Rajoy y su gobierno han lanzado una violenta acción represiva sin precedentes para evitar a la desesperada que se pueda celebrar el “referéndum”, o la “movilización popular” del UNO de octubre en Cataluña, aplicando de hecho parte del Artículo 155 de la C.E. que suspende bastantes competencias de la autonomía catalana, aunque no de Derecho, ya que ha eludido el precepto de someterlo al Parlamento, utilizando la judicialización de la política a través de los fiscales afines, la mayoría “dedinombrados” por el Partido Popular.

Con esas posiciones intransigentes de los mandatarios del Reino de España y de la futura República catalana, sin diálogo y despreciando e incluso para algunos, violando la DEMOCRACIA, tanto por Rajoy como por Puigdemont, el primero rodeado por un caso de corrupción tras otro y el segundo colocado en la Presidencia del Govern por Mas, herederos de los mismos que han venido saqueando desde la Transición los recursos públicos de catalanes y españoles, a través de una escandalosa trama corrupta del “clan pujolista”.

Los responsables de esas tramas impunemente siguen esperando tranquilamente, sin que le manden a la Guardia Civil a que les requise e incaute todo el patrimonio acumulado irregularmente con el cual también se ha enriquecido la burguesía catalana y su oligarquía empresarial, explotando a la clase trabajadora, porque han venido aplicando los mismos recortes neoliberales y las políticas de austeridad del PP, por lo que es una mentira lo de “España nos roba”.

Esas consignas y mentiras extendidos mediante potentes campañas con dinero ilícito, utilizadas tanto por la burguesía “catalanista”, como por la burguesía “españolista”, que han robado, saqueado y exprimido las arcas del Estado, explotado y oprimido a los trabajadores hundiéndolos en la miseria y dejando sin futuro a la juventud, han servido para ocultar la realidad y “alienar” las mentes de las masas que empiezan a despertar.

La situación se sigue agravando y el pueblo en Cataluña ha salido masivamente a las calles por centenares de miles en una concentración permanente, recibiendo actos de solidaridad desde otras zonas del Estado. Las controversias ideológicas y los problemas políticos, solo se pueden resolver por métodos DEMOCRÁTICOS, con buen método, debate, crítica, persuasión y diálogos civilizados, pero nunca mediante acciones represivas y violentas que solo sirven para agudizar y envenenar las contradicciones, recayendo la mayor parte de la responsabilidad en el inmovilismo de Rajoy y la incapacidad de su equipo gubernamental, de profundas raíces reaccionarias, que ha sido incapaz de abrir el diálogo y que con su posición errónea de llevar el “Estatut Catalá”, aprobado en referéndum de los catalanes, lo impugnó y judicializó ante los tribunales, en un comportamiento antidemocrático, cuando el pueblo catalán había decidido democráticamente su posición política legítima.

Aquellos que rechazan la DEMOCRACIA, la prostituyen o la adulteran, facilitan el camino a la Dictadura o a la Revolución. La clase trabajadora y los pueblos siguen tomando nota de la ineptitud de sus dirigentes y pondrán a cada cual en el lugar que les corresponda y a esa burguesía incompetente la enviarán al basurero de la historia, que es el lugar que se están ganando con sus actitudes y comportamientos que perjudican a los pueblos.

¡¡ Por una huelga general exigiendo la DIMISIÓN tanto de Rajoy como de Puigdemont ¡¡

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre