Las sociedades beduinas gozan de una facilidad de comunicación impresionante. Prácticamente no pueden existir sin la ”jabaru” o noticias. De allí el largo saludo entre las personas cuando se encuentran. Se transmiten todas las noticias que recorren, como la pólvora, el grandioso desierto. El medio mas apropiado donde se expanden y se divulgan  noticias, no es otro que mediante largas charlas. Suelen sostenerse hasta la madrugada.  Ante una tetera del interminable y eterno té característico se habla, mientras dure el fuego en el brasero. Mágico y atemporal. Se saborean centenares de vasitos de té a diario. Se analizan, con fruición, noticias varias con bulos, fake news y todo lo demás. Alrededor de una hoguera si se está en el desierto, o de un hornillo en los salones de casas, no falta nunca una bandeja para el té. Se habla y se habla y se habla. El desierto sin noticias no puede existir. Tampoco el beduino.

Ese modo de vida existía antes de la aparición de internet y redes sociales. El beduino ya clasifica y transmite las noticias. Como cataloga a todos los seres, de su contorno, en función de la pertenencia de sus tribus, historia personal, familiar y tribal de cada cual. No se pierde nada. Todo se economiza y se memoriza en la mente colectiva que nunca olvida. Ni lo más nimio detalle  escapa a ese pendrive beduino . identitario, bien guardado; disponible en la mente de cualquier individuo de esa sociedad trashumante, hoy globalizada, y con móviles inteligentes..

 Son sociedades con cultura oral imperante y dominante. Prefieren el verbo que la letra escrita. Fabular que escribir. Hablar que oír. La poesía que a la prosa. Y sobre todo, son sociedades libres como el propio viento del desierto. Retener a un beduino es aniquilarlo, desequilibrarlo. Nunca nadie tuvo vecino eterno ni tampoco tuvo dirección fija hasta que llegó el Polisario.

Este movimiento, surge a principios de los años setenta,  se proclama “representante único y legitimo” de un pueblo que aun hoy no se pudo determinar ni su cuerpo electoral ni sus  fronteras terrestres. Su única baza y suicidio al mismo tiempo es la raíz tribal y no la jurídica. Y para el logro de tal fin crea los campos de Tindouf ( Argelia).

Lo que se desconoce para la opinión en general: que  esos campos han sido creadas sus bases, ya  en el verano del año 1974, con jaimas, (tiendas),  de beduinos saharauis -argelinos. Un año y pico antes de la marcha verde se ejecuta ese plan.

De este modo se  arrastra parte de la población a los campos de Tindouf. mientras que la población de origen mayoritariamente vive en sus ciudades de origen. Según el ultimo censo de las Naciones Unidas, el año 1998, el 73% de ese pueblo  se asienta en su tierra de origen. Vota en diferentes partidos, tienen sus electos y sus representantes en el parlamento marroquí.

Así , y en contra de su naturaleza, parte de esa población se vio confinada  en la Hamada de Tindouf como se apuntó. Convertida en un fondo de comercio en medio de la nada. Se adoctrina y se convierte en una secta que solo obedece y no contesta. Se disuelve así, y sin desearlo, una sociedad arrancada de sus tierras de origen con falsas promesas, convertida en rehén a su pesar. La mayoría de la gente arribada  allí ha fallecido, dejando lamentablemente un reguero de  hijos apátridas y sin futuro. Un verdadero desastre que necesita urgente solución.

Se da paso al discurso único. Favorecido en partes por una sociedad en estado embrionario, bíblica, congelada en el tiempo. Su colectivismo natural es aprovechado para imponer un sistema totalitario. Se instaura el hermetismo mas absoluto. El miedo y el terror se apoderan de la gente. Se adoctrina dentro de los campos como fuera. Se promete un nuevo Kuwait magrebí y fabulas miles que no se sostienen en realidad. Se inventan amigos por todos lados. El que discrepa es enemigo. El que logra zafarse de allí se veja y se le cuelga el sambenito etc.

Gracias, pues,  a esos campos y a la desinformación que nunca antes pudo infiltrarse al exterior. El Polisario pudo mantener la situación a su gusto. Adquiere apoyos y sobre todo ingentes cantidades de dinero.

Y lo peor farsa, que se divulga por todas partes es que el pueblo saharaui esta en su totalidad en los campos de Tindouf,

Si hay algo en que ha triunfado de modo magistral el Polisario, durante cerca de cinco décadas de sufrimiento y privaciones de almas inocentes, confinadas psicológicamente, dependientes económicamente, es encubrir toda información capaz de desvelar, sobre todo, atropellos de derechos humanos, maltrato y cárceles de madres solteras  y robos de ayuda humanitaria. Y más aún la naturaleza de la propia organización que se presenta como el mesías salvador, el Mahdi esperado, de los “pobres saharauis” que  según alguno de sus dirigentes más atrevidos, “el ministro whatsapp”( originario de Marruecos) , la  historia de ese pueblo  sólo comienza  a partir de la fundación  oficial de esa organización, en Zouerate (Mauritania), el año 1973,conformada de personas, provenientes de cuatro países, unidos solo por los lazos tribales.

Una vez firmada la paz por parte del Polisario y Marruecos, sin nada a cambio. Esa organización se ancla en el pasado y se radicaliza mucho más a tal punto que cualquiera que abandona, el barco que ya se está hundiendo, es vejado con todos los medios de comunicación que posee. Esa república “democrática” no reconoce opiniones discordantes o, al menos, opiniones que no sean avaladas por la jefatura suprema. Ni asociaciones ni opiniones libres. Cara al exterior son una replica de la Republica de Moro donde “no corre el dinero” y todo el pueblo obra por su “liberación”

Pero lo que no preveía el Polisario son  los efectos de la globalización. Su gran error  es  la no medición de las consecuencias de la universalización de internet. Eso llega justo en el momento en que estanca definitivamente el proceso. Ni guerra ni paz. Y con la aparición de centenares de jóvenes formados y capacitados  en otros países, con ansias de disfrutar la vida  según sus propias cosmovisiones. La experiencia demuestra que pocos de esos egresados de universidades se mantienen allí en los campos de Tindouf.

Y con la irrupción  de las redes sociales, primero el Fecebook, después el wathsap, se acortan las distancias, se rompen las fronteras y se recobra la voz individual se universaliza el internet y se cava la tumba del despotismo .Se abre en definitiva la caja de pandora en los campos Tindouf. Se ofrecen la posibilidad de romper tabús, de comunicar  con sus familiares en todas partes, y expresar sin temor sus dolencias. Comienza una nueva revolución gracias al watshap. Nace el individuo en detrimento del colectivo.. Toma conciencia de su individual y personalidad. Se destruye el cerco de desinformación, punto fuerte de esa organización.  Corre el dinero y alimentos y vida social ; sale y entra la información, se ve el mundo con ojos desvendados. Surge otro tipo de sociedad que  ya no acepta la manipulación. Ahora se puede tomar té entre personas situadas cada uno en la otra punta de la tierra. Y de repente muchos, desilusionados, descubren  que el Polisario  es una pelota picada en mitad de Rabuni. Todo eso gracias a internet.

Gracias a eso se da paso a la primavera “watshapiana” en esos campos. Y se crean tarimas orales propias. Surgen  miles y miles de grupos de watshap.  Se sacan a la luz asesinatos y barbaridades, injusticias de todo tipo, sobornos etc.. Se cuentan horrores  impensables. Lo ultimo de ellos es el vil y salvaje asesinato, ayer,  de dos adolescentes,  Maha y Ali, encerrados en una veta de una mina, abandonada en el desierto de Tindouf, por soldados argelinos. Su crimen es buscar sustento en medio de la nada.

Las redes sociales logran vencer el régimen totalitario que tuvo la torpeza de cometer dos erros capitales. El primero , es afincar a una masa beduina en unos campos y la convierte en la masa base de  un solo partido  política-militar ; el segundo, en acaparar la información y convertir la gente en una manada pavorida y dócil, sin voz ni voto.

Internet ofrece la posibilidad de universalizar la información. Cava la tumba del Polisario obsoleto y su dogma. Se individualizan las personas. Cada cual piensa por si mismo. . Recobran su propio yo y sienten la necesidad de comunicar lo que cada cual piensa o siente individualmente .  Se provocan el debacle de Polisario que se mantenía gracias a la desinformación y el discurso único y el miedo. Su escaso lenguaje creado a principio de los setenta ya  pasó a mejor vida

Los elementos adyuvantes a esa transformación social son, principalmente, la oferta comunicativa brindada por las redes sociales; el nuevo mundo de la comunicación;  el alto nivel cultural de los jóvenes contrariamente a sus progenitores, mayoritariamente analfabetos; la diáspora saharaui  sobre todo en los países europeos y americanos; el transito casi diario entre los países magrebíes por esos jóvenes. Todo eso favorece la creación de  la nueva conciencia adquirida por esos jóvenes gracias a su acervo cultural y poderío de análisis individual y colectivo y vivencias fuera de esos campos; y por ultimo a sus  necesidades económicas.

Todos esos factores provocan  y catalizan una nueva conciencia basada en la búsqueda de una salida honorable a la crisis y al status quo vivido durante tanto tiempo. Y el tajante rechazo a esas practicas antiguas y a sus dirigentes geriátricos.

Es una pena que esa revolución bulliciosa y pacifica que solo pide justicia, en medio del silencio, no la escuchen esas  voces occidentales, entusiastas, que creen que defienden los derechos de saharauis y siguen alarmados por la cuestión de “los derechos humanos” en un solo lado del tablero del conflicto.

Pero si, hay otras opiniones de saharauis y no saharauis que alzan sus voces por una vida digna a todas personas ; manifiestan sus repulsas a esas practicas dignas de los regímenes totalitarios y sanguinarios. Y piden justicia

Las revoluciones no se ganan nunca y menos si están fuera de las fronteras y dirigidos por extraños al territorio, sujetos a las aleas de la geopolítica que le bien muy grandes.

Tarde o temprano el mundo se dará cuenta que «es más fácil coger a un mentiroso que aun cojo», como reza el refrán español.

¡Gracias Watsap! por su inestimable ayuda en la defensa de los verdaderos derechos humanos de víctimas de la eterna espera. Y por desvelar la verdadera cara de los inmovilistas que convierten el estatus quo en un fondo de comercio muy rentable. Tu si que te mereces premios  internacionales. Bien lo tiene muy  merecido. Y mas lo merecen esas personas que han perdido el miedo y han usado el Watshap para levantar la voz de alarma, salvar personas perseguidas o secuestradas,  y denunciar sin cansarse.

Los verdaderos defensores de los principios de DDHH no se deben confundir con activistas políticos que solo defienden un solo punto de vista en detrimento de la verdad, y en beneficio de intereses particulares.

Gracias también a esas personas que han sabido rectificar y entender tan complicado tramado de modo objetivo. Pues alinearse a un  lado solo ayuda a perpetuarse ese conflicto que tienen que solucionarse sin vencederos ni vencidos. Entonces se consigue una paz verdadera en toda la región magrebí.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre