sábado, 19junio, 2021
19.2 C
Seville

Resistencia

Antonio Periánez Orihuela
Maestro de Primera Enseñanza. Licenciado en Filosofía y Letras (Historia del Arte) Doctor en Comunicación Audiovisual. Tesis: La Imagen de Andalucía en el Cine Español (1940-1960) Diplomado por la Universidad de Valladolid. Historia y Estética Cinematográfica. Colaborador varios años del Periódico Comarcal, "El Condado".
- Publicidad -

análisis

Los españoles «indultan» a Felipe VI

El rey Felipe celebra su séptimo aniversario en el trono de España. La efeméride coincide con una encuesta de Metroscopia sobre cómo valoran los...

Pedro Sánchez y Ana Patricia Botín: ¡Que se besen, que se besen!

Resulta absolutamente impresentable que una entidad financiera con el historial del Santander salga a rescatar la imagen de Pedro Sánchez

Esos buenos policías que defienden lo poco que nos queda ya del Estado de derecho

En Sed de mal, la mítica película de Orson Welles, hay un momento en que los policías implicados en un caso turbio hablan entre...

Si quieren que suba la natalidad en España que den trabajo y salarios dignos

Dice el Instituto Nacional de Estadística que los españoles cada vez engendramos menos. La natalidad ha descendido un 30 por ciento en los últimos...
- Publicidad-

Seamos muy prudentes, el umbral no crucemos, la vida tiene tiempos y estamos en peligro,
hay que madriguerarse.
En estas circunstancias, precisamente ahora,

no importa averiguar si galgos o podencos, conozcamos la fábula.
Abramos las rendijas que limitan la idea
y que el sol, que es de todos,

Ilumine la casa.
Que la brisa de todos,
acaricie los cuerpos.
Escuchemos que dicen los sabios y el poder,
hasta lo ha dicho un rey,
el mal que padecemos es problema de todos,
¿que más hay que saber?
Abracemos la idea y también la palabra,
no las soltemos nunca,
¡que el problema es de todos!
Sabemos por la historia que en los tiempos de lucha

debemos resguardarnos de la fuerza enemiga, porque nunca fue fácil derrotar un gigante. Sigamos el consejo del saber milenario repleguémonos todos en nuestra madriguera, para salir al campo cuando seamos fuertes.
No atendamos los ecos, ni el canto de sirenas escuchemos bien todos, la consigna es sencilla. Cuando pasen las sombras y se abran las puertas salgamos a la calle a zanjar la promesa,

¡que la calle es de todos!
Cuando pasen los miedos y volvamos al tajo
recordémosle a ellos, lo prometido ahora,
¡que el trabajo es de todos!
Pensemos la respuesta, saquemos tiempo al tiempo, hagamos realidades las cosas necesarias y el caminar seguros, impongamos la tregua de lo que corresponde,
que nuestra voz se escuche, cuando decimos vida,
¡que la vida es de todos!

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Desmemoria ahistórica

Vengo quejándome desde hace tiempo de la facilidad con que los periodistas hoy sentencian (me gusta recordar que yo no lo soy), eso sí:...

El duque de Baviera reconoce públicamente su homosexualidad

Por primera vez un miembro de la realeza europea –aunque no reinante en un Estado actual– ha reconocido públicamente su homosexualidad. El duque Francisco...

Infidelidad matrimonial

Muchos se rasgan las vestiduras, cuando lo ven escrito, se avergüenzan de que un cura párroco de Nuestra Señora de las Nieves (Telde, Gran...

El conjuro de ser mujer: la bendición, la rebelión, la ¿maldición? y la magia de saberse escritora

Dije una vez que escribir es una maldición. No me acuerdo exactamente por qué lo dije, y con sinceridad. Hoy lo repito: es una...
- Publicidad -

lo + leído

Desmemoria ahistórica

Vengo quejándome desde hace tiempo de la facilidad con que los periodistas hoy sentencian (me gusta recordar que yo no lo soy), eso sí:...

El duque de Baviera reconoce públicamente su homosexualidad

Por primera vez un miembro de la realeza europea –aunque no reinante en un Estado actual– ha reconocido públicamente su homosexualidad. El duque Francisco...

Infidelidad matrimonial

Muchos se rasgan las vestiduras, cuando lo ven escrito, se avergüenzan de que un cura párroco de Nuestra Señora de las Nieves (Telde, Gran...

El conjuro de ser mujer: la bendición, la rebelión, la ¿maldición? y la magia de saberse escritora

Dije una vez que escribir es una maldición. No me acuerdo exactamente por qué lo dije, y con sinceridad. Hoy lo repito: es una...