Un hombre ha sido detenido en el barrio de Tetuán de Madrid tras raptar y agredir a su empareja durante siete horas. Ya ha sido detenido por la Policía Nacional el hombre que  utilizó  una barra de hierro y la maniató con una cuerda.

La madre de la víctima alertó a la policía de que el exnovio de su hija accedió al domicilio de manera agresiva con una barra de hierro y tras maniatarla con una cuerda la agredió físicamente. La mujer fue conducida a un inmueble desconocido del que tan solo pudo advertir que se encontraba en las inmediaciones de Príncipe Pío.

Dispositivo de búsqueda

Los investigadores ante la gravedad de los hechos y el peligro existente para la víctima difundieron su fotografía a toda la región policial para su localización y establecieron un dispositivo de búsqueda en los distritos de Tetuán y Moncloa.

La investigación se inició el pasado jueves cuando una mujer acudió a dependencias policiales para comunicar los hechos que tuvieron lugar en su domicilio donde convive con su hija y la expareja de ésta, el cual no quiere a abandonar el inmueble a pesar de haber finalizado su relación.

Relata a los agentes que su hija estaba en el domicilio cuando su expareja accedió al mismo con una barra de hierro y actitud agresiva. Este varón la lanzó al suelo y le arrebató su teléfono móvil para evitar que pidiera ayuda.

Le tapó la boca y le golpeó con una barra metálica Inmediatamente cerró la puerta del inmueble con llave para evitar que huyera, llegando a maniatarla y amordazarla. Después comenzó a darle puñetazos y a golpearla con la barra de hierro.

Finalmente, la expareja por miedo a que su vida peligrara y que el agresor cumpliera las amenazas de muerte, se vio coaccionada a acompañarle a una vivienda de la que solo pudo comunicar a su madre que estaba en la zona de Príncipe Pío.

Compartir
Artículo anteriorMiles de tractores colapsan el centro de Valencia por el futuro del campo
Artículo siguienteCaso Erial: así desviaba Zaplana las comisiones y mordidas a paraísos fiscales
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here