viernes, 18junio, 2021
18.8 C
Seville

Retrato del vizconde en invierno, de Álvaro Pombo

Francisco Martínez Real
Licenciado en Filología Hispánica y ha sido lector en la University of Hull (Reino Unido). En el ámbito universitario ha realizado diversas investigaciones, una de las cuales puede consultarse en www.cuento hispanoamericano.com.
- Publicidad -

análisis

Pedro Sánchez y Ana Patricia Botín: ¡Que se besen, que se besen!

Resulta absolutamente impresentable que una entidad financiera con el historial del Santander salga a rescatar la imagen de Pedro Sánchez

Esos buenos policías que defienden lo poco que nos queda ya del Estado de derecho

En Sed de mal, la mítica película de Orson Welles, hay un momento en que los policías implicados en un caso turbio hablan entre...

Si quieren que suba la natalidad en España que den trabajo y salarios dignos

Dice el Instituto Nacional de Estadística que los españoles cada vez engendramos menos. La natalidad ha descendido un 30 por ciento en los últimos...

Ana Botín también cierra filas con el Gobierno: «España se va a salir del mapa»

La presidenta ejecutiva del Banco Santander, Ana Botín, asegura que en los próximos meses España "se va a salir del mapa" y que el...
- Publicidad-

En su última novela, Álvaro Pombo visibiliza de nuevo dos temas que han sido obsesión ocurrente de su obra: la virilidad y las relaciones familiares. Desde el comienzo del relato, las relaciones entre Aarón y su padre, el vizconde de La Granja, resultan ostensiblemente irrespirables: en el contexto de una familia burguesa del barrio de Salamanca, ambos se odian de forma soterrada y compiten por ser mejor que el otro en el campo intelectual. El padre ensayista y el hijo novelista viven en permanente liza, que llega a su punto álgido cuando Aarón decide regalarle un retrato al óleo al vizconde por su cumpleaños, un regalo caro y malicioso, según este.

Las últimas novelas pombianas se estructuran en torno a un personaje de elevada formación intelectual que, sin embargo, no puede gestionar con acierto su mundo emocional. Esto le conduce a generar ambientes tóxicos en espacios netamente burgueses (pisos de barrios como el madrileño de Salamanca en este caso o vetustas casas santanderinas), donde las relaciones sentimentales y familiares se densifican entre intereses económicos y algunas citas eruditas que el narrador-protagonista lanza inopinadamente, en numerosas ocasiones con puro sarcasmo. Este procedimiento de cita también es empleado por otros personajes para interpretar su mundo sentimental, unas veces con honestidad y otras veces interesadamente. En cualquier caso, se trata de una técnica no exenta de ironía.

La orientación sexual mal asumida es otro asunto que aparece en esta narración: el autor trata desde sus Relatos sobre la falta de sustancia, allá por los años setenta que ahora tan lejanos nos parecen. En Retrato del vizconde en invierno, el patriarca retoma sus pulsiones bisexuales, que ha abandonado en pro de una pareja femenina estable durante años. Sin embargo, se deja arrastrar únicamente por la envidia de la juventud de quien puede aún vivir su erotismo en plenitud, en este caso el joven Lucas, pareja de su hijo Aarón.

En resumen, Retrato del vizconde en invierno incide en las obsesiones del autor con ciertas variaciones que resultan innovadoras y más cruentas si cabe que sus anteriores obras. Sin duda, el lector puede disfrutar de una nueva versión del estilo Pombo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

En riesgo permanente por necedad

Nosotros, los humanos, tenemos que aprender a complementar nuestras diferencias en un “nosotros” cada vez más cohesionado. Quitemos, luego, los muros que nos separan....

Natalidad tribal

Hay casi 8.000 millones de persona en el mundo. ¿Pocos o muchos? Pocos no parecen, aunque con eso de los millones, tan abstractos, siempre...

Asilo y derechos humanos no son bienvenidos

El Asilo y los DDHH no son bienvenidos. El buen cine nos da lecciones extraordinarias que superan la realidad.  Spielberg, director de la película ...

Que no sea la maldad dueña de tu alma

Cuando la cobardía te ha convencido, tu alma por seguro ya está vendida. Obvio. Pero piensa esto: Tengo ya por seguro que el fracaso...
- Publicidad -

lo + leído

En riesgo permanente por necedad

Nosotros, los humanos, tenemos que aprender a complementar nuestras diferencias en un “nosotros” cada vez más cohesionado. Quitemos, luego, los muros que nos separan....

Natalidad tribal

Hay casi 8.000 millones de persona en el mundo. ¿Pocos o muchos? Pocos no parecen, aunque con eso de los millones, tan abstractos, siempre...

Asilo y derechos humanos no son bienvenidos

El Asilo y los DDHH no son bienvenidos. El buen cine nos da lecciones extraordinarias que superan la realidad.  Spielberg, director de la película ...

Que no sea la maldad dueña de tu alma

Cuando la cobardía te ha convencido, tu alma por seguro ya está vendida. Obvio. Pero piensa esto: Tengo ya por seguro que el fracaso...