Frente a frente. No hay vuelta atrás. El referéndum se celebrará y ganará Puigdemont o se impedirá su celebración, y ganará Rajoy y el Gobierno de España. Una tensa decisión política que tiene en vilo a Cataluña y el país entero, pero también a Europa.

En medio de esta guerra política, parece que todo vale para ambos mandatarios y sus fieles equipos. Hasta el tema del terrorismo yihadista, después de los atentados de Cataluña, se han utilizado de forma bastarda.

Todavía se desconoce qué as tiene guardado Rajoy en la manga para evitar el plebiscito soberanista. De no ser así, el órdago independentista habrá ganado la partida, aunque no la guerra.

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha tardado una pocas horas a responder al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien este mediodía ha asegurado que su Ejecutivo y su partido no pueden permitir el referéndum de independencia del 1 de octubre en Catalunya porque es “un absurdo y una estafa” a la democracia.

El president ha considerado que un referéndum nunca puede ser considerado una estafa y que “una estafa sería impedir su celebración”, y ha ido más allá al alertar de que con las “urnas nunca se hace un golpe de Estado, todo lo contrario, un golpe de Estado sería prohibirlas”, porque, según Puigdemont, “en democracia, los problemas se resuelven votando, ya sea en elecciones o en referéndums”.

Todavía se desconoce qué as tiene guardado Rajoy en la manga para evitar el plebiscito soberanista. De no ser así, el órdago independentista habrá ganado la partida, aunque no la guerra

Así, el president ha avisado al Ejecutivo de Rajoy que un referéndum es “sinónimo de democracia en todo el mundo” por lo que “cualquier intento de impedirlo, judicial o políticamente, está destinado al fracaso, porque la democracia es imparable”.

Puigdemont, además, ha puesto en valor que Catalunya siempre ha presentado sus reivindicaciones de “forma democrática y pacífica”: “Ha sido un ejemplo de convivencia que ha superado todas las dificultades”, ha apostillado.

A sólo dos días del pleno decisivo del Parlament, cuando presumiblemente se aprobará la Ley del Referéndum y el Govern podría firmar la convocatoria de la consulta, Puigdemont se ha reafirmado en su idea de celebrar una votación «homologable» en el plano internacional y cuyo resultado será «vinculante», según sus propias palabras. «Cualquier voluntad de impedirlo está destinada al fracado, porque no se puede frenar la democracia», ha concluido el president.

1 Comentario

  1. Supongo que por vinculación se refiera a que si se da el Sí Cataluña será independiente. Pero claro, como hay un documento vinculante llamado constitución que dice eso de la unidad de España pues habrá que hacer un referéndum vinculante que sirva para cambiar ese artículo y pueda dar validez al resultado del primero. Pero si sale No el primer referéndum vinculante ya no puede serlo, habrá algún reféndum que no podrá ser vinculante. Por tanto lo más vinculante que pueden hacer es proponer una reforma constitucional que permita la independencia de Cataluña.
    Realmente son unos hachas construyendo la casa por el tejado.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre