Desde hace unos años viene siendo habitual que ciertas entidades bancarias ofrezcan a sus clientes la posibilidad de obtener un crédito para invertir y comprar acciones en Bolsa. Se trata de préstamos personales, por lo general al 3,5% de interés, para adquirir activos de renta variable con apalancamiento.

Son precisamente los propios bancos los que se han lanzado a llevar a cabo este tipo de iniciativas. Una apuesta en la que se ven avalados por la evolución de los mercados y las buenas expectativas que está generando la economía en los últimos meses. No en vano, los principales inversores apuntan a que es un buen momento para aumentar posiciones en renta variable.

Préstamos y créditos personales para invertir en Bolsa

Esta actual tendencia vuelve a estar de moda, después de que en los últimos años dejara de estar en boga. La mayoría de entidades bancarias no recibían una oferta de este tipo (pedir un crédito para invertir en Bolsa) desde mucho antes que comenzara la crisis. Las buenas perspectivas actuales parece que han hecho cambiar de opinión a los clientes.

Y todo ello a pesar de que ha sido un producto que se ha mantenido siempre entre la cartera de ofertas de muchas entidades bancarias y entre los préstamos y créditos rápidos online. Pero es evidente que se trata de un servicio que va dirigido a un cliente en concreto, alguien con un patrimonio mayor que tiene determinadas necesidades de liquidez.

Características generales de los créditos bancarios para invertir en Bolsa

Estos préstamos personales presentan diferentes características, aunque por regla general poseen algunos elementos en común:

  • Préstamos desde 6 meses a 2-3 años
  • Sin comisiones de apertura ni cancelación anticipada
  • Tipo de interés en torno al 3.5% (tipo variable que se puede ajustar dependiendo del importe)

Cada banco estudiará las diferentes ofertas de los clientes para comprobar si fuera factible conceder o no el préstamo. Este tiene que ser autorizado por el departamento de riesgos, ya que cualquier contratación de producto financiero debe cumplir con la normativa MiFID.

Una de las entidades bancarias que se ha lanzado a este tipo de producto es BBVA. Desde hace más de un año viene relanzando sus créditos para invertir en Bolsa. Préstamos personales sin comisiones, del tipo Préstamo Pignorado, desde el 3.5% y para plazos entre 6 meses y 3 años.

El 95% del capital está garantizado por el FGD y el resto es variable, dependiendo de la fluctuación de la Bolsa. En teoría, la rentabilidad media de la renta variable a largo plazo de este crédito se estima en torno al 10% aproximadamente.

Un préstamo que puede ir destinado a disponer de la liquidez necesaria, sin que tengan que venderse las inversiones. Pero también para disponer del efectivo necesario para desarrollar las órdenes de compra, sin que que haya que depender en ningún momento del saldo en la cuenta corriente.

Los créditos para invertir en Bolsa suponen un riesgo importante, pero…

Lo cierto es que convertirse en inversor es algo con lo que mucha gente sueña. Pero claro, a veces no se dispone del suficiente capital para ello, por lo que surge la duda de si solicitar un préstamo puede ser una buena idea en estos casos. Las respuestas, en general, suelen ser muy variadas, tal y como puede verse en la web https://www.brokercomparador.com/

Hay que tener en cuenta que este tipo de créditos para invertir suponen un riesgo importante. Porque a pesar de que las inversiones generen pérdidas, el crédito hay que pagarlo igual. De ahí que antes de solicitarlo haya que informarse y asesorarse muy bien con profesionales especializados, como por ejemplo en https://www.brokeropinioni.com/

Las posibilidades de solicitud varían, aunque hay quien no prefiere recurrir a los bancos ya que los plazos que manejan son mucho más largos. Puede darse el caso de que si se solicita el crédito para una gran oportunidad de inversión, la aprobación de este llegue demasiado tarde.

En este sentido, son muchos los inversores que recomiendan confiar en una plataforma de inversiones transparente y fácil de utilizar. La idea es que se puedan invertir cantidades pequeñas y, para los que no tengan mucha idea, copiar las operaciones de otros inversores para aprender a invertir en divisas o acciones.

A decir verdad, para invertir en cualquiera de los mercados financieros el único requisito que se necesita es disponer del capital indispensable para realizar las operaciones. A lo que hay que añadir el aprendizaje necesario para desarrollar con éxito las órdenes de compra y mucha paciencia por si las cosas no salen como en un principio se esperaba.

En definitiva, en este tipo de préstamos hay que tener siempre en una cuenta una máxima: si no tienes dinero para invertir, no lo hagas, y menos si te endeudas. Pero, realmente, un préstamo para invertir en Bolsa no es una mala opción en absoluto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 4 =