Marta Rosique ha retomado en su intervención de hoy en el Congreso de los Diputados la lista pendiente de los nombres de personas que han sido víctimas de violencia racista. Quedó pendiente cuando, en la comisión parlamentaria presidida por Patxi Lopez se retiraron sus palabras del acta de sesiones. «Sí, creo que existe racismo institucional. Y borrar esta idea del diario de sesiones lo invisibiliza y perpetúa».

Estaba pendiente la intervención de esta diputada de ERC, después de que hace unos días su denuncia quedase silenciada en sede parlamentaria.

«Porque un policía con una porra y una ley mordaza que le ampara, que sea racista, acaba siendo más peligroso que otros. Ahora con la intención propositiva de defender los Derechos Humanos tengan el origen que tengan, ¿Considera el Gobierno español que se deben tomar medidas para evitar el racismo en el ámbito de la seguridad?»

Marlaska ha pedido, para empezar, que se eviten las generalizaciones, porque «si algo define a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad es su profesionalidad para garantizar a la ciudadanía el ejercicio de sus derechos y libertades». En este sentido, generalizar «implica un profundo desconocimiento».

Ha recordado la prohibición de discriminación en la legislación que regula el cumplimiento de las funciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que deben garantizar el ejercicio de derechos y libertades y la discriminación no tiene cabida en sus funciones. Le ha recordado también que existe una oficina específica para perseguir los delitos de odio.

Se puede y se debe hacer mucho más, según el ministro. Y lo ha considerado «algo anecdótico». Ha incidido en la necesidad de la formación de todos los miembros de la sociedad en lo que se denomina «ética pública».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre