lunes, 21junio, 2021
21 C
Seville

Revilla, Mañueco y Barbón preparan un nuevo holocausto de lobos

Solo en Castilla y León se prevén casi 400 sacrificios como forma de “control poblacional”

- Publicidad -

análisis

21/06/21: ¿Puede salvar Sánchez al poder judicial ante Europa?

Teniendo en cuenta lo que desde Estrasburgo se anuncia para el lunes, era normal que Pedro Sánchez intentara tapar una muy mala noticia para...

Fin de la mascarilla: ¿decisión política o sanitaria?

A partir del próximo 26 de junio los españoles podremos caminar por la calle sin mascarilla. La decisión ha sido acogida con júbilo por...

Vox veta la comisión de investigación sobre los miles de muertos en las residencias de mayores durante la pandemia

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha avanzado este sábado que su formación no va a apoyar la Comisión...

Teorías de la conspiración: de la locura al genocidio

Con este libro, Alejandro M. Gallo demuestra que no es solamente un autor de novela negra, sino un pensador con un amplio conocimiento de...
- Publicidad-

Los presidentes de Cantabria, Asturias y Castilla y León han declarado la guerra al lobo. El eufemismo que han utilizado esta vez es que van a llevar a cabo un “control poblacional” para hacer compatible la conservación de esta especie con los usos ganaderos y la vida de las personas en los núcleos rurales donde se asientan. Es decir, un nuevo holocausto de este bello animal símbolo de nuestras montañas se avecina. La previsión es que solo en Castilla y León se liquiden más de 400 ejemplares en el próximo año para evitar daños al ganado.

Detrás del más que probable exterminio están Miguel Ángel Revilla, Adrián Barbón y Alfonso Fernández Mañueco, respectivamente. Ninguno de ellos debe saber que según los últimos estudios científicos el lobo es un animal superior, inteligentísimo y con sentimientos. Por ética y por estética, no se puede decretar un exterminio sangriento de cientos de lobos así como así, a la ligera, frívolamente. Hay un debate moral, unos derechos de los animales que deben ser respetados, unas consecuencias nefastas para el medio ambiente. La medida nos sitúa a la altura criminal de los japoneses y sus nauseabundas cazas de ballenas, de los mercenarios que promueven safaris para el cruel exterminio de leones y elefantes en África o de los enloquecidos canadienses que la tienen tomada con las focas (de una tacada pueden llegar a liquidar a 280.000 ejemplares). Matar animales superiores de una forma tan frívola, y más cuando son especies protegidas que tienen mucho que ver con el sostenimiento y equilibrio de nuestros ecosistemas naturales, no solo es una grave irresponsabilidad como gobernante, sino que debería ser considerado un crimen contra la humanidad, ya que pone en peligro el futuro del planeta Tierra.

Pero ahí está el alegre trío de los Picos de Europa, tan peligroso para el lobo como el de las Azores para los iraquíes, gobernantes que cuando se trata de ecología toman decisiones a la ligera siguiendo el único criterio que conocen: el interés crematístico y mercantil a corto plazo.

Revilla asegura que el lobo es “una especie a conservar, pero hay que controlarla”, y hacerlo “en condiciones adecuadas, no con barra libre”. “Hay que mantener una fauna que sea compatible con que sigamos teniendo cabras, ovejas y vacas para comer quesos y para que la gente no se nos vaya, porque las dos cosas en su extremo no son aceptables”, añade. Lamentablemente, esta vez Revilla se equivoca por ignorancia o quizá por picardía electoral. Es evidente que enfoca el problema del lobo con parámetros anticuados, economicistas y antropocéntricos que no tienen en cuenta el que debe ser el primer bien a proteger: la supervivencia de una especie única. Cuando Revilla dice que hay que “conservar a las personas” incurre en una grave exageración. Un lobo no ataca al ser humano, es más, huye de él y solo embiste si se siente acorralado, eso debería saberlo por los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente. “Si decimos que tiene que haber gente en los pueblos y dejamos a los lobos a su libre albedrío, no se queda nadie porque te matan un rebaño de ovejas y te han hundido el año a ti y a la familia”, insiste haciendo gala de su habitual populismo, unas veces acertado, otras, como en esta ocasión, desatinado, ya que está elevando a la categoría de generalidad lo que son excepciones. Un Gobierno regional debe estar para eso: para ayudar con subvenciones la pérdida de ganado por ataques de lobos cuando estos se hayan probado ciertos.

Pero si chirriante es la posición de Revilla, todavía lo es más la del socialista asturiano Adrián Barbón, alguien que viniendo de la izquierda debería estar mucho más concienciado con el grave problema ecológico que tenemos. Este ha dicho, tímidamente, que en Asturias tienen “clarísimo” que la preservación de la especie tiene que ser compatible con la actividad humana. Un acto de cobardía política para alguien que se dice de izquierdas no salir en defensa del lobo. Con progres así no hace falta para nada la gente carpetovetónica de Vox.

Y del popular Alfonso Fernández Mañuco qué podemos decir. De un representante de la derecha más rancia y atávica solo cabe esperar una invitación a los cazadores para que empuñen la escopeta, se echen al monte y resuelvan el problema a tiros, cebándose con el pobre animal.

Los ecologistas ya han dicho cómo se debe actuar contra los lobos descontrolados y hambrientos que bajan a los pueblos porque no encuentran comida en el monte. Encerrando al ganado en establos por la noche, vallando las propiedades y subvencionando la tenencia de perros protectores como mastines y pastores alemanes capaces de avisar ante la presencia de lobos e incluso defender al rebaño. Todo menos abrir la veda al holocausto, una solución que podría servir en el siglo XIX pero que en pleno siglo XXI, cuando sabemos que debemos preservar las pocas joyas ecológicas que nos quedan ya, se antoja una animalada política y humana, nunca mejor dicho.

A nuestros políticos les sigue faltando la sensibilidad, el valor y la inteligencia del lobo. Sensibilidad para entender que matar especies protegidas es un acto tercermundista en el que solo incurren ricos horteras, aristócratas y reyes aburridos. Valor para no dejarse amedrentar y chantajear por los grupos de presión ganaderos, agrícolas y cazadores (detrás de la muerte del lobo siempre hay un lobby). E inteligencia para saber captar y entender por dónde va la política en nuestro tiempo, donde el cambio climático va a ser el gran asunto en todo el planeta. El lobo ibérico es uno de nuestros diamantes biológicos más preciados. Que lo dejen tranquilo de una vez.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

3 Comentarios

  1. A Revilla y al resto de los secuaces ya me los cargaba y que dejen al lobo tranquilo es una vergüenza digno de esta República bananera

  2. Señor Revilla, deje Usted a los Lobos, que solo matan por necesidad de sacar sus camadas adelante.
    Hable Usted en su parroquia de La Sexta, sobre el ROBO a las 305.000 Familias -mas de 1.500.00 Personas- Propietarias del Banco Popular -haber que nos aconseja con sus gráficos y sus anchoas-. cobarde
    Siga siendo el lameculos de el Señor -en funciones- Presidente del Gobierno de ………….. .
    Ah se me olvidaba y siga protejiendo Usted bien a la falciani, marnie, del banco santanderino, muy amiga suya so rastrero.
    Sabelotodo, me sacas 5 años -deja ya de chupar de los cargo y da paso a un joven- so economista, empleado de banca en excedencia, cómico televisivo, ensayista y político español, presidente de la comunidad autónoma de Cantabria -por cuarta vez- y secretario general del Partido Regionalista de Cantabria (PRC).
    Anda.

  3. Gentuza asesinos de lobos!
    No les votaré jamás en mi vida!
    Le tenía aprecio a Revilla pero por esta no paso Miguel Ángel.
    El lobo no se toca!
    Sinvergüenzas, incultos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Red Bull y Verstappen brillan en Paul Ricard

En Mercedes no están acostumbrados a perder. Cuando se lleva tanto tiempo liderando sin que nadie te haga sombra se tiende a bajar la...

La Izquierda, los impuestos, y el G7

Dicen las malas lenguas que la Izquierda, cuando gobierna, sube los impuestos y arruina a la ciudadanía; lenguas aún peores dicen que el dinero...

Una Marea Blanca multitudinaria recuerda a Ayuso que hay oposición en Madrid

Hay oposición en Madrid tras el 4 M, más allá de Mónica García, que en la pasada legislatura se quedó sola en su batalla...

21/06/21: ¿Puede salvar Sánchez al poder judicial ante Europa?

Teniendo en cuenta lo que desde Estrasburgo se anuncia para el lunes, era normal que Pedro Sánchez intentara tapar una muy mala noticia para...
- Publicidad -

lo + leído

Red Bull y Verstappen brillan en Paul Ricard

En Mercedes no están acostumbrados a perder. Cuando se lleva tanto tiempo liderando sin que nadie te haga sombra se tiende a bajar la...

La Izquierda, los impuestos, y el G7

Dicen las malas lenguas que la Izquierda, cuando gobierna, sube los impuestos y arruina a la ciudadanía; lenguas aún peores dicen que el dinero...

Una Marea Blanca multitudinaria recuerda a Ayuso que hay oposición en Madrid

Hay oposición en Madrid tras el 4 M, más allá de Mónica García, que en la pasada legislatura se quedó sola en su batalla...

21/06/21: ¿Puede salvar Sánchez al poder judicial ante Europa?

Teniendo en cuenta lo que desde Estrasburgo se anuncia para el lunes, era normal que Pedro Sánchez intentara tapar una muy mala noticia para...