Julen

Pasan las horas y seguimos a las espera del rescate del pequeño Julen. Las personas implicadas en el operativo no pierden la esperanza. Al mediodía dos mineros de la Brigada de Salvamento Minero empezarán a la tarea de perforación del último tramo horizontal.

El túnel vertical paralelo al pozo, en el que Julen cayó hace ocho días, ha alcanzado esta noche los 60 metros de profundidad obligatorios para continuar con el rescate. “Han aparecido materiales muy duros de horadar”, según ha precisado la Subdelegación del Gobierno en Málaga, lo que ha ralentizado la finalización del túnel.

Una vez alcanzados ya los 60 metros de profundidad, se necesitan unas nueve horas para acometer un encamisado y relleno de tierras. Será entonces cuando los mineros de la Brigada de Salvamento de Hunosa excavarán a mano un túnel horizontal de unos cuatro metros.

Cuando vio la dimensión del dispositivo de rescate de Julen, quiso colaborar

El trabajo del túnel horizontal durará como máximo 24 horas, según Ángel García Vidal, coordinador del operativo. La dureza del terreno determinará la duración de los últimos trabajos para lo que los mineros han evaluado todas las posibilidades, entre ellas el uso de algún explosivo para remover el terreno mediante micro voladuras.

Esta mañana, los técnicos han procedido a concluir las obras en el túnel, entre ellas el revestimiento de la galería, para la seguridad de los mineros que ahora deben excavar una galería en horizontal hacia el pozo y alcanzar el lugar donde se cree que se encuentra el niño de dos años.  Los mineros excavarán manualmente esta galería horizontal de unos cuatro metros para conectar con el pozo donde está Julen, en lo que pueden emplear unas 24 horas. Y lo harán con un martillo de aire comprimido, hachas y madera para entibar (apuntalar) el túnel que deben horadar.

 

Yolanda Alcaide no se lo pensó y cedió su casa para coordinar todo el rescate del pequeño. Cuando vio la dimensión del dispositivo de rescate de Julen, quiso colaborar. Ofreció su casa y desde el miércoles se convirtió en el puesto de mando de toda la operación. Está ubicada justo en el acceso al pueblo, con fácil salida tanto a los terrenos donde se trabaja como hacia Málaga.

García Vidal, coordinador del operativo de rescate, ha agradecido públicamente los esfuerzos de las personas que trabajaron en la ejecución de la perforación. El equipo tardó 55 horas en realizar la labor. La tardanza se debió a la dificultad de cavar un pozo de manera vertical y la existencia de materiales duros y difíciles de despedazar, según ha explicado.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − doce =