domingo, 3julio, 2022
21.5 C
Seville

Rivera también fracasa en el mundo del Derecho

El despacho Martínez Echevarría asegura que la aportación del fundador de Ciudadanos a la empresa “fue ninguna y su implicación nula”

- Publicidad -

análisis

Redistribuir la riqueza ante inflación y guerra

La invasión imperialista rusa de Ucrania va a prolongarse, amenazando la paz y la estabilidad, y amplificando los efectos que ya está teniendo en...

El Efecto Sánchez: los salarios se devalúan un 6,4% y la inflación se dispara al 10,2%

Pedro Sánchez comparecerá ante el pueblo español para rendir cuentas entre el 12 y el 14 de julio después de 4 años en los...

El Repaso del viernes 1 de julio: conclusiones de la cumbre de la OTAN, Finlandia y Suecia siguen fuera, guerra en Ucrania y portadas...

En El Repaso te pondrás al día en un "santiamén". Puedes escuchar El Repaso de hoy en formato audio, pulsando aquí (no te olvides...

Pedro Sánchez ahora tiene prisa para rendir cuentas ante el pueblo, tras 4 años escondido

Pedro Sánchez ha tardado más de 4 años en dignarse a rendir cuentas ante el pueblo español. Desde junio de 2018 en que fue...
- Publicidad -
- Publicidad-

Albert Rivera anuncia que, dos años después de haber sido contratado, deja el despacho de abogados Martínez Echevarría por propia voluntad. Sin embargo, los responsables del bufete dan otra explicación a la película y aclaran que su salida de la empresa tiene que ver con que “su aportación fue ninguna y su implicación nula” (ayer algunos medios de comunicación madrileños iban todavía más lejos al publicar que, según fuentes del prestigioso despacho, la productividad de Rivera “estaba alcanzando niveles preocupantes, muy por debajo de cualquier estándar razonable”).

En realidad, estamos ante dos versiones de un mismo hecho –la interesada y personal de Rivera y la oficial de la empresa– que no tienen por qué ser contrapuestas o divergentes. El exlíder de Ciudadanos puede haber dado por acabado su periplo como letrado de Echevarría por iniciativa propia, la corporación ponerlo de patitas en la calle por no haber alcanzado los objetivos y ambas afirmaciones ser ciertas. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Desde la distancia, y siempre por influencia de la literatura y el cine, uno ve a esos bufetes de relumbrón de Madrid como los grandes salones del poder de hoy, pasarelas por las que transitan personajes de trajes caros, cabello engominado y maletines cargados de secretos de Estado. En estos dos años con la biuti, con la crème de la crème de la abogacía española, Rivera ha vivido su particular sueño americano de fama, prestigio y dinero. Su historia de auge y caída, de éxito rápido y fracaso más vertiginoso aún, recuerda en buena medida a La hoguera de las vanidades, el novelón de Wolfe. Por un tiempo, el fundador de Ciudadanos ha vivido su propia ficción existencial entre despachos perfumados y forrados en madera de caoba, cajas de habanos a mil pavos y bibliotecas repletas de Aranzadis y libros como lingotes de oro hasta el techo. Al igual que el corredor de Bolsa Sherman McCoy –protagonista principal de la historia de Wolfe– se consideraba “el máster del Universo” por trabajar en las plantas más lujosas de los rascacielos de Wall Street, también Rivera ha debido sentirse, aunque por poco tiempo, el dueño del mundo. O quizá se vio como Kevin Lomax (Keanu Reeves), aquel joven y brillante abogado de Pactar con el diablo que un buen día recibe el ofertón de su vida para fichar por uno de los más flamantes despachos de Estados Unidos y decide entregarse a un hombre siniestro, John Milton (Al Pacino), para dejarse arrastrar a los infiernos de la codicia y la depravación.

De alguna manera, tras su triste dimisión en Ciudadanos, Rivera se vio enfundado en un traje Hugo Boss y llegó a pensar que la abogacía era como la política, medrar tocándose los cataplines y soltando veinte chorradas por minuto, en plan Pablo Casado. Erróneamente, debió creer que con alcanzar los palacios jurídicos de cristal ya era suficiente, que con llegar a la planta cuarenta y tantos del mejor rascacielos del Manhattan madrileño ya había entrado en el Olimpo judicial, que los compañeros le pondrían una alfombra roja, lo reverenciarían por su pasado de líder de masas, lo invitarían a cenar cada noche en los mejores restaurantes (ostras y Dom Perignon) y que babearían por compartir su agenda de contactos. Sin embargo, una vez más, estaba equivocado. Su gran error fue confundir el final con el principio, acariciar el cielo con conquistarlo para siempre y dar el pelotazo fácil con el trabajo duro. Ya dijo Albert Camus que el éxito es fácil de obtener, lo difícil es merecerlo. En este mundo competitivo y cruel marcado por el capitalismo salvaje, el apellido no sirve de nada si no va a acompañado de una formidable facturación mensual con varios ceros en la cuenta de resultados.

Rivera, como buen neoliberal que es, debería saber que la empresa privada es una jungla de asfalto donde no hay amigos, donde las biografías y currículums más o menos brillantes quedan en papel mojado y donde hay que batirse el cobre, día a día, ganando jugosos pleitos, hundiendo enemigos y aplastando cabezas en los tribunales. Nada de eso parece haber caracterizado al exjefe naranjito en su discreta etapa como letrado de Martínez Echevarría. Las fuentes de la firma no pintan a Rivera precisamente como un ganador de grandes casos, ni siquiera como un fino jurista que haya marcado una época, sino como un escaqueador y un ocioso. De esa manera, los responsables del bufete entendieron que si el ilustre pasante (más bien paseante) fue capaz de levantar un partido y hundirlo al cuarto de hora –en un ejemplo perfecto de carrera meteórica desde el estrellato hasta el estrellarse– había riesgo de que en su etapa como jurista se convirtiera no solo en una rémora improductiva sino en un gafe capaz de hundir a la empresa.  

Ahora que Yolanda Díaz ha logrado aprobar su reformilla laboral, por los pelos y con la ayuda de un diputado popular atolondrado, quizá Rivera se beneficie de alguna ayuda antes de quedar con una mano delante y otra detrás (así llegó al Parlamento). Aunque bien mirado, no le faltará para llegar a final de mes y pagar la factura de la luz. Si la formidable odisea de Rivera en la política terminó en ridículo espantoso, su incursión en el mundo del Derecho también ha sido más bien discreta y queda como un flojo que no daba el callo. Ambos territorios ya los tiene trillados y de ambos sale derrotado, escaldado, como un vulgar loser. Siempre puede probar en las tertulias del circo mediático, con otros desahuciados de la vida y de la política. Ahí seguro que le dan bolilla.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Siempre que puedas, cuenta

El científico que diseñó el cohete Saturno V lanzado en la primera misión Apolo a la Luna: “Quieres una válvula que no gotee y...

Las sillas que van rotando en las secretarias de Estado y su efecto en la ciudadanía- parte II

A veces se ven venir las cosas y no es necesariamente por tener el don de la clarividencia…simplemente estamos ya habituados a que los...

Excusas y navajas

En esta ocasión el médico investigador Boris Pérez llegaba tarde a una cita, y en el camino iba pensando en dos navajas. La primera...

Patti Smith, Scarpa, Olga Novo y mi primo favorito

El rey de los lunes -dos veces cada mes- es mi amigo Scarpa, Gonzalo Escarpa, quien por acto de magia los convierte en poesía....
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Siempre que puedas, cuenta

El científico que diseñó el cohete Saturno V lanzado en la primera misión Apolo a la Luna: “Quieres una válvula que no gotee y...

Las sillas que van rotando en las secretarias de Estado y su efecto en la ciudadanía- parte II

A veces se ven venir las cosas y no es necesariamente por tener el don de la clarividencia…simplemente estamos ya habituados a que los...

Excusas y navajas

En esta ocasión el médico investigador Boris Pérez llegaba tarde a una cita, y en el camino iba pensando en dos navajas. La primera...

Patti Smith, Scarpa, Olga Novo y mi primo favorito

El rey de los lunes -dos veces cada mes- es mi amigo Scarpa, Gonzalo Escarpa, quien por acto de magia los convierte en poesía....