamente, ha tenido entre sus competencias el Área de Deportes de la Universidad de Cádiz. Ha promovido la creación del Aula Universitaria de Fútbol de la Universidad de Cádiz, y en estos momentos ocupa el cargo de Director del Aula de Fútbol. Tiene el título de Entrenador Nacional de Fútbol con Licencia UEFA-PRO. Ha entrenado en las categorías Infantil y Cadete del Cádiz C.F. desde el año 2010 hasta la actualidad. Además, en el Cádiz C.F. ocupa el cargo de Coordinador de Delegados y Auxiliares de Fútbol Base desde el año 2014.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 15 =