martes, 15junio, 2021
23.3 C
Seville

Rociito, mujeres y violencia psíquica

- Publicidad -

análisis

Ortega Smith emula a Herri Batasuna al desmarcarse de la condena contra el terrorismo machista

El portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, se ha vuelto a negar a ponerse detrás de la pancarta del...

El Repaso del 14 de junio: la derrota de Susana Díaz, el pinchazo de Colón, el foco sobre el rey, y el inicio del...

Como cada día en El Repaso, analizamos la actualidad más destacada de manera breve para que estés al día de una manera sencilla y...

Ayuso pone contra las cuerdas al rey

Está visto que a Isabel Díaz Ayuso no se la puede dejar sola por ahí. Cuando Casado y MÁR no la atan en corto,...

Casado pincha y Sánchez sobrevive al 13J

Casado pincha y Sánchez sobrevive al 13J. Un tiro en el pie representó ayer domingo para Génova y Pablo Casado, que no consiguieron grandes...
- Publicidad-

Aún no gozando de mi simpatía, aún teniendo claro que no es posible ese lujo de detalles en una narración tan plagada de matices después de tanto tiempo, salvo estar construida ex profeso; aún no justificando, en absoluto, que en los últimos años haya dejado como cosa perdida a sus hijos en manos precisamente del «diablo» – según su propio relato -; aún pareciéndome realmente execrable que ahora lapide públicamente a su hija – por dinero – cuando ya fue condenada y pagó su deuda con la justicia; y aún sin asumir que su hijo no tiene la culpa de lo ocurrido y lleve años sin hacer nada por él, voy a reconocerle un único punto positivo a Rociito: ha construido un relato con el que ha puesto nombre a lo que muchas mujeres anónimas padecen, sin saber que eran ellas las auténticas víctimas.

Llevo muchos años oyendo relatos de mujeres, de vidas marcadas por algo mucho más sutil que una bofetada, un empujón, o una patada directa al vientre, incluso estando preñado y siendo testigo de que solo reparan en la crueldad de lo que viven cuando desde fuera les adviertes que eso que sufren no deben seguir soportándolo, porque los malos tratos sin violencia física existen y marcan algo mucho peor que la piel. Marcan el alma.

Una violencia que no entiende de clase social, o educación y tan dañina como la otra. La heroina siempre fue la droga de baja clase, pero la cocaina, limpia, aseada y con mucho estilo, no es menos droga que aquella.

“Eres una madre de mierda», “no sirves ni para echar un buen polvo» “eres un parasito, gastándote  mi dinero” “pareces una puta barata con esa falda” “límpiate esa cara de zorra y esos labios pintados» “ni tus hijos te soportan» “algún día te daré lo que te mereces» “hasta el aire que respiras es mío» “eres una guarra que no sabe ni limpiar esta mierda de casa» “¿ a quien te habrás follado hoy ?” “inútil, eres una inútil»… Una vez escuché a una mujer que llevaba más de cincuenta años sufriendo el mismo comportamiento de su marido, cada día: cuando llegaba del bar para comer, casi siempre con dos copas de más, ella le servía la comida y si no le gustaba en exceso, “solo” la miraba, le decía “inútil” y le tiraba el plato al suelo, haciéndole recoger los restos esparcidos. Solo eso. Cada día.

No puedo justificar a las Carlotas Correderas y a los Jorges Javieres de turno que de repente se convierten en adalides de la violencia machista en una cadena que sistemáticamente ha pisoteado a las mujeres y que lo hacen con discursos sesgados y tendenciosos  -mirando a cámara con los ojos empañados “ad hoc”- hablando sobre cosas que realmente ignoran y todo, siempre, a golpe de talón. No, no los justifico porque como jurista tampoco puedo compartir que se conviertan en jueces sin juicio y fulminen el sagrado derecho a la presunción de inocencia.

Aquel hombre que tiraba los platos cada día fue denunciado por sus propias hijas. Murió a los pocos meses en un centro donde lo habían internado tras la orden de alejamiento que le impuso un juez de verdad. Y lo hizo solo y me contaron que muy delgado. Cuando tiraba el plato de comida, nunca le pusieron otro. Recuerdo que no sentí ninguna pena.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El espíritu de Suresnes

Ya he tratado este tema hace años, pero me ha venido a la mente el tango y quiero recordar aquel espíritu que vino de...

Bendita vacuna… ¿Maldita vacuna? (II)

Hay una curiosa expresión, casi siempre certera, que dice que «de aquellos polvos, estos lodos». Esta locución, en forma de advertencia, se suele utilizar...

Nueva trampalidad

Se confeccionan pasaportes digitales a medida, para territorio internacional y local, abarcando toda presente y futura restricción, a buen precio y de probada eficacia....

La anunciada conversación de Sánchez con Joe Biden se reduce a un breve encuentro en los pasillos

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente estadounidense, Joe Biden se han saludado y han charlado en un pasillo en la cumbre...
- Publicidad -

lo + leído

El espíritu de Suresnes

Ya he tratado este tema hace años, pero me ha venido a la mente el tango y quiero recordar aquel espíritu que vino de...

Bendita vacuna… ¿Maldita vacuna? (II)

Hay una curiosa expresión, casi siempre certera, que dice que «de aquellos polvos, estos lodos». Esta locución, en forma de advertencia, se suele utilizar...

Nueva trampalidad

Se confeccionan pasaportes digitales a medida, para territorio internacional y local, abarcando toda presente y futura restricción, a buen precio y de probada eficacia....

La anunciada conversación de Sánchez con Joe Biden se reduce a un breve encuentro en los pasillos

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente estadounidense, Joe Biden se han saludado y han charlado en un pasillo en la cumbre...