Rodrigo Rato, el que fuera el presidente estrella de Bankia, aunque esa situación le llevara a la ruina personal, así como miembro del Gobierno de España en la era Aznar, ha salido apenas hace una hora de prisión, para poder disfrutar del tercer grado, muy envejecido y solidario con sus compañeros de módulo.

De hecho, las primeras palabras de Rato han sido para los presos de Soto del Real, y especialmente a los del módulo 10 donde él se encontraba ingresado, a los que desea “Justicia y libertad”.

Rato ha conseguido el tercer grado después de que el juez le absolviera, igual que al resto de los investigados y juzgados por el caso Bankia, por la salida del banco a bolsa.

La Audiencia Nacional le concede la semilibertad dos años después de su ingreso en la cárcel y le obliga a llevar una pulsera telemática.

el magistrado José Luis Castro señala que la Junta de Tratamiento de la cárcel de Madrid V ha propuesto por mayoría la progresión del interno al tercer grado, al entender que está capacitado para seguir cumpliendo su condena en un régimen de semilibertad y se basa en los informes emitidos por los profesiones del equipo técnico del centro penitenciario.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre