No cabe duda de que el comercio de proximidad es, en sus diferentes manifestaciones -el pequeño comercio de nuestros pueblos y barrios, mercados de abastos, artesanía o venta ambulante-, uno de los sectores más golpeados por la crisis del Covid-19 y donde ésta se hace especialmente visible y patente: durante las últimas semanas hasta el tímido inicio de la desescalada, las calles han acusado especialmente la ausencia de vida en común que supone la actividad comercial.

En estos momentos de salida progresiva del confinamiento, se puede contrastar que la recuperación económica será lenta y asimétrica: mientras las cifras de reapertura de establecimientos de pequeño comercio en el medio rural alcanzan ya el 80%, en municipios medianos y grandes y áreas urbanas se ronda el 50%. Las actividades vinculadas a la venta ambulante y la artesanía permanecen prácticamente paradas.

Mientras el comercio que da vida a los barrios paga sus impuestos en España para sostener nuestros servicios públicos o crea más empleo y de más calidad, afronta un presente y un futuro incierto, las grandes plataformas digitales multinacionales de venta online han disparado sus beneficios, y la banca a la que se rescató con dinero tras la crisis de 2008 y que no ha devuelto el dinero invertido en ese rescate, no ha tenido ni un gesto de aliento a los pequeños comerciantes (con una moratoria en los préstamos, leasings o rentings vigentes) y está poniéndoles trabas en el acceso a liquidez con los avales del ICO.

Además, al comercio de proximidad le sorprendió la pandemia mientras arrastraba una crisis estructural profunda motivada por la competencia desleal de las grandes plataformas digitales y los cambios de hábito que implica el consumo ‘online’.

Por tanto, el comercio de proximidad necesita de un Plan de Integral de Apoyo y de ahí la propuesta elaborada conjuntamente por la Unión de Autónomos UATAE, la Confederación Nacional de Autónomos del Comercio (CNAC), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español (CIAE), la Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas del Estado Español (COPYME) y la Mesa Nacional de Organizaciones de la Venta Ambulante de España (EMNOVA): 57 propuestas para #ReactivarElComercio, que hoy hemos presentado y queremos dar a conocer en redes y que recogen la múltiple problemática del sector:

  • La crisis que ya venía arrastrando el comercio de proximidad por la competencia desigual con las grandes superficies y las plataformas de comercio online.
  • La especial afectación de las medidas sanitarias contra el covid-19 sobre el comercio; distanciamiento social y restricciones de movilidad.
  • La variedad de actividades comerciales, incluida la venta ambulante, la artesanía y los mercados de abastos.La necesidad de recuperar la confianza del consumidor en una “compra segura”
  • La necesidad de recuperar la confianza del consumidor en una “compra segura”.

Y articulan soluciones en torno a 4 ejes:

  • Protección social para los autónomos del comercio
  • Apoyo a la recuperación de la actividad
  • Fomento del comercio de proximidad
  • Medidas de recuperación de la confianza del consumidor

Y, además, algunas medidas de tratamiento específico para los sectores de venta ambulante y mercadillas, artesanía y mercados de abastos.

Pueden consultar las propuestas AQUÍ

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre