Tras el encuentro mantenido entre el presidente Sánchez y el president Torra, ambos han comparecido ante los medios de comunicación para dar sus respectivas ruedas de prensa.

El primero en intervenir ha sido el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. En su intervención, ha agradecido el buen talante del president Torra para dialogar. Se ha congratulado de dar pasos hacia el diálogo y romper así con una dinámica que se había tenido durante los últimos años basada en la confrontación, que ha hecho perder a ambas partes, según sus palabras. Considera el presidente que es momento de hacer política, basada en el diálogo y en el entendimiento.

Ha explicado que el documento de propuestas planteado desde Moncloa responde a las que a su vez han venido realizándose por los tres anteriores presidentes de la Generalitat. De ahí, que en el documento facilitado a los medios de comunicación pudiera verse un “sí” junto a la mayoría de los puntos, o una apertura a estudiarlo. Sin embargo, no se trataban de puntos que hubieran sido negociados ni acordados con el actual Govern, un punto que en algunos casos había podido generar confusión.

Es así como Sánchez ha acudido al encuentro: a retomar los asuntos pendientes que había entre ambas administraciones, que en algunos casos llevaban esperando respuesta muchos años. Sin embargo, no se ha hecho alusión de manera expresa, ni en el documento de Moncloa ni en la declaración de Sánchez a las cuestiones concretas que reclaman desde la Generalitat: autodeterminación y reconocimiento de los presos y exiliados como parte de la interlocución.

Es cierto que el documento plantea la necesidad de la desjuidicialización para resolver el conflicto con Cataluña, como también lo es que se quiere abordar en la mesa de diálogo un diálogo que profundice en la democracia y en la regeneración institucional.

Sánchez ha reconocido a Torra como president, otro de los puntos de interés, ya que desde el Partido Popular y Ciudadanos insisten en confundir a la opinión pública sobre tal hecho: lo cierto es que Torra sigue siendo president, por mucho que Casado, Alvarez de Toledo o Arrimadas insistan en lo contrario. Incluso han anunciado que presentarán una denuncia por suplantación de funciones contra Torra, como si el hecho de haber sido inhabilitado como diputado afectase a su condición de president de la Generalitat, algo que han negado incluso los servicios jurídicos del Parlament. Además, es tan absurdo como que desde el PP han reconocido que sí le darán legitimidad a la convocatoria electoral que Torra realice, cuando en realidad el único que puede convocar elecciones es un presidente. Absurdo, por lo tanto pretender convencer a alguien de que Torra no es el president de la Generalitat.

 

Por su parte, el presiden Torra ha comparecido a continuación. También ha querido agradecer el talante de Sánchez, el tono dialogante y la voluntad de sentarse en una mesa de negociación. Sin embargo, ha querido poner de manifiesto que en el documento que Sánchez ha presentado no se abordaba nada nuevo, nada relativo a las cuestiones que tienen que ver con el conflicto político con Cataluña. Es más, el president ha manifestado que “la mayoría de las cuestiones que se presentan en el documento bien podrían aprobarse directamente en un Consejo de Ministros”. Y es que, precisamente, muchas voces desde el independentismo han denunciado esto: que lo que Sánchez ha venido a poner sobre la mesa no son, ni más ni menos, que las obligaciones que desde la administración central del gobierno de España han de cumplirse con respecto a Cataluña. Deudas que hace mucho tiempo llevan sin saldarse. Nada que tenga que ver con cómo abordar el conflicto que tiene que ver con el derecho de autodeterminación, que es precisamente el punto central del asunto.

De esta manera, es cierto que se rompe con doce años de ausencia de un presidente del Gobierno de España en la Generalitat. Un buen paso, sin duda. Aunque también es cierto que el documento presentado por Sánchez no se pilla los dedos por ningún lado: aborda la necesidad de la desjudicialización, algo que viene diciendo Sánchez desde que fue investido presidente; no obstante, no hay más que ver cómo están sucediéndose los hechos: no se ha respetado la sentencia del TJUE sobre la liberación de Junqueras para recoger su credencial como eurodiputado; y siguen abriéndose procedimientos judiciales contra manifestantes y personas que han venido pronunciándose a favor de la independencia de Cataluña. El último capítulo se está viviendo con todo el proceso que se ha abierto para destituir a Torra como president, que tiene origen en una denuncia ante la Junta Electoral Central por haber colgado una pancarta que pedía la libertad de los presos políticos.

Torra ha subrayado que desde Cataluña nunca se han levantado de una mesa de negociación y nunca lo harán. Y ha querido manifestar que está esperando alguna propuesta por parte del Gobierno de España para abordar la independencia de Cataluña, un reclamo histórico que ha sido explicado durante su encuentro.

Además, ha querido también el president de la Generalitat dejar claro que, de la conversación mantenida con el presidente Sánchez, dará el pertinente traslado a las entidades independentistas, puesto que la autodeterminación va más allá de las instituciones de gobierno en Cataluña. Es algo que importa a una mayoría social, por lo que las decisiones se toman contando con todos y explicando lo que han planteado hoy. De este modo, ha querido dejar claro que por el momento no se ha llegado a ningún acuerdo, salvo el hecho de reconocerse como interlocutores mutuos y comenzar una mesa de diálogo lo antes posible.

Sánchez ha propuesto que el diálogo comience este mismo mes de febrero, cumpliendo así con el anuncio que tuvieron que realizar desde el Gobierno la semana pasada, tras decir que esperarían a que se convocasen elecciones en Cataluña. Tuvieron que rectificar y a la vista está que pretenden iniciar el diálogo en fechas próximas.

Desde el independentismo se saluda al diálogo aunque se considera que no es nada extraordinario, que debería ser lo normal entre los gobiernos. No obstante, la sensación que ha dejado este primer encuentro no ha sido del todo fructífera, ya que no se han planteado cuestiones que incidan sobre lo que desde el independentimo se considera urgente e importante abordar: la desjudicialización de manera concreta, la autodeterminación efectiva a través de un referéndum pactado y el reconocimiento de los presos y el exilio como interlocutores.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre