El formato de artículo me obliga, por usted lectora primeriza o renovado lector, a repetir ideas. He aquí mi teoría: el Estado no existe en ningún lugar sin el ejercicio de la libertad ciudadana para participar en la labor de gobernanza, incluida la posibilidad de poder enjuiciarla en algún sentido. O sea que España y los hermosos países viejos que nos rodean: como Estados no tienen ni un siglo en la mayor parte de los casos, y lo de antes es un despertar truculento en la libertad para el que unos cuantos usaban el concepto con una acepción radicalmente diferente a la actual. Vamos que la Historia de España es una trola gigante para justificar los crímenes de individuos (casi siempre tíos) dominantes muy bien localizados.

A lo mejor si fuéramos más conscientes de que hasta la aparición de los derechos universales de ciudadanía no hemos sido más que una propiedad en uso para un puñado de timócratas, estas ideas narcotizantes de Catalunya o España, todo ese patrioterismo con ínfulas intelectualoides gualdrapeando en nuestras mentes no nos impedirían ver lo que está pasando. Conviene pensar la Historia; porque estudiársela es lo propio de las dictaduras; aquí cada vez hay más interés en controlar la Enseñanza para ello, para que la sepamos… pero no la pensemos.

Yo tengo la impresión de que España es una enormísima industria en decadencia que por dentro se está vaciando, probablemente intentando parecer lo que ya no es por estrategia pura, para conseguir socios, préstamos o persuadir a los usuarios de que sigue mereciendo la pena trabajar en ella. Las fábricas obsoletas tienen esa impronta que sólo los operarios avezados y viejos conocen, preguntándose entre maravillados y preocupados cómo es posible que funcionen.

El Estado español se vacía por fisuras de tuberías podridas en inversiones fuera de toda lógica, pagamos ahora la falta de planificación y la supuesta neutralidad ideológica de nuestros responsables gobiernos del PPSOE. Como en lugar de un diseño económico de prioridades y estructuración del Estado (esto es: del dinero al hecho), hemos tenido a gerifaltes ingeniosos y economistas-juristas buscando justificar a posteriori sus desmanes (esto es: del hecho al dinero), nos encontramos con la obligación de sostener, con los impuestos que deberían servir para equilibrar las diferencias y vivir con dignidad, grandes monstruos inútiles generadores de déficit y poca enjundia de retorno.

¿Un ejemplo? La mastodóntica Universidad española, que absorbe presupuestos como si fuera más que una comunidad autónoma y jamás tiene lo suficiente para dedicarse a lo importante, a la investigación; es una escuela de formación para entrar en política con un supuesto prestigio, toda rectora que se precie o todo rector que se lo crea termina de Consejero, alcaldesa o ministrable. No me extraña, gestionar una universidad por modesta que luzca es como hacerse cargo de una gran ciudad, una región, apenas tiene que ver con lo académico. ¿Cómo dar marcha atrás a este diplodocus? Ningún gestor quiere ni puede…

El puñetero desastre del transporte público, que en vez de mantener el diálogo necesario entre la centralización y descentralización, entre un puñado de líneas rápidas radiales necesarias y una capilarización que permitiera moverse por todo el país con una accesibilidad aceptable, ha primado la estupidez del AVE o los aeropuertos inútiles construidos sólo a mayor gloria propagandística además de las comisiones adorables y fáciles de los presupuestos gigantes. ¿Quién corta el deseo de AVE en estas politiquillas sin mirada?

Y digo ¿no hay un sólo cargo público que se haya dado cuenta de que las carreteras secundarias están absolutamente abandonadas, que son un peligro y una vergüenza? Lavan la cara a las autopistas, debaten sobre quién debe pagarlas y dan a entender que se puede ir por cualquier parte de España… mentira, y se lo digo yo que paso a diario por algunas de ellas y cualquier día se me desarman los tornillos del coche o me pego un hostión… Como con toda la red vial, el interés empresarial ha primado sobre la necesidad de la ciudadanía en todos los sentidos, en el fondo se nos vende como “mejora” una forma de presión más para incrementar la velocidad de la mercancía (incluidas las personas)… ¡beneficios!

Casi todo lo Público está sobredimensionado, hipertrofiado, gobernar se ha convertido en gestionar esta industria-nación desproporcionada y con menos capacidad operativa progresivamente, y quienes la trincan son como esos gestores ratas que sólo vienen a ver qué sacan en una quiebra. España, Europa, el mundo, necesitaban una redefinición del capitalismo, de las fronteras, de los derechos humanos, de la globalización, de los movimientos migratorios, de… casi todo, la Caída del Muro y la Crisis de la economía especulativa exigían ideas políticas de verdad, alternativas, una reestructuración del sistema pragmática que atendiera a prioridades como la dignidad humana y la sostenibilidad: a cambio tenemos a Trump, Putin, China y otros saltimbancos…

Acabamos de ver un primer tiento: la Primavera Árabe, los movimientos sudamericanos emancipatorios de las políticas USA, el 15M… todo fracasado y decantado en nuevas dictaduras o estados fallidos, sátrapas bananeros de nuevo cuño y una izquierda europea que se ha devorado a sí misma incapaz de sustraerse a los discursos tradicionalistas de los partidos clásicos, cuando no han alimentado a la bestia del populismo fascista.

Sólo “no”, sólo necesitamos a una alcaldesa, verbigracia, que diga “no” a las fiestas, a la religión y sus vejatorios rituales, a la intervención económica, al control de la cultura, a esa mierda disfrazada de sanidad que llaman deporte; un alcalde que decida dedicar los presupuestos a mantener limpia la ciudad, a dar servicios sin fallos, a transportar a la gente con dignidad, a garantizar seguridad mientras hace un trabajo verdadero y a la larga en las zonas desfavorecidas, a vincular los permisos municipales a códigos éticos y que no venda los centros de las ciudades a esa miseria del turismo que ingresa la mayor parte de los beneficios en la buchaca privada sin que haya una repercusión real en el 60% de la población que no tiene otra salida laboral y que atiende al “tourista” por la manutención-miseria de temporada, que prefiera habitabilidad a diseño paisajístico… no sea que se estén creyendo contemporáneos nuestros y sólo alcance a ser un remedo ridículo, una migaja del mejor Alcalde Carlos III, ni siquiera ilustrados déspotas.

Sólo hace falta alguien, el primero, la primera que vuelva a una política de verdad, que comience el desguace de esta ruina evidente… Ahí comenzará la revolución del siglo XXI.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCónclave ultra en la bienal Vargas Llosa de Guadalajara (México)
Artículo siguienteEl PSOE podría declarar la emergencia climática cuando forme Gobierno
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

1 Comentario

  1. estan desmontando lo publico y solo lo usan para enriquecer a lo privado
    viven d nª desgracia y enfermedad creadas deliberadamente
    ns lo quitaron to cn violencia hace siglos y ahora ns lo revenden mas caro desp d trabajar cada vez mas pata cn el beneficio folgarse a nª hermana

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre