Según ha informado la Cadena SER, Albert Rivera habría presentado su dimisión como presidente de Ciudadanos en la Ejecutiva que se está celebrando en la sede central del partido naranja de la calle Alcalá de Madrid.

Los malos resultados en las elecciones generales, la estrategia fallida de abandono del centro y de los valores liberales, además de la mala imagen que Rivera tiene entre los españoles, han generado voces críticas en el seno de Ciudadanos que son la causa de esta división.

Han sido muchos los líderes del partido naranja los que, desde que se conocieron los resultados definitivos, han incidido en que era el tiempo de la autocrítica y de la toma de decisiones.

Rivera, en su comparecencia de anoche, afirmó que serían los militantes los que decidieran el futuro de Ciudadanos en un Congreso Extraordinario. Sin embargo, las presiones internas han sido muy fuertes y el actual presidente ha decidido presentar su dimisión.

Respecto a sus sucesores, se ha hablado de Inés Arrimadas. No obstante, también hay muchas voces críticas respecto al papel de la dirigente catalana y su tendencia a adoptar roles más propios de Vox que de un partido que se autodefine como de centro.

Abandono de la política

En la comparecencia sin preguntas que ha dado Albert Rivera para anunciar su dimisión y su renuncia al acta de diputado, Rivera ha ponderado sus orígenes en la sociedad y ha incidido mucho en su coherencia a la hora de adoptar las decisiones que ha anunciado.

Su discurso ha ido enfocado hacia lo personal y esta es la razón que ha expuesto para anunciar su abandono de la política para dedicarse a sus amigos, su hija, su pareja y sus padres.

Sin embargo, el terreno emocional ha servido de chaleco antibalas para evitar hacer autocrítica de los errores que ha cometido y que son la causa del descalabro de Ciudadanos. Rivera no ha analizado su abandono del centro político, su apertura de una autopista a la extrema derecha con su discurso nacionalista español ni, principalmente, su negativa a poder formar un gobierno tras las elecciones de abril.

Ahora queda una duda: ¿dónde caerá Albert Rivera? ¿Volverá a su trabajo o fichará por algún gran bufete u obtendrá  un alto cargo en una empresa del IBEX? El tiempo lo dirá.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − dos =