domingo, 1agosto, 2021
21.7 C
Seville

Reflexiones de una pandemia

María José Sánchez Soria
Mujer y socialista. Activista social y curtida por mil frentes en la vida. Optimista vital en cada lucha y animosa en la dificultad. Hija del 64 y heredera de todas cuantas me precedieron en la búsqueda de justicia.
- Publicidad -

análisis

Homenaje a Antoni Benaiges, asesinado en 1936 por llevar a Burgos el modelo francés de “escuela avanzada”

Antoni Benaiges fue un maestro inquieto, comprometido y valiente, que llevó a un pueblecito de Burgos, Bañuelos de Bureba, las más avanzadas técnicas de...

Buen viaje Deliveroo, y que ustedes lo estafen bien

Deliveroo, la plataforma de reparto de comida a domicilio, planea irse de España. Pues que cierren la puerta al salir y buen viaje, como...

El Repaso del 30 de julio: información importante sobre contagios en personas vacunadas, vacunación a embarazadas y protección

Como cada día en El Repaso ponemos el foco en aquella información que consideramos ha de ser explicada y desarrollada. Hoy, especialmente ponemos el...

El caso Kitchen airea las vergüenzas de la Justicia española

El juez García Castellón ha dejado el caso Kitchen en nada. Es cierto que prosigue la investigación contra el ex ministro de Interior Jorge...
- Publicidad-

De todo lo que hemos pasado durante esta pandemia, hemos aprendido a valorar más a la familia, tanto a la que tenemos en casa y con la que hemos pasado esta pandemia, como a la que hemos tenido lejos y no hemos podido ver durante estos tres meses. Nos hemos dado cuenta de que los necesitamos cerca, que hemos notado su ausencia, sus abrazos, sus besos, sus risas y sus llantos. Y en el fondo, hemos sido afortunados, porque podíamos comunicarnos con ellos por teléfono, por videoconferencia, no como nuestros antepasados hace cien años.

Los adolescentes sobre todo, han sufrido mucho estando encerrados y sin poder tener contacto directo con sus amigos, han llorado mucho, han estado enfadados con el mundo, con la situación que les superaba, con ellos mismos y con nosotros los adultos. Los adultos también hemos echado de menos a los amigos, esas comidas juntos, las salidas, las confidencias, las charlas, su cariño y cercanía.

Y nos hemos dado cuenta de lo pequeños que somos frente al Universo. Ya sabemos que se nos escapa de las manos, que ni mucho menos controlamos nada, y que nos ha hecho sentir muy pequeños y vulnerables. Nosotros que nos creíamos los reyes del mambo, el ombligo del mundo, que nos creíamos invulnerables y poderosos… nos hemos dado de bruces con la cruda realidad, un virus microscópico, ínfimo, nos ha puesto a sus pies, nos ha vapuleado, nos ha sacudido y lo peor, se ha cobrado muchas vidas demostrándonos que hasta el ser más pequeño, si se dan las condiciones óptimas, puede hacernos mucho daño.

Yo, como decía Rosa María Sardá, no creo que de esto vayamos a salir mejores, pero si más temerosos, más conscientes de que somos seres vulnerables. Los refugiados seguirán muriendo a las puertas de nuestro país, mientras la mayoría de nosotros miramos para otro lado, no sé si por cobardía, por miedo a que nos recuerden que nosotros también fuimos refugiados en México, Francia, Argentina… o simplemente porque no queremos que nada perturbe nuestra zona de confort, nuestra vieja realidad, nuestra comodidad.

- Publicidad-

Ni siquiera los dirigentes de los países más poderosos van a permitir que no haya más guerras ni mucho menos que desaparezca el hambre en el mundo, porque ellos necesitan que existan países pobres a los que explotar, donde poder probar sus vacunas, sus nuevas armas, sin que nadie levante la voz. Porque a quién le importan esos pobres diablos en países que nos son lejanos, que no tienen riqueza, unos porque han sido exprimidos como un limón por alguien más poderoso, del mal llamado primer mundo, y otros porque en sus tierras no hay nada que le interese al mundo occidental.

Pero al menos este confinamiento nos ha dejado mucho tiempo para pensar incluso en ellos, los más desfavorecidos, los más vulnerables. Y nos hemos dado cuenta de que si el mundo estuviera mejor repartido, habría dinero, recursos y víveres para todos los habitantes, y que nadie debería sufrir por el hambre o la guerra.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Otro coliving es posible

La pasada semana, Ernesto del Valle, uno de mis socios en Xaudable tuiteaba "Todo lo que nos pasa en esta vida y merece la...

Juego sucio de Hamilton: sangre mañana

Se ha utilizado la ley para vulnerar su espíritu. Ha sido feo y sucio, y más feo y sucio todavía porque, repetimos, se ha...

Yolanda Díaz pretende lanzar una gran plataforma de izquierdas para plantar cara a la extrema derecha en las próximas elecciones

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha defendido esta misma semana "levantar un proyecto de país para la próxima década" desde "muchos espacios...

Doña Emilia, un valor seguro bajo la sombrilla

Cuando Agatha Christie aún ni siquiera se planteaba ser una novelista de obras policiacas, en España la rompedora Emilia Pardo Bazán ya había roto...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Otro coliving es posible

La pasada semana, Ernesto del Valle, uno de mis socios en Xaudable tuiteaba "Todo lo que nos pasa en esta vida y merece la...

Juego sucio de Hamilton: sangre mañana

Se ha utilizado la ley para vulnerar su espíritu. Ha sido feo y sucio, y más feo y sucio todavía porque, repetimos, se ha...

Yolanda Díaz pretende lanzar una gran plataforma de izquierdas para plantar cara a la extrema derecha en las próximas elecciones

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha defendido esta misma semana "levantar un proyecto de país para la próxima década" desde "muchos espacios...

Doña Emilia, un valor seguro bajo la sombrilla

Cuando Agatha Christie aún ni siquiera se planteaba ser una novelista de obras policiacas, en España la rompedora Emilia Pardo Bazán ya había roto...