Disimulan, claro, porque son tipos duros, pero y aunque no se vean abiertamente a Helmut Marko y Cristian Horner se les caen las lagrimitas a raudales cada vez que se acuerdan cómo dejaron escapar a Carlos Sainz, cómo se les escurrió entre los dedos.

Si Sainz hubiese continuado siendo un piloto de RedBull -más lagrimitas- ahora funcionarían como un reloj austríaco y no sufrirían por tener una aguja tonta: Gasly, a quien han tenido que sustituir por otra aguja quizá tonta también porque aún está sin testar: Albon.

Nos dan mucha pena, pero la culpa sólo es suya. Sainz era tan grande como Verstappen desde el principio y no supieron verlo y conservarlo.

En la prensa internacional piensan que muy probablemente en el futuro volverán a intentar contratar a El Español de Hielo. Pero podría ser tarde, podría suceder, ojalá, que Carlos Sainz y su cada vez más poderoso McLaren estuviesen ya luchando por convertitse en campeones del mundo de F1.

Otro burbon, por favor.

Tigre tigre

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Para hacer estos artículos sin solidez documental alguna mejor no hacer nada, no lloran por que tienen lo que querían un piloto estrella como Max que ningún otro piloto le ensombrezca, si es cierto que los resultados de Gasly han sido peores que los esperados por la escudería de la marca energética, pero de ahí a que plantees su fichaje o su lamento por haber perdido a Sainz es exagerado, tan exagerado como que aún no he oido ninguna declaración de H. Marko ni de C. Horner que planteara las situaciones que planteas y mas en unos equipos que al igual que McLaren tienen aún una muy larga evolución con los motores Honda (2 victorias en 2019).

    Sinceramente me parece que tu artículo es pésimo y mas acompañado de un titular tendencioso o amarillista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − doce =