viernes, 27enero, 2023
9.4 C
Seville

Racismo en Estados Unidos (III): Así se inventaron un delito que no existe para poder encarcelar a niños negros

Para poder encausar a los niños que grabaron el vídeo de la pelea hicieron una búsqueda de posibles delitos y, como no lo encontraron, se inventaron un cargo que llevó a los niños ante la jueza Davenport

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El mismo viernes por la tarde, cuando tres oficiales de policía se apiñaron en un despacho de la Escuela Primaria Hobgood para detener a unos niños negros por un vídeo de YouTube, otras tres personas se apiñaron en otra oficina a unos pocos kilómetros de distancia, para discutir qué cargos podrían imputar a estos niños.

Chrystal Templeton, la oficial de policía que investigaba el vídeo, quería arrestar a todos los niños que vieron la pelea y “ponerlos a todos frente” a la jueza Davenport. Templeton creía que acusarlos los estaba ayudando porque «el tribunal de menores se trata de rehabilitación».

La oficial pensó que un cargo apropiado podría ser conspiración para cometer un asalto. Pero luego se reunió con Amy Anderson y Sherry Hamlett, dos comisionadas judiciales autorizadas por el condado de Rutherford para emitir órdenes de arresto. Anderson le dijo a Templeton que pensaba que el único niño que podría ser acusado de conspirar era el niño que grabó el video de la pelea en un teléfono móvil.

Así que fueron en busca de otro cargo, con Hamlett verificando el código penal del Estado en un ordenador.

Templeton se había unido al Departamento de Policía de Murfreesboro en 1998, cuando tenía 21 años. En el momento de los arrestos en Hobgood, había sido sancionada al menos 37 veces, incluidas nueve suspensiones. 

En el período previo a los arrestos de Hobgood, Garrett, la directora de la escuela, había escuchado quejas sobre Templeton porque estaba a menudo ausente de la vigilancia de los colegios.

Templeton había comenzado a investigar dos días antes de las detenciones. Para tratar de identificar a todos los niños, preguntó en las escuelas y en el vecindario donde tuvo lugar la pelea. Uno de los padres a los que se acercó para pedir ayuda era la madre de uno de los niños detenidos. Templeton le aseguró que nadie estaba en problemas, que solo quería hablar con los niños.

La víctima, el niño al que golpearon, le dijo a Templeton que ahora todos los niños eran amigos. Templeton le dijo que ella lo entendía. 

La oficial creía que los niños que lanzaban puñetazos eran demasiado pequeños para ser acusados ​​de un delito. Un asistente del fiscal de distrito estuvo de acuerdo y otra le dijo a Templeton que no creía que hubiera ningún cargo apropiado para todos los niños reunidos. Pero Templeton todavía quería acusarlos a todos.

Dentro de la oficina de los comisionados judiciales, Hamlett descubrió una alternativa a la conspiración para cometer un asalto.

Su búsqueda arrojó un estatuto de Tennessee que define la “responsabilidad penal por la conducta de otro”. En concreto, se refería al precepto por el que una persona es penalmente responsable por un delito cometido por otro si la persona hace o ayuda a una persona inocente o irresponsable a participar en el delito, o indica a otro que cometa el delito, o no hace un esfuerzo razonable para evitar la comisión del delito. Ese fue el cargo que eligieron para acusar a los detenidos.

En los Estados Unidos, normalmente es trabajo del fiscal revisar una investigación policial y decidir qué cargos, si los hay, presentar. Pero Tennessee permite que los condados contraten comisionados judiciales para cumplir este rol. Desde la emisión de órdenes judiciales hasta el establecimiento de una fianza y la realización de audiencias de causa probable, los comisionados judiciales del condado de Rutherford pueden asumir tareas que tradicionalmente recaen en jueces o fiscales, sin necesidad de la capacitación legal de ninguna de las dos.

El condado de Rutherford ofrece este tipo de trabajo a cualquier persona con una licencia de conducir de Tennessee y un diploma de escuela secundaria, complementado con algún trabajo de curso de nivel universitario o capacitación vocacional y algo de trabajo de oficina.

Anderson, empleada del condado desde 1998, fue sancionada poco antes de este caso. Según los registros de la investigación, había pasado una nota al secretario del alguacil. El empleado lo rompió y se fue con Anderson. Alguien sacó los restos de la nota de la basura y los pegó con cinta adhesiva. La nota decía: “¿Puedo conseguir algunos? Si no, está bien. Es mi cadera”.

En una investigación del alguacil interno, el secretario admitió haberle dado a Anderson dos analgésicos recetados. Eso fue ilegal, escribió un teniente. Informó a un juez del condado, quien dijo que “manejarían la situación administrativamente”. Anderson recibió una carta de advertencia, según su expediente personal.

Hamlett, por su parte, comenzó como comisionada judicial en 2008, ganando 8,50 dólares a la hora. Su solicitud incluía un diploma de escuela secundaria y ninguna universidad. Su trabajo anterior fue en una oficina de correos de una pequeña ciudad, donde sus responsabilidades incluían “trabajo con el ordenador y tareas generales de oficina”.

Cuando a Hamlett se le ocurrió la “responsabilidad penal por la conducta de otro” como posible cargo, surgió un problema. No es un cargo real. No existe tal delito. Es, más bien, una base sobre la que se puede acusar a alguien de un delito. Por ejemplo, una persona que provocó que otra persona cometiera un robo sería acusada de robo, no de “responsabilidad penal”.

Pero en la oficina de los comisionados judiciales ese viernes por la tarde, se emitieron 10 peticiones, cada una de las cuales acusaba a cada niño de “responsabilidad penal”. Las peticiones no distinguían las acciones de los niños. Los documentos estaban hechos a mano y afirmaban que cada niño “alentó y provocó” que otros dos menores cometieran un asalto.

Templeton firmó cada petición. Anderson también firmó, al menos algunos de ellos. Templeton luego abandonó la oficina de los comisionados judiciales, con las 10 peticiones en la mano.

Después de los cuatro arrestos en Hobgood, otros niños citados en las peticiones fueron llevados por sus padres o detenidos por la policía.

El sábado, el día después de la escena en Hobgood, la policía fue a la casa de una niña y un niño que eran mellizos de 12 años. Los agentes arrestaron y esposaron a ambos niños, incluso cuando la niña lloraba y suplicaba que se quedara con su madre, y ésta le rogaba a la policía que no usara esposas. La madre afirmó en el juicio: “Me dolió el corazón que se llevaran a mis hijos”. Dos de sus otros hijos presenciaron los arrestos, al igual que tres de sus sobrinos. 

Los agentes metieron a los gemelos en un coche patrulla y los llevaron al centro de detención de menores para ser procesados. Ahí comenzó su camino hacia el infierno.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. Alguien se puede atrever a definir a USA como democracia. Es un régimen de terrorismo policial, la mayor parte de sus series de televisión son sobre lo beneficiosa que es la policía; lo que muestra la necesidad del régimen USA de lavar el cerebro constantemente a la ciudadanía para así sostener la barbarie policial del régimen.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído