martes, 28junio, 2022
17.8 C
Seville

Resultados deficientes, en la enseñanza-aprendizaje del castellano en Cataluña, con la inmersión

Manuel I. Cabezas González
Doctor en Didactología de las Lenguas y de las Culturas Profesor Titular de Lingüística y de Lingüística Aplicada Departamento de Filología Francesa y Románica (UAB)
- Publicidad -

análisis

El Repaso del lunes 27 de junio

En El Repaso analizamos las principales portadas de los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En una hora, con El Repaso, tendrás una...

La Corte Penal Internacional corre serio riesgo de caer en la inoperancia por la pasividad de Estados Unidos

Estados Unidos debería reafirmar su apoyo a la justicia para las víctimas de graves crímenes internacionales en todo el mundo, señaló Human Rights Watch...

Pedro Sánchez tendrá que hacer público si tiene acciones en el Santander y otras empresas cotizadas

Lo mínimo que se espera de un presidente un gobierno democrático es la transparencia respecto a su patrimonio. Ahí se incluyen también los vehículos...

La izquierda alternativa andaluza después del 19J. Una lectura constructiva de los resultados

La izquierda alternativa andaluza debe separarse de los oportunistas y melodramáticos análisis que los partidos del sistema hacen de los resultados electorales. Tampoco debe...
- Publicidad -
- Publicidad-

Por imperativo del artículo 3.1. de la Constitución, todos los españoles (y los catalanes, vascos, valencianos,… lo son) tenemos el deber de conocer y el derecho a usar, en todo tiempo y lugar, la lengua oficial del Estado, el castellano. Ahora bien, para poder conocerlo y poder usarlo, es absolutamente necesario que sea estudiado y adquirido por todos los niños, adolescentes y jóvenes durante la edad escolar o formativa. Y, por su lado —es otra deducción lógica— las autoridades educativas, tanto estatales como autonómicas, deben prever y proveer todos los medios humanos, materiales y temporales para poder conseguirlo. Así de claras quedan las cosas, explícita o implícitamente,  en la Carta Magna.

Para los partidarios y los defensores de la inmersión lingüística en catalán (el catalán es la única lengua vehicular de la enseñanza, mientras que el castellano es privado de esta función y sólo es enseñado como asignatura, como si se tratara de un lengua extranjera), este modelo materializa las previsiones constitucionales. Además, lo tildan de un “modelo de éxito”, que garantiza la “cohesión social”, la “igualdad de oportunidades” y el “dominio adecuado de las dos lenguas” (catalán y castellano). Éste es el mantra que repiten, como papagayos, cada vez que dicho modelo es puesto en tela de juicio. Ahora bien, las evidencias científicas, factuales y empíricas ponen de manifiesto que, con el modelo de inmersión, es imposible dar cumplimiento al mandato constitucional y, además, ponen en evidencia la sinrazón de sus defensores y patrocinadores. Vayamos por partes y desfagamos el entuerto.

Para empezar, hay que decir alto y claro que la inmersión lingüística en catalán es un despropósito psico-pedagógico, que no conduce al dominio de la lengua de Cervantes ni al desarrollo cognitivo de los alumnos ni al éxito escolar. Basta con tener en cuenta las aportaciones al respecto de Rosa Sensat y Miquel Siguán, que no son sospechosos de ser anticatalanistas.

Estos dos psicopedagogos catalanes, preocupados y ocupados tanto por propiciar una renovación pedagógica en el sistema educativo de Cataluña como por “catalanizar la escuela”,  coinciden en dos cuestiones: hay que impartir una enseñanza de y en las dos lenguas (catalán y castellano); ahora bien, las primeras enseñanzas-aprendizajes (hasta los 14 años) se deben hacer en la lengua materna o propia del alumno (o catalán o castellano), para introducirlo progresivamente en la otra lengua. Ésta fue la argumentación, pedagógicamente correcta y que coincide también con el criterio de la UNESCO, para justificar y apoyar la enseñanza del y en catalán durante la Transición. Ahora bien, lo que era válido entonces no lo es hoy día. Y se ha vuelto a la política lingüística discriminatoria de la época franquista pero, esta vez, contra el castellano.

Por otro lado, para explicar el grado de competencia alcanzado en una lengua, según el sociolingüista Basil Berstein y la experiencia docente propia o ajena, hay una relación muy estrecha entre la competencia lingüística en la lengua vehicular de la enseñanza (“código elaborado” vs. “código restringido”), la clase social y los resultados escolares. El código elaborado, propio de las clases sociales favorecidas y también de la escuela, conduce más frecuentemente hacia el éxito escolar. Sin embrago, el código restringido, lengua de las clases desfavorecidas pero no de la escuela, lleva más frecuentemente al fracaso escolar. Si esto sucede cuando la lengua vehicular de la enseñanza coincide con la lengua materna de los alumnos, ¿qué sucede cuando la lengua vehicular de la escuela (el catalán) es una lengua distinta de la materna (el castellano), como es el caso de la mayoría de los alumnos catalanes? Lo lógico será que el fracaso escolar sea más frecuente entre los alumnos cuya lengua materna es el castellano, al que se le ha privado del estatus de lengua vehicular (cf. diagrama “ci-dessus”).  

Por su lado, los psicolingüistas, para tratar de desentrañar cómo se favorece el desarrollo de la facultad del lenguaje y la adquisición-aprendizaje de las lenguas (catalán, castellano, etc.), han ideado una serie de modelos explicativos. Según el “modelo cognitivista”, el nivel de competencia (código restringido o código elaborado), alcanzado en una lengua determinada, depende de la cantidad, de la variedad, de la intensidad y de la calidad de los “inputs” lingüísticos, que recibe el alumno en los contextos familiar, escolar y social. Ahora bien, es la escuela la que permite el dominio del “código elaborado” (competencia superior y funcional para actuar de manera eficaz en cualquier situación de comunicación) y la que propicia que los alumnos transiten del estatus de “analfabeto” al de “alfabeto” (i.e. del no saber leer ni escribir al saber leer y escribir). Así, si el castellano no es también lengua vehicular de la enseñanza, la cantidad de los “inputs” recibidos por los alumnos castellanohablantes no tendrán  la variedad, la intensidad y, sobre todo, la calidad necesarias para asegurar un buen aprendizaje del castellano y alcanzar un “bilingüismo equilibrado”, base y fundamento del éxito escolar, social y profesional.

Finalmente, en educación comparada, si observemos lo que se hace en los países de nuestro entorno (Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, …), podemos constatar que, en todos estos países, se imparte una enseñanza diaria de la lengua oficial para modelar las 4 competencias fundamentales (comprender, hablar, leer y escribir); y también una enseñanza en esas lenguas, como lenguas vehiculares. Éstas son las condiciones que permiten adquirir una lengua como instrumento eficaz de comunicación, en todo tiempo y lugar. No ver esto, por parte de los responsables políticos y de los profesionales de la enseñanza, es estar ciego o, aún peor y más grave, no querer ver ni saber. Y este es el caso de todos aquellos que o no aceptan el estatus de lengua vehicular para el castellano o de aquellos que aceptan ciegamente sólo el 25%. ¿Y por qué no el 50% u otro porcentaje mayor?

Ahora bien, lo grave de la inmersión lingüística es que, desde hace décadas, en Cataluña, se viola impunemente el precepto constitucional del art. 3.1. y se está cometiendo un auténtico latrocinio lingüístico, en aras de los objetivos políticos independentistas. Y nadie (ni padres, ni alumnos, ni el Gobierno Central, ni la justicia, ni las numerosas asociaciones y plataformas, ni ciertos partidos políticos), hasta el momento, ha sido capaz de poner fin a este desaguisado, que se ha llevado a cabo con la colaboración necesaria, cómplice, sumisa e irreflexiva del profesorado, que parece que no sabe o que realmente no sabe ni cómo se aprende una lengua, ni en qué consiste leer ni qué es eso de escribir o redactar, ni ha reflexionado sobre las causas del fracaso y del abandono escolares en Cataluña.

Ante este estado de cosas, me han venido a la mente dos citas de Manuel Azaña,que vienen como anillo al dedo y que se pueden aplicar a todos aquellos que se han permitido pontificar (en favor o en contra) sobre la inmersión en catalán sin tener nada que decir, ni criterio ni competencia para hacerlo. Una reza así: “Si los españoles hablásemos sólo de lo que sabemos, se generaría un inmenso silencio”. Y la otra, aplicable no sólo a la casta política, dice: “No me importa que un político no sepa hablar, lo que me preocupa es que no sepa de lo que habla”. ¿Por qué no se callan de una vez? Si lo hicieran y escucharan a los que saben, otro gallo nos cantaría.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

7 Comentarios

  1. Leo el artículo y saco la conclusión de que solo la independencia de Catalunya resolverá el problema planteado. Si la educación fuera un fin en sí misma, cosa cierta en un mundo en el que nadie necesitara trabajar para vivir, los gráficos que el autor presenta al principio del artículo tendrían un valor inapelable. Pero lo cierto es que la gente se educa para después ser feliz y eficiente en el mundo real en que vivimos, no en uno imaginario, y puestos a comparar Catalunya con otras CC.AA. que, siempre según el autor, presentan mejores resultados educativos, pues que se cae por su propio peso todo su argumentario.

    • Sr. Sanz:

      · Me es muy difícil seguir el hilo de su deslavazado comentario (?). Y, si le soy sincero, tengo que decirle que Ud. no es cooperador (no facilita la lectura), cuando se pone ante la pantalla de su móvil o de su ordenador.

      · En la primera frase de su “speech”, creo comprender que, para Ud., “solo la independencia de Catalunya resolverá el problema planteado”. Si Ud. afirma esto, quiero decirle que las lenguas (y el catalán y el español son algunas de ellas) son instrumentos al servicio de los interlocutores y no de los intereses de la casta política. Y cada locutor escoge y utiliza aquellas que le son más funcionales. No se pueden imponer las lenguas como, en su día, se hizo bajo el franquismo con el español, y hoy se hace con el catalán, aplicando las mal llamadas políticas de “normalización lingüística”, en cuya base está el prostituido modelo de la “inmersión lingüística”.

      · Le recuerdo que las lenguas son puentes y no muros ni murallas, como las consideran los nacionalistas-independentistas catalanes. Y, para ilustrar esto, le preciso que las lenguas son abejas que permiten transportar el polen (informaciones, saberes, sabiduría, etc.) de una flor a otra (de un cerebro a otro), para fecundarlas/los. Si pierden esta función, no sirven para lubrificar la vida en sociedad y enriquecer a los usuarios.

      · Pretender limitar y/o eliminar el número de flores-hispanohablantes (casi 600 millones de locutores) para potenciar las liliputienses (por el número de interlocutores y la variedad de pólenes y néctares) flores-catalanohablantes (unos millones de personas) es un despropósito y un sinsentido. Es hacer lo que hizo Abundio, que vendió el coche para comprar gasolina.

      Manuel I. Cabezas
      21 de febrero de 2022

  2. Cuatro grafiquitas presentadas sin citar fuentes, ni datos de fiabilidad y validez y ya tenemos la gran conclusión que curiosamente coincide con lo más casposo del análisis político, que no psicológico o científico.
    ¿Y cómo se mide el fracaso que cita, señor pseudocientifico?.
    La lengua propia de Catalunya es el catalán y si bien está conocer el español, el inglés o cualquier otra, es la primera la que debe primar.
    Está claro que sólo con la independencia se podrá en Catalunya tratar a lengua con la dignidad que merece y de paso librarnos de sujetos que tras su lenguaje abigarrado y supuestamente técnico lo que hacen es política nacionalista española y lo más probable es que lo haga desde fuera de la misma Catalunya.

    • Sr. Jiménez Massana:

      · O Ud. está ciego o Ud. no sabe leer (algo muy, muy,… probable) o Ud. no ha leído (algo muy, muy… probable también, ya que el que no sabe leer no lee; ¿para qué leer, si es una actividad “sin sentido”?) o Ud. es un talibán cuyo aliento lingüístico es irracional e insultador (“análisis casposo”, autor “pseudocientífico”, etc.) o las cuatro cosas a la vez. Me explico.

      · “Cuatro grafiquitas presentadas sin citar fuentes, ni datos de fiabilidad y validez”, escribe Ud. al principio de su borrón pseudo-dialéctico. Siguiendo el precepto evangélico de enseñar al que no sabe, le corrijo a Ud., y, aplicando la doctrina de la HONESTIDAD RADICAL, le informo que, al pie del mensaje icónico-lingüístico, doy la fuente del mismo: “Fuente: base de datos Pisa 2015”.
      · Esta constatación denota claramente su mala fe y su “talibanismo”. Por eso, me niego a seguir teniendo comercio lingüístico con Ud. y a rebatirle las otras memeces que ha vomitado en su nefanda y nauseabunda deposición lingüística. Como dice la sabiduría popular, no hay peor sordo que aquel que no quiere oír ni peor ciego que aquel que no quiere ver.

      Manuel I. Cabezas
      20 de febrero de 2022

    • Sr. Jiménez Massana:

      · O Ud. está ciego o Ud. no sabe leer (algo muy, muy,… probable) o Ud. no ha leído (algo muy, muy… probable también, ya que el que no sabe leer no lee; ¿para qué leer, si para Ud. es una actividad “sin sentido”?) o Ud. es un talibán cuyo aliento lingüístico es irracional e insultador (“análisis casposo”, autor “pseudocientífico”, etc.) o las cuatro cosas a la vez. Me explico.

      · “Cuatro grafiquitas presentadas sin citar fuentes, ni datos de fiabilidad y validez”, escribe Ud. al principio de su borrón pseudo-dialéctico. Siguiendo el precepto evangélico de enseñar al que no sabe, le corrijo a Ud., y, aplicando la doctrina de la HONESTIDAD RADICAL, le informo que, al pie del mensaje icónico-lingüístico, doy la fuente del mismo: “Fuente: base de datos Pisa 2015”.

      · Esta constatación denota claramente su mala fe y su “talibanismo”. Por eso, me niego a seguir teniendo comercio lingüístico con Ud. y a rebatirle las otras memeces que ha vomitado en su nefanda y nauseabunda deposición lingüística. Como dice la sabiduría popular, no hay peor sordo que aquel que no quiere oír ni peor ciego que aquel que no quiere ver.

      Manuel I. Cabezas
      20 de febrero de 2022

    • Josep:

      · Como he escrito en la respuesta al Sr. Jiménez Massana, «no hay peor sordo que aquel que no quiere oír ni peor ciego que aquel que no quiere ver».

      · Además, como reza la frase atribuida a Don Quijote: «ladran, luego cabalgamos».

      Manuel I. Cabezas
      21 de febrero de 2022

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...