Raquel Varela junto a Joaquín García-Muñoz, de Alcalá de Henares, el otro español que está con ella en el hostel

Raquel Martín Varela se encontraba de viaje por Perú cuando la crisis del coronavirus irrumpió en el país andino. Esta viguesa, de 35 años, llegó el pasado 12 de marzo a Lima tras un viaje por Estados Unidos y México, cuando en cuestión de 48h se vio con la urgencia de comprar un billete de vuelta a España por el inminente cierre de las fronteras. Como Raquel, alrededor de 200 españoles se encuentran atrapados en fronteras peruanas sin una solución a la vista para regresar a casa.

“Desde el día 13 en que el Gobierno peruano decretó el Estado de alarma, tuvimos 48h para encontrar los billetes de vuelta a casa y poder volar a Europa, ya que advirtieron que solo se podría hacer entre los días 14 y 15, pero las webs de las aerolíneas colapsaron y muchas personas no pudieron hacerse con un billete, mientras que otras llegaron a pagar hasta 2000 euros”, explicó Raquel a Diario16. La viguesa fue una de las afortunadas que pudo pillar un billete desde Lima -por 680 euros- con escala en Sao Paulo que la llevaría a Lisboa, pero con el cierre de las fronteras el día 16, las compañías de aerolíneas cancelaron los vuelos y emitieron un comunicado mostrando su flexibilidad con el cambio de billetes durante un año sin comisiones, sin posibilidad de cancelar y que les fuera rembolsado el coste.

Raquel se encuentra actualmente en un hostel de Lima junto a unas 80 personas de distintas nacionalidades, a la espera de una respuesta por parte de la Embajada española, que ha tenido su línea telefónica colapsada hasta ahora, por lo que ha sido harto complicado mantener contacto con dicha institución. Por su parte, la ministra de  Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, pidió ayer en rueda de prensa “calma, paciencia, responsabilidad y cooperación” a los ciudadanos que se encuentran varados en el extranjero y, aseguró que “no quedará ninguno sin atender”.

Según relata Raquel Martín a Diario16, para muchas personas está siendo un problema buscar alojamiento, “ya que muchos hoteles y airbnbs no quieren hospedar a españoles e italianos por miedo al contagio”. En este sentido, Raquel ha tenido suerte, pues en el hostel en el que se encuentra está recibiendo muy buen trato, a pesar de tener que compartir habitación con ocho personas más y, como última medida, el Gobierno peruano ha pedido que italianos y españoles no salgan de sus habitaciones por precaución.

Gracias a un grupo de Facebook con más  de 180 españoles en la misma situación, que ha derivado en un grupo de Whatsapp, han podido coordinarse y dar a conocer su situación en el país andino. “La Embajada de España en Perú tiene nuestros datos pero por ahora no hace nada, solo nos dicen que sigamos su web”, advierte Raquel, quien ayer por la tarde seguía a la espera de una contestación, que le hiciese sentirse un poco más cerca de España.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre