En medio de una creciente ola de euroescepticismo por culpa de la nefasta gestión de la crisis económica y del austericidio impuesto por la Unión que provocó el recorte de derechos y libertades, los jefes de Gobierno han decidido entregar la Comisión Europea a un estrecha colaboradora de Angela Merkel y el Banco Central Europeo a la actual presidenta del Fondo Monetario Internacional. Es decir, que las élites financieras se han garantizado la eliminación de las políticas expansivas de los Estados.

Tanto  la actual ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, como Christine Lagarde representan las medidas de austeridad presupuestaria que han ahogado las economías de los países del sur de Europa que tanta desigualdad han generado y que han garantizado que los ricos sean más ricos y que los pobres vivan al borde del umbral de la pobreza.

Por otro lado, Josep Borrell ha sido el elegido para ser el Alto Representante de Política Exterior de la Unión Europea, lo que garantiza que se mantengan las políticas de colaboración con países como Turquía, Libia o Marruecos para frenar la inmigración, algo que ya se ha demostrado que no funciona. Además, en los meses en los que ha estado al frente del Ministerio de Exteriores ha demostrado cómo es un hombre que se doblega ante los intereses de los poderes económicos, financieros y empresariales al no retirar la defensa del Estado a los intereses de la banca en los tribunales europeos en vez de posicionarse al lado de los ciudadanos víctimas de los abusos bancarios.

Por tanto, malas noticias para los ciudadanos europeos, sobre todo para los del sur de la Unión, porque tanto Ursula von der Leyen como Christine Lagarde van a aplicar una política económica que favorecerá a los intereses de los grandes lobbies empresariales y financieros dado que, la reducción del gasto público genera bolsas de desigualdad que terminan siendo elementos de beneficio para las grandes empresas y los grandes bancos.

Además, este reparto demuestra que Europa se ha divorciado directamente de su ciudadanía. Los intereses de la Unión y los de los europeos van por caminos diferentes y nadie parece tener la voluntad para conjugar las políticas sociales con la estabilidad presupuestaria. El yihadismo del déficit se impondrá en el mandato de esta Comisión.

La última esperanza que les queda a los ciudadanos y ciudadanas de Europa es que el Parlamento Europeo rechace los nombramientos, algo que, seguramente, no pasará porque muchos parlamentarios estarán obligados por disciplinas de partido.

La UE agoniza y la decisión adoptada por los jefes de Gobierno no hace más ahodar en ese divorcio entre la ciudadanía y las instituciones europeas.

2 Comentarios

  1. La hasta ahora directora del FMI, Christine Lagarde, será la presidenta del Banco Central Europeo.
    PUES YA PUEDE SOLUCIONAR INMEDIATAMENTE LA ESTAFA DEL BANCO POPULAR
    o sera como DRAGHI que tendra que responder por esta estafa
    draghi dijo que estaba informado en todo momento de lo que pasaba .
    señor iluminati draghi tiene que pagar e ir directo al banquillo de los acusados.
    y a la carcel
    y lagarde veremos si va en serio o es una encubridora del robo como el psoe con el robo del pp de rajoy.
    psoe =pp=ladrones
    la prueba del algodon

  2. Esta puta no ara nada de nada y sino ya lo veras Roman es otra tragona mas hay que salir del Euro incluso antes que los Ingleses y que reviente este estercolero de corrupción

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre