Reporteros Sin Fronteras (RSF), organización internacional de defensa de la libertad de prensa, ha dado a conocer la misión sin precedentes en Arabia Saudí que llevó a cabo en abril para abogar por la libertad de 30 periodistas detenidos, con motivo de la Conferencia Global para la Libertad de los Medios de Comunicación (Global Conference for Media Freedom), que tiene lugar en Londres, estos días.

El terrible asesinato del columnista saudí Jamal Khashoggi, en octubre de 2018, provocó una crisis en materia de libertad de prensa en el mundo. El pasado mes de abril un equipo de RSF viajó a Riad para hablar directamente con funcionarios del gobierno saudí sobre la necesidad de realizar una reforma urgente en materia de libertad de prensa.

La misión no se ha dado a conocer públicamente hasta ahora por la posibilidad de que se absolviera a los periodistas durante el Ramadán, pero el gobierno saudí no ha actuado en esta dirección. Ahora el país se encuentra bajo una mayor observación si cabe de la comunidad internacional tras su elección para asumir la presidencia del G20, pero también tras el informe de las Naciones Unidas que responsabiliza al Estado saudí por el asesinato de Khashoggi. Ya es tiempo de que el gobierno saudí actúe.

El objetivo principal de RSF viajando a este país era discutir con las autoridades la detención arbitraria de 30 periodistas y periodistas ciudadanos para conseguir que fueran puestos en libertad. La delegación de RSF estuvo encabezada por Christophe Deloire, secretario general de la organización, acompañado por la directora de la Oficina de RSF en Reino Unido, Rebecca Vincent, el director de la Oficina de RSF en Alemania, Christian Mihr, y el ex presidente de RSF Suecia, Jonathan Lundqvist.

Del 21 al 23 de abril la delegación de RSF se reunió con altos funcionarios saudíes, entre ellos: el ministro de Asuntos Exteriores, Adel Al-Jubier; el ministro de Medios de Comunicación, Turki Al-Shabanah; el Ministro de Justicia, Waleed Bin Muhammad Al-Samaani; el Fiscal General Saud Al-Mojeb, y el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Bandar Al-Aiban.

Era discutir con las autoridades la detención arbitraria de 30 periodistas y periodistas ciudadanos para conseguir que fueran puestos en libertad

El asesinato de Jamal Khashoggi perjudicó mucho la imagen de Arabia Saudí a escala internacional, que ahora se encuentra en uno de sus puntos más bajos; el país es uno de los peor calificados en materia de libertad de prensa. Para resarcir el daño es necesario que el gobierno saudí envíe una clara señal de compromiso político. Creemos que esto sólo será posible si emprende acciones contundentes, como poner en libertad a los periodistas encarcelados en el país”, señaló Deloire.

Desde hace mucho tiempo Arabia Saudí tiene una de las peores calificaciones en el mundo en materia de libertad de prensa y al menos 30 informadores están detenidos arbitrariamente. Por primera vez Arabia Saudí ocupa los últimos diez puestos de los países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por RSF, siendo el 172 de 180.

Recientemente se han registrado cambios en los casos de cuatro periodistas de la lista elaborada por RSF. Eman al Nafjan y Hatoon al-Fassi se encuentran en libertad provisional. Por otro lado, tras haber contactado brevemente a las familias de Marwan al Muraisi y Abdel Rahman Farhaneh, dos periodistas que estuvieron desaparecidos un largo periodo, se ha confirmado que están detenidos. RSF reitera su petición a las autoridades saudíes de que pongan en libertad lo antes posible y de forma incondicional a los 30 periodistas detenidos.

“Estamos convencidos de que, además de nuestras acciones para defender a los periodistas, de las campañas emprendidas ante la ONU, el G20 y las organizaciones internacionales que protegen a la prensa, abordar el tema directamente con el gobierno saudí era un paso necesario. Logramos abrir un canal de comunicación y seguiremos insistiendo para que los 30 periodistas que están entre rejas recuperen su libertad, como la única forma de avanzar tras el asesinato de Khashoggi”, concluyó Deloire.

RSF ha realizado constantemente campañas de defensa y sensibilización para que se haga justicia por el asesinato de Jamal Khashoggi y se ponga en libertad a los periodistas detenidos arbitrariamente, de manera privada y pública, ante gobiernos y entidades internacionales, en entrevistas con los medios de comunicación y a través de protestas frente a la embajada de Arabia Saudí en Londres.

Aquí puedes conocer las lista de los 30 periodistas y periodistas-ciudadanos detenidos elaborada por RSF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + cuatro =